sábado 13 de abril de 2019 - 12:00 AM

Así se celebra una batalla ganada contra el cáncer

Como todos unos valientes, 40 niños que vencieron la enfermedad recibieron de parte de la Clínica San Luis el reconocimiento a su lucha contra este terrible diagnóstico que ya no los acompaña.

Con la intención de reconocer la vida de aquellos niños que con esfuerzo y dedicación vencieron el cáncer, y con el compromiso de seguir luchando por aquellos que aún continúan en tratamiento, la Clínica San Luis realizó ayer la ‘Graduación Hope 2019’, una ceremonia que reconoce a 40 valientes que dejaron atrás esta enfermedad.

“Con este símbolo queremos decirle a nuestros niños que son unos guerreros de la vida. Que han tenido a muy corta edad un gran problema, pero que gracias a Dios, sus familias y el entorno médico lograron vencer”, expresó Sergio Prada, gerente del centro médico.

Un premio a la vida

Con el sonar de la campana, estos pequeños, que superaron el cáncer materializaron su felicidad al tiempo que transmitieron un mensaje de esperanza a los que aún siguen en la lucha.

“Estamos demostrando que si es posible recuperarse, que con ayuda de la familia, el entorno médico y el acompañamiento de la sociedad pueden salir adelante”, recordó Prada.

“Hoy es el día más importante de nuestras vidas. Hoy dejamos atrás las semanas de sufrimiento y renace en nosotros una nueva oportunidad de seguir adelante”, señaló Ángela Milena Cruz, mamá de Diego Andrés Durán, quien a sus nueve años superó un linfoma de Burkitt en su intestino.

A pesar de los momentos difíciles, hoy Diego Andrés y sus compañeros de batalla le vuelven a sonreír a la vida.

“Me siento muy feliz y contento por estar sano. Gracias a todas las doctoras que siempre nos llenan de amor”, dijo Diego.

Lea también: Fundación necesita recursos para sepelio de una niña en Bucaramanga

¿Cuestión de fe?

A sus 13 años, Rahian Sneider Moreno fue diagnosticado con un tumor en el cerebro, una masa que según los médicos debía ser retirada de inmediato, sin garantizarle calidad de vida.

“Los médicos me decían que si operaban a Rahian iba a quedar ciego, vegetal o en coma. Sin embargo, contra ese pronóstico decidimos arriesgarnos y hoy, gracias a Dios, y al doctor que lo operó, ya está sano”, relató Leidy Carolina Quiroga, mamá de Rahian.

Después de cuatro ciclos de quimioterapia y 25 irradiaciones los médicos le aseguraron a Rahian que el tumor ya no está.

“No esperaba que esto fuera tan bonito, como cuando uno se gradúa del colegio. Como familia nos sentimos orgullosos de tener este guerrero, porque ganarle la batalla al cáncer no es algo fácil”, finalizó entre lágrimas Leidy.

Hace diez años la Clínica San Luis inauguró la Unidad de Hemato Oncología Pediátrica (HOPE), en donde diagnóstica y brinda tratamiento a diversas enfermedades de la sangre, incluidas las de origen oncológico y tumores que constituyen el cáncer.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad