sábado 05 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Alumnos del Dámaso Zapata le dicen sí al 'Manifiesto por la Vida'

'Se conoce la entrada, pero nunca la salida, a un mundo laberinto de drogas y mentiras, esclavos de una sustancia, poco a poco te doblega…'

Así reza el original rap que Julián Romero entonó durante el acto de clausura del programa para prevenir el consumo de drogas, frente a sus compañeros de noveno grado en el Instituto Técnico Dámaso Zapata. La canción se llama 'Factor de conversión', y fue compuesta por un amigo de Julián, como una forma de conectar e invitar a los jóvenes a 'intentar cambiar y recapacitar sobre los errores', comenta el joven.

A ritmo de rap, este estudiante de 16 años junto con otros compañeros de curso intenta desterrar los vicios del colegio: el alcohol, las drogas.

520 participantes

Todo hace parte del proyecto 'Manifiesto por la Vida', una iniciativa que nació hace dos años dentro de la institución y que abarca a 520 alumnos de grado noveno, explica Martha de Gómez, coordinadora del mismo.

'El propósito primordial es que los jóvenes entiendan que amando su vida y respetando su cuerpo no se van a comprometer en el consumo de alcohol y sustancias sicoactivas y van a hacer un manejo responsable de su sexualidad', asegura la educadora, quien insiste en que 'no queremos botar del colegio a los alumnos que consumen drogas, porque queremos es rescatarlos a como de lugar'.


DIERON EL PASO DE LA DESINTOXICACIÓN

El éxito del proyecto en el Dámaso Zapata se traduce en la posibilidad de que 14 estudiantes del colegio ingresaran, por voluntad propia, a un centro de desintoxicación de sustancias sicoactivas, de los cuales cinco de ellos lograron culminar el proceso, resalta la docente Martha de Gómez, quien además es especialista en violencia intrafamiliar.

Al referirse a los otros nueve jóvenes, la coordinadora reconoce que 'o abandonaron el colegio o se retiraron del programa, porque en su mayoría no encontraron el apoyo de la familia'.

Afirma en ese sentido, que el proyecto permitió determinar que el 80% de los chicos que se han iniciado en el consumo de drogas, proviene de familias disfuncionales, es decir que fueron criados por los abuelos o cuyos padres son separados, salen del país o la ciudad a trabajar y no tienen un acompañamiento familiar fuerte.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad