jueves 14 de enero de 2021 - 12:55 PM

Alcalde de Bucaramanga acepta renuncia de funcionarios sorprendidos en una fiesta

Tras la polémica desatada, renunciaron los funcionarios de la Alcaldía de Bucaramanga que fueron sorprendidos en una fiesta sin medidas de bioseguridad en diciembre pasado.
Escuchar este artículo

El alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, aceptó la renuncia de funcionarios que participaron en la fiesta.

"Les agradezco su trabajo al servicio de los ciudadanos, es humano cometer errores, pero la ley es para todos. Pido a todos los bumangueses no bajar la guardia, seguir cuidándonos y acatar todas las medidas que pretenden salvar vidas y recuperar la economía", señaló el mandatario.

Video: Funcionarios de la Alcaldía de Bucaramanga habrían participado en fiesta en toque de queda

Los implicados presentaron su renuncia tras recibir una lluvia de críticas por su mal ejemplo al no acatar las medidas de bioseguridad impuestas por la misma Administración Local, en un momento en que la región registra una alerta por el alto número de contagios y ocupación hospitalaria.

"Como alcalde soy respetuoso de la institucionalidad. Al enterarme de la situación de los funcionarios que infringieron las medidas restrictivas, conversé con ellos para escucharlos, reconocieron su responsabilidad y presentaron su carta de renuncia que he aceptado de inmediato", agregó Cárdenas en su comunicación.

Al parecer, los funcionarios que salieron de sus cargos son Ángel Galvis, asesor del despacho del alcalde Juan Carlos Cárdenas y Andrés Villalba, jefe de control Interno Disciplinario de la Alcaldía.

A Diego Gallardo, contratista del municipio y también implicado en el escándalo, le habrían confirmado la no prolongación de su contrato.

La fiesta

La fiesta tuvo lugar el pasado 26 de diciembre y aunque los funcionarios sostienen que se fueron a sus casas tan pronto inició el toque de queda, que ese día regía desde las 11 p.m., asistentes al lugar afirman que el encuentro se extendió hasta la madrugada del domingo.

En la grabación se puede ver a Ángel Galvis, asesor del despacho del alcalde Juan Carlos Cárdenas, junto con Diego Gallardo, contratista del municipio, y Andrés Villalba, jefe de control Interno Disciplinario de la Alcaldía, departiendo en un reconocido bar de Cabecera, sin ninguna medida de bioseguridad. Según veedores de la ciudad, los funcionarios del municipio violaron el toque de queda y la Ley seca para continuar con su celebración. “Los funcionarios de la Alcaldía llegaron al bar sobre las 10:00 de la noche y el toque de queda comenzaba a las 11:00 p.m. Hicieron que cerraran el bar solo para ellos y se fueron casi a las 2:00 de la mañana”, advirtió una fuente que pidió reserva de su identidad.

Cabe aclarar que para esa fecha los bares solo estaban autorizados para operar hasta las 10 p.m., sin que fuera posible que existiera un bar abierto de forma legal después de esa hora, ni siquiera a puerta cerrada. Además estaba prohibida la venta de alcohol después de esa misma hora.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad