miércoles 01 de abril de 2009 - 10:00 AM

Alféreces responden a las críticas ciudadanas

En las horas pico brillan por su ausencia, si ocurre un trancón o un accidente se aparecen dos horas más tarde, sólo están al acecho de los conductores con el único propósito de imponer multas, andan a la caza de las ‘mordidas’ y se la pasan perdiendo el tiempo antes que controlando el tráfico.

Estas percepciones del común de los ciudadanos en Bucaramanga que descalifican a los agentes de tránsito, contrastan con el hecho de que estos miembros encargados de poner orden y seguridad en las vías, enfrentan situaciones complejas en su quehacer diario.

La falta de personal que reduce su capacidad operativa, la escasa dotación e incluso la desprestigiada credibilidad ciudadana que pone en tela de juicio su labor, son algunos aspectos que vale la pena considerar.

Se ha preguntado realmente ¿para qué están y qué función cumplen los alféreces de tránsito en la ciudad? Vanguardia Liberal se dio a la tarea de despejar estos interrogantes y mostrar las dos facetas de esta realidad.

A juicio de un alférez que prefirió omitir su nombre, más allá de las críticas y de la desconfianza social que despiertan, su oficio 'es uno de los más desagradecidos del mundo'.

'Los malos del paseo'


'Es malo si hacemos el trabajo porque a nadie le gusta que le apliquen una contravención porque los encontramos mal parqueados y también es malo si no lo hacemos, porque nos achacan que la ciudad está vuelta un despelote (…) terminamos siempre como los malos del paseo', opina este alférez con cinco años de servicio en la Dirección de Tránsito local.

Si bien los oficiales de tránsito y transporte dirigen y organizan el tráfico y son autoridades en la materia, según lo reglamenta el artículo 3° del Código Nacional de Tránsito, hay quienes aseguran que su labor se queda en el ‘papel’.

 No sólo los culpan de ser promotores del desorden vial, de extralimitarse en sus funciones, de abuso de poder, de no aplicar mano dura cuando debe y en otros casos, de pedir sobornos a más de un conductor que infringe la ley.    

Uno de los que tiene esta apreciación es Esteban Suárez*, quien confiesa que en varias ocasiones ha tenido que despojarse de varios billetes para que un agente no lo multara por violar el ‘Pico y Placa’.

Cohecho y cárcel

Aunque reconoce que no es un comportamiento correcto y entiende que es penalizado por la ley, se defiende asegurando si el ejemplo de transparencia no lo da la misma autoridad de tránsito, qué pueden hacer los ciudadanos.

Cabe señalar que según el artículo 28 de la ley 1142, que entró en vigencia en junio de 2007, cualquier persona que intente sobornar a un agente, será procesada judicialmente por el delito de cohecho y enviada a prisión por un mínimo de cuatro años.

En el caso del guarda de tránsito, enfrenta una investigación disciplinaria que puede llegar a la destitución.

*Nombre modificado a petición del entrevistado.

'se trabaja con las uñas'

El comandante de la Unidad de Control Vial de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, Gerardo Hernández Barajas, describe la labor que cumplen los  agentes a su cargo como un 'trabajo que se hace con las uñas, con un reducido presupuesto y con escaso personal'.

Unos 60 alféreces controlan el tráfico en una ciudad donde ruedan unos 300 mil automotores, cuando son necesarios 250 elementos para suplir la demanda del parque automotor.

Insistió en que las deficiencias también se traducen en una vieja planta de equipos: Sólo cuentan con dos alcohosensores para medir la embriaguez, dos radares para el control de velocidad, necesitan un bus aula didáctico para campañas de educación, más radioteléfonos y modernizar su parque automotor que data de 2002.    

Adicionalmente, entre jueves, viernes y sábado una patrulla de embriaguez, compuesta por ocho miembros de tránsito, recorre las calles para controlar a los conductores ebrios. 'Este fin de semana pasado inmovilizamos 25 vehículos y cada actuación dura 45 minutos', explicó el comandante.   

Vea además en la edición impresa

  • LISTA / Requisitos
  • síntesis / En curso, 455 procesos disciplinarios

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad