miércoles 04 de agosto de 2021 - 12:55 PM

Así funciona la red que controla los semáforos de Bucaramanga

¿Cuántos semáforos hay, cuántos faltan, quién los controla? Vanguardia le cuenta el pasado, el presente y el futuro de la red semafórica de la ciudad.
Escuchar este artículo

Hace aproximadamente 45 años se instalaron los primeros semáforos en Bucaramanga, equipos que en ese entonces eran electromecánicos. Hoy la ciudad cuenta con 1.319 semáforos electrónicos. Sin embargo no son suficientes para la demanda vehicular de la capital santandereana. ¿Cómo funciona esta red semafórica? Vanguardia le cuenta.

Desde una oficina de control central, ubicada en el centro de la ciudad, funciona la red semafórica de Bucaramanga.

A través de un computador que tiene comunicación con los equipos de control local, que están ubicados en las diferentes esquinas donde hay semaforización, se regula el tráfico, y por ende, el tránsito peatonal de la ciudad.

Jorge Pérez, jefe del grupo de Planeamiento Vial de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, dentro del que se encuentran las oficinas de planeamiento vial, semaforización y señalización, explicó que ese computador central es el núcleo del sistema.

$!Así funciona la red que controla los semáforos de Bucaramanga

“Los equipos de control que están ubicados en las diferentes intersecciones semaforizadas de la ciudad dependen de lo que el computador central les ordene, desde allí se hace la coordinación y supervisión de la red, se pueden sacar equipos de servicio o ponerlos en servicio, dejarlos intermitentes o volverlos a conectar, el sistema permite múltiples opciones”, detalló.

Dicho sistema es autónomo y dinámico. Está programado para que él mismo haga los cambios en los planes de entrada por la mañana y empezando la tarde, así como los planes de salida al mediodía y al comenzar la noche.

“No necesita que se le esté dando órdenes con frecuencia, sino que obedece la programación que tiene. De todas maneras siempre hay personal técnico en la central de semaforización, pues el sistema no se puede dejar solo”, expuso Pérez.

¿Cómo se controla el tráfico?

Para controlar los vehículos que a diario se movilizan por la ciudad y evitar accidentes en las diferentes intersecciones que conforman la malla vial, la Dirección de Tránsito de Bucaramanga dispone de siete planes de señales: para horas diurnas, nocturnas, festivos, horas pico de entrada y horas pico de salida, producto del planeamiento de tráfico que se hace en la ciudad, un estudio en el cual se toman aforos vehiculares y peatonales.

“Como los números de vehículos que se movilizan por cada intersección de la ciudad son diferentes, los tiempos de espera en cada uno de los semáforos también son diferentes”, detalló Pérez.

Puede leer: ¿Por qué no se resuelve el caos en las calles de Bucaramanga?

“Los semáforos no son suficientes”

En la actualidad, Bucaramanga tiene 1.319 semáforos, 900 postes para semáforos y 116 equipos de control, que están ubicados en las diferentes esquinas y que de acuerdo con su capacidad manejan una intersección, dos, tres y hasta cuatro.

“Están conectados permanentemente con la central, de tal manera que si hay un accidente y hay que sacar un equipo de servicio para que un agente llegue a regular, se da la orden desde la central de semáforos. Una vez se supere la emergencia desde la central vuelve a conectarse y el semáforo entra en funcionamiento”.

No obstante, para una ciudad como Bucaramanga, que está en desarrollo permanente, los semáforos nunca van a ser suficientes.

$!Así funciona la red que controla los semáforos de Bucaramanga

“Siempre van apareciendo necesidades y siempre hay que pensar en hacer estudios para obtener respuestas en la movilidad. No se puede dejar la ciudad dormida y que avance sola, hay que ayudarle con propuestas técnicas, pero el tema obviamente es presupuestal”, aclaró el jefe del grupo de Planeamiento Vial de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, DTB.

Indicó que desde la DTB se han llevado a cabo estudios en los cuales hay visualizados cerca de 35 o 40 cruces que por accidentalidad o congestión, requieren un proceso de semaforización.

Sin embargo, la solución va mucho más allá de solo decir, necesitamos semáforos. Aproximadamente, implementar una red semafórica nueva podría costar entre $250 y $400 millones.

Además: A punta de guías y sin asesorías aprenden estudiantes de colegios oficiales de Bucaramanga.

La DTB tiene establecidos tres tamaños de intersecciones para semaforización: sencilla, mediana y grande. Una vía que va de occidente a oriente y se cruza con una que va de norte a sur, es una intersección pequeña, implementarla costaría alrededor de $250 millones.

Por el contrario, una vía que sube de occidente a oriente y se encuentra con una vía doble que tiene funcionamiento norte-sur y sur-norte, se considera mediana y requiere más semáforos, implementarla podría costar cerca de $350 millones.

Una vía mucho más grande, como la carrera 27 con calle 36, en donde se cruzan dos vías que funcionan en sentido norte-sur y sur-norte y oriente-occidente y occidente-oriente, además de requerir semáforos vehiculares necesita señalización peatonal, lo que eleva su costo a por lo menos $400 millones.

A este valor se le debe sumar que los equipos son importados y que se requiere toda una infraestructura detrás del semáforo como tal para que funcione, así como tener en cuenta las necesidades que se quieran suplir, como semáforos peatonales, señales sonoras, cámaras de vigilancia, entre otras.

Una red antigua

Desde que se instalaron los primeros semáforos electromecánicos en Bucaramanga han pasado aproximadamente 45 años. El centro fue el epicentro de la semaforización de la ciudad.

En esa época, según relata el funcionario de la Dirección de Tránsito, tenía que desplazarse un técnico o un agente de tránsito esquina por esquina y apagar los equipos en la noche. Al día siguiente, muy temprano en la mañana se encendían, porque no había central.

“Cuando la ciudad fue creciendo, los semáforos se convirtieron en una necesidad, y se creó una central en esa época. Con el tiempo se modernizó hasta llegar a las 164 intersecciones semaforizadas que hoy tiene Bucaramanga”, relató Pérez.

¿Quién hace el mantenimiento?

Los encargados de que los 1.319 semáforos funcionen correctamente son los funcionarios de la Dirección de Tránsito, quienes programan un mantenimiento anual y preventivo de la red.

“El mantenimiento preventivo se hace diariamente, hacemos una programación de mantenimiento en los últimos días de cada año para la vigencia siguiente, ponemos unas tareas mensuales que se deben cumplir”.

Los costos de este mantenimiento dependen de lo que se requiera hacer. Generalmente se gastan recursos en elementos básicos y mano de obra, que corren por cuenta de la Dirección de Tránsito.

$!Así funciona la red que controla los semáforos de Bucaramanga

El mantenimiento especializado, que se contrata en Bogotá, se hace anualmente a la central de semaforización. Esa vigilancia cuesta entre $50 y $60 millones.

Además también se hace mantenimiento correctivo, que está enfocado en los daños que pueda tener el sistema en cualquier momento.

Este 2021, como resultado de las acciones de vandalismo, en medio de las jornadas de protesta del paro nacional, fueron atacados un total de 74 semáforos, 50 el 28 de abril y 25 el 20 de mayo.

$!Así funciona la red que controla los semáforos de Bucaramanga

Muchos de estos no se han podido reparar por los elevados costos y porque desafortunadamente después de arreglados, fueron vandalizados de nuevo, por esta razón hay múltiples intersecciones que están trabajando a media marcha, afectando la movilidad de la ciudad y la seguridad de conductores y peatones.

¿Camino a la modernización?

Pese a que todos los equipos son electrónicos, la red semafórica debe modernizarse. Desde la DTB se planteó un proyecto llamado sistema inteligente de tráfico, que está dentro del planteamiento de ciudad inteligente o ciudad digital, meta del alcalde Juan Carlos Cárdenas para Bucaramanga.

“Este proyecto está planteado para desarrollarse en cinco etapas, ya hicimos la primera que consiste en la contratación de los estudios previos para la consultoría.

Nos toca contratar la consultoría y mirar de qué manera podemos modernizar la ciudad, cuántos semáforos faltan, cuántos equipos hay que cambiar, etc.”, reveló el responsable de la semaforización.

Si todo sale bien, en diez años Bucaramanga tendría una red de semáforos modernizada, a la altura de ciudades como Medellín.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Claudia Isabel Delgado Sánchez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Llega a Vanguardia en el 2018 al equipo de Área Metro en la versión impresa y desde 2020 integra el equipo web. Sus temas fuertes son salud y educación.

@Issadelgado

cidelgado@vanguardia.co

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad