lunes 31 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Alcaldía de Bucaramanga demandó la sentencia sobre ‘Estampilla Pro Anciano’

La Alcaldía de Bucaramanga interpuso una tutela contra el Tribunal Administrativo de Santander, tras la sentencia proferida por dicho organismo judicial y que ordenó la reactivación de la ‘Estampilla Pro Anciano’.
Escuchar este artículo

El Gobierno Local insiste en su idea de suspender el recaudo de la ‘Estampilla Pro Anciano’, una retención que se exige a quienes firman contratos con el Municipio, y cuyos recursos se giran a los asilos y refugios que amparan a los adultos mayores vulnerables o en abandono.

A inicios de abril pasado, la Alcaldía de Bucaramanga expidió un decreto, mediante el cual se suspendió dicha recaudación, que sirve para el sostenimiento diario de más de 800 personas de la tercera edad en condición de pobreza.

El decreto se firmó sin aprobación ni consenso del Concejo, ya que la Emergencia declarada por la Presidencia de la República así lo permitía ante la crisis de la pandemia.

Opositores de la actual Administración, directores de refugios y hogares geriátricos, adultos mayores, veedores, entre otros, cuestionaron tal determinación del Gobierno Local.

No obstante, el Municipio afirma que dispuso cerca de mil millones de pesos adicionales en recursos, exclusivamente para la entrega de ayudas y subsidios a la tercera edad.

El inconformismo en un sector de la ciudadanía fue tal, que un ex concejal de Bucaramanga decidió demandar dicho decreto municipal. A mediados de mayo pasado el Tribunal Administrativo de Santander falló en favor del demandante, Pedro Nilson Amaya, y le ordenó a la Alcaldía volver a recaudar la ‘Estampilla Pro Anciano’.

Resurgió la polémica

Pero la Administración Municipal no quedó conforme con la sentencia proferida por el citado tribunal. Este viernes se conoció que la Alcaldía de Bucaramanga demandó a dicho organismo judicial y asimismo solicitó dejar sin efectos la determinación adoptada.

El Municipio interpuso una tutela ante el Consejo de Estado, “en contra del Tribunal Administrativo de Santander, por violación a los derechos fundamentales del municipio de Bucaramanga en lo referente a la igualdad ante la ley y al debido proceso”, se lee en la demanda.

La Alcaldía también solicita en las pretensiones que se revise la decisión y que “en su lugar se declare que el Decreto 121 de 2020 está ajustado a derecho”.

Pedro Nilson Amaya, abogado y exconcejal, manifestó a Vanguardia que “con esta tutela la Alcaldía quiere que dicho decreto quede válido de nuevo, y de esa manera proceder a exonerar a los contratistas del cobro de las estampillas Pro Anciano y Pro Cultura”.

Amaya explicó que la Emergencia declarada por la Presidencia de la República “facultó a los alcaldes y gobernadores para generar alivios en impuestos en sus territorios, pero no se aprobó que exonerarán el cobro de la Estampilla Pro Anciano, la cual es una tasa y no un impuesto, según conceptos de la Corte Constitucional”.

“Ni leyeron lo que escribimos”

Ileana Boada Harker, secretaria Jurídica de la Alcaldía de Bucaramanga, explicó las razones que motivaron la tutela que se interpuso contra el Tribunal Administrativo de Santander, con relación a la ‘Estampilla Pro Anciano’.

La funcionaria aseguró que “a nosotros nos violaron el derecho de defensa y de contradicción, ni nos leyeron lo que escribimos. Explicamos y presentamos conceptos del Ministerio de Hacienda que dicen que esa estampilla es un impuesto, y nos fundamos en el mismo estatuto tributario municipal que también dice que esta estampilla es un impuesto.

“Si es un impuesto, podríamos descontar la Estampilla Pro Anciano. Pero si es tasa, entonces no estaría dentro del marco del decreto nacional que permite reducir impuestos”, agregó Boada Harker.

En la tutela que recién se interpuso, el Municipio también solicitó que “se ordene al Tribunal Administrativo de Santander dictar una nueva sentencia”.

La Secretaria Jurídica manifestó que “se emitió un fallo en el cual se dice que en tiempo de COVID-19 dejamos en estado de indefensión a la población de adultos mayores, lo cual es la mentira e infamia más grandes que se pueden hacer contra esta Administración, como pretenden hacerlo ver algunos politiqueros”.

Conforme con lo indicado, al suspender el recaudo de la ‘Estampilla Pro Anciano’ la Alcaldía de Bucaramanga dispuso un fondo de recursos específico para la atención de la tercera edad vulnerable en media de la crisis.

“Dispusimos una provisión de mil millones para la atención del adulto mayor, con entregas de mercados y diferentes ayudas. Es falso que los abandonamos, por el contrario, gestionamos los recursos necesarios”, señaló Boada Harker.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad