martes 04 de mayo de 2010 - 10:00 AM

Así infringen la ley los motociclistas

En las vías de Bucaramanga parece haberse instituido la cultura del 'vale todo', y quienes mejor la aplican en el terreno, son los motociclistas.

Se vale que los que se mueven en dos ruedas  adelanten a los demás vehículos por la derecha; zigzagueen peligrosamente por entre los carros; invadan caprichosamente el carril exclusivo de Metrolínea; desafíen la luz roja del semáforo o circulen a gran velocidad como si estuvieran en una pista de carreras.

Todas estas escenas se repiten a diario en calles y avenidas, donde los conductores de motos actúan como si las normas de tránsito se hicieran para romperlas.

La lista de faltas parece interminable…. Todas estas maniobras peligrosas son las que justamente empezaron a sancionar, desde marzo pasado, las autoridades de Tránsito en todo el país con la Ley 1383 que reforma el Código Nacional de Tránsito; sin embargo, la realidad muestra que en Bucaramanga aún no ‘prende motores’.

Ahora, el motociclista debe pensarlo dos veces a la hora de lanzarse en contravía, cruzar un semáforo en rojo o circular por el andén. Estas prácticas, que parecen ‘inofensivas’, pueden salirle caras: no sólo se hace acreedor a una multa de un salario mínimo legal mensual, sino que le inmovilizan el vehículo.

Vanguardia Liberal se dio a la tarea de salir a las calles para comprobar si los conductores de motos están acatando estas nuevas disposiciones legales, y de paso, acompañar a los agentes de tránsito y miembros de la Policía en un operativo rutinario de control.


Malos hábitos

A la altura del viaducto García Cadena, es común observar a los conductores de motos invadiendo el carril de Metrolínea, pese al riesgo que representa circular por esa vía. Esta redacción captó por lo menos a 10 motociclistas en cinco minutos, desconociendo algo tan sencillo como el adecuado uso del carril.

En Cabecera, por ejemplo, los mensajeros y los domiciliarios parquean su vehículo en cualquier esquina y otro tanto, presionado para atender el servicio en tiempos cortos, se vale de todo tipo de maniobras como recurrir al andén para tomar un atajo o eludir el trancón para llegar a sus destinos a tiempo.

En tanto, en un retén instalado en la carrera 15 con calle 9,  en un lapso de cuatro horas se inmovilizaron 30 motos cuyos conductores no portaban sus documentos al día, entre ellos el certificado técnico-mecánico y de gases.  Incluso, un motociclista portaba una licencia falsa, lo cual acarrea un delito penal por falsificación de documento público.


LA VOZ DEL EXPERTO

La seguridad ante todo

Ángel Bejarano

Director regional de la zona Sur Oriente del Fondo de Prevención Vial

El motociclista es muy arriesgado y no mide que su cuerpo es el chasis de la motocicleta, por lo que las modificaciones al Código Nacional de Tránsito hacen énfasis en este tipo de conductor, primordialmente para salvaguardar su integridad.

Hay un principio básico y es que cualquier Ley de la República, como es el caso de la 1383 del 16 de marzo de 2010, una vez sancionada, debe ser acatada y cumplida. Bajo ninguna circunstancia o argumento, debe ser desconocida por los usuarios de las vías en el país.

Otro punto importante que contempla la nueva ley es verificar que las personas que adquieren moto, obtienen el pase y circulen por las calles, deben tener el entrenamiento adecuado. Todo lo anterior, teniendo en cuenta que una investigación del Fondo de Prevención Vial reveló que la principal causa de alta accidentalidad en motos es no saber conducir: sólo  el 16% de motociclistas tomó un curso para aprender a manejar.

 

Testimonio de infractores

Cuando Wilson Cárdenas observaba intranquilo como la grúa de Tránsito se llevaba su moto, sólo pensaba en la manera en la que iba a reunir los cerca de $300 mil que le costaba la multa y el servicio de traslado de su vehículo a los patios de Tránsito. En medio de la resignación, se reprochaba por qué le habían quitado su moto, sólo si tenía el certificado de gases vencido.

'Yo compre la moto así, me parece injusto que le quiten a uno el vehículo porque no es una falta grave de la cual depende la vida', decía en forma insistente a los agentes de tránsito.


CIFRAS QUE ILUSTRAN EL PROBLEMA

Para el comandante Gerardo Hernández Barajas, coordinador del Grupo de Control Vial de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, lastimosamente en la ciudad aún son muchos los usuarios de motocicleta que no han entrado en razón en lo que se refiere al respeto de las leyes.

Si bien afirmó que las 158 mil 679 motos que ruedan por la capital santandereana y el área metropolitana no son las únicas culpables de los males en las vías, sí tienen un alto grado de responsabilidad y vulnerabilidad en la accidentalidad y siniestralidad.

Las estadísticas arrojan luces sobre el comportamiento de este tipo de conductores en las vías bumanguesas: de enero a marzo del presente año 348 motos se vieron involucradas en accidentes de tránsito, de un total de 1.601 vehículos que colisionaron.

Es más, seis motociclistas han muerto en los tres primeros meses de 2010 y otros 200 quedaron lesionados (178 hombres y 22 mujeres), reveló Medicina Legal.

El comandante Hernández insistió en que la imprudencia por las maniobras peligrosas ha hecho que los motorizados se hayan transformado en una amenaza constante para peatones, ciclistas, conductores de autos y para ellos mismos.

Un ejemplo de esto es que 1.892 motociclistas han sido multados entre enero y marzo de 2010, 818 de ellos por conducir sin observar las normas establecidas en el Código Nacional de Tránsito y 453 por no portar el pase de conducción.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad