miércoles 18 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Albeiro y los Ángeles Custodios de Bucaramanga son ejemplos para el mundo

La Fundación L’Humanitude, de Francia, replicará el modelo de asistencia del adulto mayor que adopta Albeiro Vargas y sus ‘Ángeles Custodios’ en Ciudad Norte. Este tratamiento se implementará incluso en países en donde reside tanta gente longeva como, por ejemplo, Japón.
Escuchar este artículo

Asia, Europa y América dirigen sus miradas a la experiencia de asistencia a nuestros viejos.

¡En efecto!

Esta semana llegaron a Bucaramanga doctores, enfermeros, trabajadoras sociales y sicólogos de Japón, de Francia y de otros países para conocer de cerca el modelo de atención geriátrica que viene adelantando, desde hace 30 años, la Fundación de Albeiro Vargas y sus Ángeles Custodios en Ciudad Norte.

Vale recordar que tal entidad bumanguesa asiste, sin ningún ánimo de lucro, a ancianos desprotegidos en una especie de finca situada sobre la vía a la Costa, en inmediaciones de la urbanización Colseguros.

Albeiro Vargas alterna la tarea médica y profesional de gerontólogos, trabajadores sociales, sicólogos y enfermeros con un grupo de niños, denominados ‘Ángeles Custodios’. Ellos desempeñan una hermosa misión de integración con los adultos mayores que viven en ese lugar.

Según los extranjeros, la ayuda que se les ofrece a nuestros viejos “es una perfecta combinación entre profesionalismo y amor, que rescata la dignidad de ser anciano y ofrece un manejo integral que ayuda a la salud y al tratamiento médico de cada uno de los beneficiarios de la fundación de Albeiro”.

Este reconocimiento profesional está amparado por la fundación francesa L’Humanitude que, entre otras cosas, viene desarrollando en muchos países una metodología de cuidado de los ancianos en las que se involucran cuatro pilares: la mirada, la palabra, el tacto y la verticalidad. (Ver recuadro).

En palabras de Rosette Marecotti, fundadora de L’Humanitude, “Albeiro Vargas garantiza la calidad de vida de los adultos mayores y contribuye con la solución a sus dificultades médicas y sociales”.

“Lo más importante -según la experta francesa- es que se obtienen cambios significativos en sus comportamientos y actitudes, reflejados en el beneficio de sus condiciones de salud”.

Miwako Honda, doctora en medicina y jefe del Centro Médico de Tokio, “nuestro país está interesado en aprender la estrategia diseñada en la Fundación Albeiro Vargas, entre otras cosas, para replicarla en las estrategias de asistencia asiáticas”.

Recordó que el país nipón es el que más venera y respeta en el mundo a sus ancianos: “De ahí la importancia de aprender y replicar el modelo que se adopta en uno de los barrios más deprimidos de Bucaramanga, gracias a la labor de Albeiro”.

Albeiro Vargas dice cómo cuida a nuestros viejos

* Con la palabra: A través de lo que les decimos a los ancianos, incluyendo los gestos, podemos darles las mejores ‘medicinas’ para sus estados de ánimo.

* Con la mirada: Debemos intercambiar cara a cara nuestra comunicación no verbal. Ojos con ojos mantenemos siempre una postura a la altura del rostro y los ancianos reconocen que son importantes para los demás.

* Con el tacto: Se trata de transformar el contacto que se tiene con el adulto en un ‘toque de ternura’, conmovedor y lleno de amor.

* Con la verticalidad: Eso no tiene nada que ver con ser radical. ¡Es todo lo contrario! Es aprender que los adultos deben alejarse de la cama, no vivir acostados, sino de pie; de tal forma que puedan ejercitar su cuerpo e integrarse a su vida social.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad