jueves 06 de abril de 2023 - 12:00 AM

Análisis: Los estudiantes siguen abandonando las aulas en el área metropolitana de Bucaramanga

En el área metropolitana el tema es más grave en Floridablanca y en Girón. Urgen acciones concretas que permitan que los jóvenes concluyan de manera satisfactoria la primaria y la secundaria.
Compartir

Muchos jóvenes siguen retirándose de las aulas del área metropolitana de Bucaramanga y, en general del sistema educativo. De hecho, las tasas de deserción escolar registradas durante el último año son relativamente altas: 7,3 % en Floridablanca; 6,5 %, en Girón; 3,9 %, en Bucaramanga; y 3,2 %, en Piedecuesta.

Así las cosas, los municipios de Floridablanca y Girón se encuentran, comparativamente, en una posición crítica en términos de deserción escolar, puesto que no solo superan los promedios del área metropolitana y de las principales ciudades de Colombia; sino que se ubican como aquellos con los más altos indicadores a nivel nacional. (Ver tabla)

Vale precisar que este comparativo es el que mide los estudiantes que abandonan el sistema escolar antes de que finalice el año lectivo, como proporción de los alumnos matriculados.

¿Qué es lo que está pasando?

Según los expertos, hay varias causas que generan esta grave situación, entre las que aparecen los problemas financieros de los hogares de los alumnos; los ambientes ‘poco favorables’ en los entornos de los planteles; así como los conflictos entre el estudio y la familia; el ‘rebusque’ en el que hoy están inmersos los estudiantes; y, sobre todo, la falta de interacción de calidad con profesores y orientadores.

Un fenómeno como la inseguridad, que bordea a los accesos a las instituciones educativas, también está generando serios problemas de convivencia entre los estudiantes.

De igual forma existen otros factores que estarían relacionados con estas tasas de deserción escolar: hablamos de la constante reprobación académica de los alumnos; la ausencia de recursos en los colegios oficiales; la falta de profesores; las distancias respecto a los planteles; y las condiciones precarias en las instalaciones físicas de las escuelas.

‘Fenómeno complejo’

El catedrático Gonzalo Ordóñez ratifica que “la deserción es un fenómeno complejo, en la medida que es multifactorial. Las investigaciones sobre este tema en Colombia han encontrado factores asociados a esta situación que deberían ser considerados durante la construcción de la política pública”.

Sin embargo, desde su opinión personal, Ordóñez considera que “este problema viene de tiempo atrás; pero yo creería que la crisis en el área metropolitana de Bucaramanga la acrecentó la pandemia”.

A su juicio, “los estudiantes encontraron que ellos pueden manejar su tiempo y descubrieron que hay otras alternativas de estudiar, diferentes a las de estar seis o siete horas en un colegio reunidos en salones en donde se la pasan atosigados y en donde no se sienten seguros”.

Para él, lo que está pasando con la deserción escolar es muy grave, pues las cifras reflejan que el año lectivo de miles de niños “está amenazado”.

Durante los encuentros ciudadanos del Programa Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos, BMCV, un padre de familia denunció que, en el caso de la Comuna Morrorrico, “en materia de educación urge el reto de priorizar el transporte escolar”.

“En nuestra comuna hay buenos colegios públicos, pero a nuestros hijos, como estudiantes, les toca atravesar grandes distancias, a veces tienen hasta que escalar de manera literal el cerro para desplazarse a sus aulas, lo que les hace más traumática la formación académica”, añadió.

Para el Programa BMCV, “también es fundamental pensar y comprender la dinámica educativa con un enfoque metropolitano, al tiempo que se deben cerrar las brechas de inequidad entre el sector educativo oficial y no oficial”.

“Es importante que se analice el desempeño y la calidad del sistema educativo oficial del área metropolitana, teniendo en consideración los recursos y factores que lo determinan”.

“Reconocer estas diferencias debe ser un generador de estrategias y/o propuestas que gestionen y lideren los gobiernos locales frente a las instancias nacionales correspondientes”.

Como ejemplo de las brechas existentes entre sectores en los que los colegios no oficiales presentan mejores resultados se encuentran: la tasa de aprobación; la puntuación promedio en las pruebas saber 11 y los porcentajes de estudiantes que alcanzan niveles destacados en inglés, matemáticas y lectura.

Finalmente Gonzalo Ordóñez resumió que “es preciso garantizar buenas condiciones institucionales y académicas, de tal forma que se frenen las causas de deserción escolar y se le pueda apostar a un mejor nivel académico en el área”.

$!Análisis: Los estudiantes siguen abandonando las aulas en el área metropolitana de Bucaramanga
$!Análisis: Los estudiantes siguen abandonando las aulas en el área metropolitana de Bucaramanga
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad