lunes 31 de octubre de 2016 - 3:55 PM

Así afectará a los bumangueses el nuevo Código de Policía

Sabía que desde enero próximo lo pueden multar por con $325 mil por colarse en Metrolínea, $82 mil por no recoger el excremento de su mascota o $328 mil por emitir sonidos ruidosos.

¿Sabía que la Policía Nacional puede desconectar su equipo de sonido? Si se comprueba que se perturba o afecta la tranquilidad en el vecindario con sonidos o ruidos que tienen un alto impacto auditivo, las autoridades pueden hacerlo. En estos casos, la autoridad de Policía está facultada hasta para desactivar la fuente de ruido.

Incluso lo pueden multar por con $736 mil por orinar en la calle, o puede pagar $325 mil por colarse en Metrolínea o cancelar de multa $657 mil por hacer bromas con emergencias falsas en la línea 123, entre otras sanciones.

Este martes, desde los estudios de VanguardiaTV., la asesora jurídica en seguridad y convivencia de la Policía de Bucaramanga, teniente Laura Fernanda Amado Bolívar y el secretario del Interior de Bucaramanga, Ignacio Pérez Cadena resolvieron dudas de los usuarios de Vanguardia.com sobre el nuevo Código de Policía.

El nuevo Código de Policía impone nuevas sanciones y multas. Vanguardia.com le hizo  una síntesis del costo para los bumangueses de las multas. Lea también: Estas son las multas que pagará si viola el nuevo Código de Policía

“Se debe socializar el Código de Policía”

Hace unas semanas, en el Concejo de Bucaramanga, la Policía Metropolitana de Bucaramanga intentó socializar el nuevo Código de Policía. Sin embargo, lo que sería una plenaria de información se convirtió en un debate de control político a la Administración Municipal.

Todo por cuenta del poco esfuerzo que, según varios concejales, ha realizado la alcaldía de Rodolfo Hernández para dar a conocer el nuevo Código de Policía a la ciudadanía. Así como la no destinación de recursos para adecuación de infraestructura que se requiere una vez entren en vigencia estas normas.

Por ejemplo, la construcción del Centro de Prevención y Atención al Menor, el Centro de Protección y prevención Ciudadana Metropolitana, el coso municipal  y el Centro de Atención para Habitante de Calle. Las nuevas inversiones aún no están cuantificadas.

Al respecto, la Administración Municipal aseguró que se elaboran los proyectos para financiarlos. El subsecretario del Interior de Bucaramanga, José David Cavanzo, aseguró que se han adelantado acciones para la implementación del nuevo Código de Policía. Por ejemplo, se aprobó el Plan Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadana, en el que se trazaron las estrategias en materia de seguridad para la Bucaramanga.

Lea también: “Este código tendrá más controles y a la Policía se le darán más herramientas” 

Sin este marco general, según Cavanzo, no es posible estructurar ningún tipo de proyecto para ser financiado por el Fondo Cuenta, que es un rubro especial de las alcaldías y gobernaciones con presupuesto destinado para necesidades de seguridad. “Ya podemos invertir los recursos para adecuar la infraestructura que requerirá el nuevo Código de Policía. Estamos trabajando en la elaboración del proyecto y haciendo las cotizaciones necesarias”, afirmó Cavanzo.

 De acuerdo con el teniente coronel Harold Hincapié, comandante operativo Policía Metropolitana de Bucaramanga, “no tenemos ningún inconveniente con la Administración Municipal ni con el Concejo. Estamos buscando los recursos y la voluntad política para la construcción, por ejemplo, del Centro de Prevención y Protección”.

Socialización

De acuerdo con el presidente del Concejo, Henry Gamboa “a menos de tres meses los líderes de juntas de acción comunal, las entidades educativas, los líderes de barrio, y la comunidad  en general deben tener conocimiento de este nuevo código con el fin de una mejor convivencia en la ciudad y no lo tienen. Demandamos a la Administración que haga lo propio”.

La alcaldía de Rodolfo Hernández y la Policía aseguran que realizan encuentros comunales semanales en los que participan presidentes de Juntas de Acción Comunal, ediles y coordinadores de frentes de seguridad local.

Sin embargo, el teniente coronel Harold Hincapié, comandante operativo Policía Metropolitana de Bucaramanga, reconoce que sí “se requiere que la Alcaldía fortalezca aún más el proceso de la socialización con las comunidades”.

Por otra parte, concejales como Edgar Flórez, del Polo Democrático, exigió a la Policía mayor claridad en cuanto a cuáles son los protocolos a seguir. “Por ejemplo, con los 3.000 vendedores informales de la ciudad que, a la luz del nuevo Código, realizan una actividad punible, a quienes la Alcaldía o no está en capacidad de ofrecerles empleo formal. Qué pasaría entonces si la comunidad LGBTI de la ciudad organiza otra besatón. ¿Qué vamos hacer con esos muchachos? ¿Encerrarlos? Supuestamente, dentro del nuevo código eso clasificaría como la realización de una obscenidad en público. Y ahora, hacer un sancocho en la puerta de la calle y poner música también es punible”, cuestionó el concejal.

¿Sin recursos?

A su turno, Pedro Nilson Amaya, concejal de Opción Ciudadana, asegura que la Alcaldía de Bucaramanga no le ha girado a la Policía recursos por $12 mil millones, lo que ha impedido hacer el mantenimiento del parque automotor de la entidad y emprender otros proyectos.

Según el concejal, los recursos están, tienen un origen y una destinación específica, pero no se han invertido. “De la totalidad de los dineros que no se han girado, $10.000 millones provienen de los contratos de obra del municipio”.

Los recursos a los que hace referencia el concejal Amaya, provienen de dos fondos que tienen el mismo nombre: Fondo de Seguridad y Vigilancia, pero que se diferencian por su financiación.

Lea también: ¿Cómo bajarles el volumen a los vecinos ruidosos?

Uno de ellos se alimenta del 5% de los contratos de obra pública; tiene una caracterización de fondo cuenta o cuenta especial en cabeza de alcaldías y gobernaciones; es conocido también como Fondo Territorial de Seguridad y Convivencia Ciudadana, y con éste se realizan convenios con la Nación a través del Fondo Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (Fonsecon).

El otro fondo es alimentado por recursos propios; fue sancionado por el Concejo de Bucaramanga y sus recursos tienen un tope que, según el subsecretario del Interior, José David Cavanzo, a la vigencia de 2016, ascienden a $1.985 millones.

Canvanzo explicó que para poder hacer uso de los recursos del Fondo Territorial de Seguridad y Convivencia Ciudadana “era necesario elaborar y aprobar  el Plan de Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadano  -el mismo que ya fue aprobado -. En este plan se contemplan estrategias para que la Administración Municipal, en conjunto con Migración Colombia, Fiscalía, Policía y el Ejército, podamos fortalecer la seguridad de la ciudad”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad