martes 18 de junio de 2019 - 12:00 AM

Apuestas ilegales en Bucaramanga recaudan más de $11 mil millones al mes

Después de Cartagena, Bucaramanga es la segunda ciudad del país con mayor índice de ilegalidad en juegos de suerte y azar, según una investigación desarrollada por la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo, Fedesarrollo. El chance y las apuestas deportivas tienen la mayor demanda.

Mientras la ciudadanía se dedica a sus labores cotidianas y frente a las miradas desapercibidas de muchos, al día en Bucaramanga el mercado negro de las apuestas capta más de $389 millones. Vanguardia le cuenta cómo operan estos negocios en la clandestinidad.

Una investigación adelantada por la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo, Fedesarrollo, permitió conocer en detalle la problemática que existe en el país por la ilegalidad en los juegos de suerte y de azar, JSA.

Lea también: Coljuegos realizó operativo de apuestas ilegales en Santander

Este estudio, publicado en septiembre del año pasado, determinó que en Bucaramanga se recaudaron $171 mil 671 millones en 2017 por ventas de chance, apuestas deportivas y en línea, máquinas tragamonedas y bingos.

Según Fedesarrollo, apenas el 17,2 % de este dinero correspondió a juegos de suerte y de azar legalmente reconocidos.

Es decir, las apuestas ilegales lograron recaudar ese año alrededor de $142 mil 106 millones en Bucaramanga, mientras que las formales apenas $29.565 millones.

Bucaramanga es segunda en ilegalidad

Tales indicadores reflejan que, cerca del 82,8% del dinero recaudado en la capital santandereana por JSA corresponde al mercado ilegal.

Esta cifra ubica a Bucaramanga como la segunda ciudad del país con mayor índice de ilegalidad en el ámbito de las apuestas, seguida de Barranquilla (78,4%) que obtuvo el tercer puesto. Cartagena (86,7%) ocupó la primera posición en dicha clasificación de Fedesarrollo.

“Hay un aumento importante de la ilegalidad en JSA en los últimos años. En 2017 se decomisaron más de 3.000 elementos de juegos de suerte y azar que operaban de forma ilegal, y cerca de 2.900 páginas de apuestas por internet fueron bloqueadas, al no ser legales”, señaló el Centro de Investigación Económica y Social de Fedesarrollo en su estudio.

De acuerdo a encuestas realizadas por Coljuegos, seis de cada diez colombianos suelen realizar apuestas o participar en algún juego de azar.

La investigación de la referida Fundación identificó que en la capital santandereana existen cerca de 170 mil 724 jugadores y apostadores frecuentes, y que cada uno de ellos apuesta o juega 103 veces al año, en promedio.

También se encontró que los tipos de JSA que más tiene demanda en Bucaramanga son el chance y las apuestas deportivas.

Chance ilegal en Bucaramanga

Se calcula que en el país hay cerca de 4 millones 761 mil 766 jugadores de chance, y que tal actividad recauda en total al año alrededor de 2 billones 551 mil 887 millones de pesos. Lo preocupante es que, según Fedesarrollo, el 52,6% del dinero recaudado proviene de ventas ilegales.

Pero, ¿por qué acude la gente al chance ilegal?

Julio Angarita, quien vende yuca y plátano en las afueras de la Plaza Central de Bucaramanga, le contó a Vanguardia que “todos los días lo juego. Prefiero el chance ilegal porque si gano me dan más en premio; el legal no me paga tanto. También porque a veces me toca jugarlo en donde vivo, y por el barrio Gaitán casi no se consigue del legal”.

En su estudio, Fedesarrollo determinó cuáles son los escenarios en donde suele comercializarse en mayor medida el chance.

“El jugador de chance generalmente hace apuestas de bajo valor y el juego hace parte de su vida cotidiana, encontrándose con el vendedor (chancero) en la calle, en la esquina, en la tienda, en la plaza de mercado”, advierte tal investigación.

Así opera el chance clandestino

María*, a quien Vanguardia le protege su identidad por razones de seguridad, aseguró que desde hace más de 30 años ha vendido chance en el Centro de Bucaramanga, y en sectores como Campo Hermoso, García Rovira y La Concordia.

La mujer, quien por cerca de 20 años vendió chance ilegal, indicó que “el chance autorizado debe pagar mucho impuesto. Además del IVA, también hay que pagar por el derecho a vender. Por eso es que también el premio es menor; de ahí que el cliente prefiere el ilegal, porque le paga más. Ahora que soy legal me va bien pero porque ya tengo mis clientes”.

Los ‘chanceros’ estiman que el chance ilegal le entrega al ganador hasta un 50% más de premio, en comparación con el que sí es autorizado.

Según Fedesarrollo, “al igual que el chance legal, el ilegal funciona bajo una estructura jerárquica (ver imagen) en donde la pieza clave es el vendedor. Existen organizaciones grandes conformadas por 150 a 200 vendedores...en Bogotá se han identificado zonas con hasta 60 vendedores”.

Dichas organizaciones ilegales de chance se estructuran, en su mayoría, en cuatro niveles de trabajo y de distribución de ganancias (ver imagen).

A la cabeza se encuentra el ‘plantero o el financiero’, como lo ha definido tal investigación. Ellos lideran toda la operación, ponen el dinero para pagar los premios y obtienen la mayor ganancia del clandestino negocio (45% del total de ingresos).

A este le sigue el ‘banquero’, persona encargada de llevar la cuenta de las apuestas realizadas y la relación del dinero apostado. Tienen la función de prohibir apuestas muy altas y ciertos números que son tendencia, con el fin de asegurar la rentabilidad del ‘turbio’ negocio.

El ‘Pachanguero’ es el tercero en nivel de jerarquía y el que menos ganancia recibe (5%). Se encarga de motivar al apostador y de pregonar las apuestas. Dada su importancia, a los vendedores o ‘chanceros’ se les da entre el 35% y el 40% de los ingresos.

Otras apuestas y juegos ilegales

Después del chance, las apuestas deportivas son la segunda modalidad de JSA que más demanda tienen en el mercado negro de Bucaramanga. “La oferta de esta clase de juegos se concentra en zonas universitarias. Funciona de manera simultánea a otros negocios, como papelerías o tiendas”, afirmó Fedesarrollo.

La investigación también señala que en la capital santandereana “en estos juegos ilegales no se hace ningún control sobre la participación de menores de edad y, por el contrario, su acceso se facilita porque el monto mínimo de la apuesta es reducido”.

Aunque ocurre en menor medida, en Bucaramanga también operan máquinas tragamonedas que no pagan ningún tributo al Estado. Fedesarrollo identificó que “los casinos ilegales se caracterizan por ser locales pequeños y únicamente se reconoce la existencia de un casino ilegal grande”.

Relación con grupos armados

En su exhaustivo informe, Fedesarrollo asegura que durante dicha investigación se pudo evidenciar la relación que existiría entre organizaciones de apuestas ilegales y grupos delictivos.

Por ejemplo, en el caso del chance “el mercado ilegal está vinculado a grupos como las Bacrim. El alto flujo de dinero en efectivo exige de la contratación de bandas criminales que los protegen. Incluso, en algunos casos el soborno hace parte del presupuesto del negocio. Se estima que el nivel de corrupción podría involucrar a políticos y mandos medios de la Policía y de la Fiscalía”.

Dicho estudio además menciona el monto de esas supuestas coimas. “Para los ilegales cerca del 5% o 10% de las ventas están destinadas al pago de sobornos a los patrulleros. Estos pagos, de $100 mil y $200 mil semanales, son incentivos para que las autoridades no tomen medidas”.

¿Qué dicen las autoridades locales?

Vanguardia trato de obtener una declaración por parte de Alba Navarro, secretaria del Interior de Bucaramanga, pero hasta el cierre de la presente edición no había contestado.

Lo mismo ocurrió con el Brigadier General Manuel Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana, y con María del Pilar Flórez, secretaria de Seguridad de Girón, quienes hasta el final de la publicación tampoco se habían pronunciado.

En la Alcaldía de Floridablanca, dos despachos se ‘tiraron la pelota’ entre sí. El Secretario del Interior, Ricardo Arciniegas, dijo que tal asunto era responsabilidad de la Secretaría de Hacienda, a cargo de Ana Doris Chinchilla, quien a su vez afirmó que tal problema era función de Arciniegas.

La Alcaldía de Piedecuesta sí respondió, de hecho, informó que se adelanta una ofensiva contra los JSA ilegales. “Se estima que operan siete ventas ilegales de chance y rifas, que realizan un recaudo mensual de $756 millones.

Datos

* 12% de los ingresos del chance legal los retiene el Estado, como un tributo por los derechos de explotación concedidos.

* Vendedores y apostadores aseguran que el chance ilegal paga hasta un 50% más en premios, en comparación con el legal.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad