domingo 01 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Año nuevo con nuevas normas aduaneras

A partir del 1º de enero de 2010, las exportaciones tendrán mayores dificultades aduaneras.

Por iniciativa de la Aduana de Estados Unidos, la Asociación Mundial de Aduanas aplicará un cambio en los estándares de seguridad y control que se aplican en 160  puertos marítimos y aéreos en el mundo, con el ánimo de cerrarle el cerco a los tentáculos del terrorismo.

La atención de los agentes aduaneros estará centrada en evitar el ingreso, en medio de la carga, de armas, artefactos o sustancias que afecten la seguridad de los países.

El nuevo panorama, fruto de los cambios que adoptó Estados Unidos luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, eleva automáticamente el perfil de riesgo de algunos países y con este indicador las demoras en las inspecciones aduaneras, situación que conlleva a sobrecostos y hasta el rechazo de las mercancías.

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, Dian, de Colombia, aprobó el sistema, con lo que se adoptan cambios en los procedimientos internos de las aduanas en el país.

Un cambio de modelo que, por ende, afectará los tiempos para las exportaciones y obligará a cambios en la forma del trabajo al interior de las empresas exportadoras, de las proveedoras de estas empresas, incluso de las compañías de vigilancia y las transportadoras.

Período de ajuste

En el país, la Alianza Empresarial para el Comercio Seguro, Basc, por sus siglas en inglés, comenzó a trabajar desde enero en la transición hacia el nuevo esquema de seguridad aduanera.

La entidad que tiene presencia en Bucaramanga, avanza en la transición de los procesos al interior de las compañías relacionadas con las exportaciones, para que se anticipen a este.

El Basc, que otorga certificados de seguridad a las firmas que se comprometen a adoptar estándares para garantizar la seguridad de la carga que tiene como destino el exterior, adoptó las nuevas normas y comenzó el proceso de certificación en el nuevo sistema denominado Ctpat.

De acuerdo con la directora del Basc Oriente, Silvia Carolina Sánchez, el cambio fundamental del nuevo sistema radica en el interés de las aduanas.

Las mismas que estuvieron concentradas durante los años 80 en el contrabando; en los 90 en las drogas ilícitas y ahora en los riesgos de terrorismo.
'Estamos en el año de transición y se está pidiendo a las empresas que adoptemos esas buenas prácticas de seguridad tomando control de todos los procesos', dijo Sánchez.

Uno de los aspectos que más afectará a Colombia, dice Sánchez, es que el perfil de riesgo del país, que está concentrado en el narcotráfico, se verá perturbado seguramente por el terrorismo.

'La aduana de Estados Unidos desconfía hoy de todos los países, siendo Afganistán el de peor perfil', explicó.

La directiva del Basc señaló que el perfil de riesgo de los países va cambiando todos los días y tener un perfil de riesgo alto puede costarle al empresario más dinero, por cada contenedor que llegue al puerto en uno de esos días más complicados.

'Hasta US$1.500 adicionales por contenedor puede pagar un empresario por el sólo aumento del riesgo país', advirtió la directiva.

Al tiempo que apuntó que una de las ventajas de Colombia es que mantiene una posición de aliado de Estados Unidos en la lucha contra las drogas y cualquier forma de terrorismo.

¿Qué debe cambiar en las empresas?

Al adoptar el Ctpat, la norma de seguridad para las exportaciones se centra especialmente en impedir cualquier tipo de vinculación de las empresas exportadoras, transportadoras o de vigilancia, con el terrorismo en cualquiera de sus formas.

'Dentro de la implementación de la norma, por ejemplo, se busca que dentro de las empresas la gente esté más preocupada en verificar la correspondencia como forma de protección contra actos terroristas', señaló.

Todo esto tiene una razón de ser: el Ctpat es la certificación de seguridad para las empresas de México, Estados Unidos y Canadá.
Y si se es un empresario importador en cualquiera de estos países de América del Norte, se valida que los proveedores en origen cumplan con las normas de seguridad contra este delito.

En Colombia, un empresario que se certifica con Basc está enviando la señal a su comprador en cualquiera de estos países, de que también está preocupado por el tema del terrorismo y ha introducido unos cambios al interior de su organización, que le harán menos vulnerable frente a este flagelo.
Lo mismo que sucedió desde los 90 frente al tema de las drogas ilícitas.

'Lo que se hizo con la adopción de estándares es hablar en los mismos términos. La aduana empieza a saber que el empresario de Colombia está pensando igual a lo que la aduana está exigiendo a sus empresarios en Estados Unidos y eso facilita más confianza', indicó Sánchez.

Mejorando el perfil exportador


Dentro del proceso de cambio por parte de las autoridades colombianas, se trabaja en la perfilación de riesgo para los empresarios exportadores.
Dicha labor ha sido adelantada por la Policía con la colaboración del Basc.

El perfil exportador elaborado por la Policía Antinarcóticos es realizado teniendo en cuenta los datos básicos del exportador y se analiza su frecuencia exportadora, los destinos de la carga, la ruta que está utilizando, así como el producto que está enviando.

'Cualquiera de estas variables puede incrementar el riesgo', indicó Silvia Carolina Sánchez, directora del Basc Oriente.

síntesis
Un caso


Copetrán es una de las 44 empresas de ambos santanderes que cuentan con el certificado de seguridad Basc.
De acuerdo con el jefe de Seguridad de la cooperativa de transporte, Javier Hernando López, una de las razones para estar certificados es que cada vez más empresas de carga solicitan el certificado para que una firma transportadora movilice su carga.

Dentro de los cambios que se generan al interior de la empresa por la adopción de la norma, están las modificaciones en los parámetros de selección de personal que ahora contemplan: confiabilidad, estudios de seguridad, visitas domiciliarias, pruebas de poligrafía a cargos críticos, que se practican periódicamente para evitar fuga de información y que se cometa algún ilícito.

La certificación

Tener o no un certificado del Basc depende del tipo de relación comercial que se tenga con un cliente en el exterior, especialmente en Estados Unidos.
Tener el certificado ayuda a mejorar la confianza en la relación comercial y entre los empresarios y las autoridades aduaneras de ambos países. No significa que la carga de una empresa certificada no se va a revisar, pero sí se tiene más certeza del perfil de la exportación.
El costo de un certificado es de seis salarios mínimos.

El proceso puede durar ente seis y nueve meses. Se asimila al de un sistema de gestión de la calidad (una norma ISO).
Por lo tanto, obtener un certificado Basc es mucho más fácil para una empresa que ya haya adoptado este sistema.
'Esto, debido a que ya llevan documentados gran parte de sus procesos, los cuales se integran a los requerimientos de la norma actual', señaló la representante de Basc. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad