martes 20 de abril de 2010 - 10:00 AM

Así se transformará el barrio Chapinero

En nueve manzanas, integradas por 211 predios del barrio Chapinero, el Gobierno Municipal construirá 15 edificios de 20 pisos, en donde se adecuarán 3 mil 600 apartamentos para igual número de familias.

Cada unidad habitacional, que será de 43 metros cuadrados, tendrá un valor equivalente a 70 salarios mínimos legales vigentes; es decir, alrededor de $36 millones.

El proyecto, que llevará el nombre de ‘Parque Comunero’, hace parte de una estrategia diseñada por el Instituto de Vivienda de Bucaramanga, Invisbu, que le apuesta a hacerle la renovación urbanística a este abandonado sector de la ciudad. (Ver historia)

De entrada, ya se dispone de un aporte cercano a los $6.500 millones, que servirán para adquirir los predios. Tales terrenos son los comprendidos entre las carreras 15A, 15B, 16 y 17, entre las calles 4, 5, 6 y 7 del sector de Chapinero. (Ver infografía).

De igual forma, la financiación del proyecto se hará a través de un convenio con las Cajas de Compensación Familiar Comfama y Cajasan, las cuales se encargarán de tramitar los subsidios.

Según el alcalde, Fernando Vargas Mendoza, se trata de un proyecto habitacional que le apuesta a dos objetivos: garantizar vivienda para las comunidades de estratos 2 y 3; y hacer la renovación urbana.

Recordó Vargas Mendoza que, 'la zona histórica de Chapinero tiene viviendas de uno o dos niveles, y presenta un pequeño comercio de tiendas, talleres de mecánica y bodegas'.

Dijo que el área total que se habilitará, 52 mil 612 metros cuadrados, es apropiado para garantizar vivienda; sobre todo, sabiendo que la ciudad no dispone de suficiente terreno para urbanizar.


PERFIL DEL SECTOR

Urbanizaciones vecinas: Comuneros, Modelo, Norte Bajo y San Rafael.

Ubicación: Entre las carreras 15, 16 y 17 con calles 4, 5, 6 y 7.

Comuna: Tres.

Índice de desempleo: 16.8 %

¿A qué se dedican los allí residentes?: Es habitado por comerciantes, vendedores informales y pensionados.

Año de fundación: Data de la década de los años 40.

Centro de vigilancia: Es custodiado por el CAI de la Virgen.

Iglesias: Los fieles católicos acuden a la parroquia de San Rafael.

Ruta de autobús: Es una zona privilegiada para el servicio de transporte urbano, pues está situada sobre la carrera 15, por donde pasa el 42% de las rutas del transporte urbano.

 

LOS ALLÍ RESIDENTES PROTESTAN

El proyecto habitacional de Chapinero tiene inconformes a los 211 dueños de los predios que serán intervenidos.

A través del Comité de Defensa del sector, la comunidad asegura que no está dispuesta a vender los predios, pues considera que el gobierno local no le dará a cada propietario lo suficiente para construir o adquirir un predio en otra parte.

Al conocer la oposición comunitaria, el alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, pidió paciencia a los vecinos: 'ustedes deben entender que no van a ser atropellados, se les van a comprar las viviendas a precios comerciales y, además, nosotros los vamos a asesorar para que, si quieren ser socios de este proyecto, lo puedan ser'.

Explicó que, el terreno escogido para el proyecto es adecuado, 'pues en un área de 9 manzanas, les daremos vivienda a muchas familias'.

'Nosotros no podemos habilitar, por ejemplo, 3.000 hectáreas de tierra desde Vijagual hasta Rionegro, porque no hay dinero suficiente para llevar servicios públicos hasta allá… en vez de esto, nuestra solución es seguir el ejemplo de las ciudades modernas, las cuales están tomando sectores deprimidos para declararlos como bienes de utilidad pública y diseñar ciudadelas verticales', concluyó el mandatario local.


¿En qué va el proyecto?

• Desde hace dos semanas, delegados de la Administración Municipal se encuentran socializando el proyecto con propietarios y arrendatarios del sector de Chapinero.

• 'Tenemos factibilidad jurídica, técnica y económica del proyecto, con el que se pretende dar solución de vivienda económica.

• En esa zona se están consiguiendo viviendas por un valor mínimo de $60 millones, mientras que con este proyecto el valor no excedería los 70 salarios mínimos, es decir, $36 millones', sostuvo Fernando Vargas Mendoza, mandatario de los bumangueses.

• Tras esta fase de socialización, se espera dar inicio a los estudios socio-económicos y a los avalúos comerciales de los 211 predios, comprometidos para la construcción de los 15 edificios que se tienen planeados. Estos procesos podrían tardar entre tres y seis meses.

• Se espera que, a más tardar en diciembre próximo, comiencen las obras de construcción y que el nuevo proyecto esté listo en noviembre de 2011.


El pasado de Chapinero

Una tienda en donde se hacían chapines; es decir sandalias de madera gruesa, inspiró hace 70 años el nombre de este sector. Y es que a Jairo Linares, el dueño del citado negocio, le decían Don ‘Chapinero’, pues su oficio no era otro distinto al de guarnecer este tipo de calzado.

De manera irónica así se dio a conocer el que en su tiempo fuera el barrio más popular de Bucaramanga.

Chapinero tiene en su álbum el reconocimiento de un sector tradicional: el marco del monumento de la Virgen, el asilo San Rafael, la cercanía al Parque Cristo Rey y la carrera 15 le dieron ese prestigio.

Sin embargo, el entorno del barrio tuvo un sorpresivo giro. Por allá en 1950 llegaron unos ‘vecinos ruidosos’ que desplazaron a los chapines. Las suelas de los zapatos fueron remplazadas por industrias, las cuales se abrieron campo a lado y lado de la 15. Por supuesto, los nuevos negocios les ofrecieron a los vecinos algo muy tentador: empleo. Las arroceras, los talleres de mecánica, los graneros y las comercializadoras de café clasificaron el barrio como un sector comercial.

De pronto, las ventas de las sandalias empezaron a darle pérdidas a Jairo Linares, Don ‘Chapinero’. El ambiente ya no era el de la zapatería ni mucho menos el del vecindario alegre. Del pegante y las puntillas, se pasó al ensordecedor ruido y a la contaminación de las industrias, que a su paso, trajeron más comerciantes y más bullicio.

Y con ellos llegó la zona de tolerancia. La famosa ‘Cuarta’ creció su popularidad con la misma rapidez que tuvo el zapato chapín.

El transporte de vehículos de carga pesada, así como los problemas sociales, se anidaron en las cuadras que ‘arrullaron’ los prostíbulos, al punto que el vecindario empezó a cambiar de inquilinato.

Hoy día, los allí residentes están ‘perdidos’ en medio del comercio, las ventas ambulantes y la contaminación.  Al parecer, el nombre de Don ‘Chapinero’ empezó a quedar por el piso. Es como si los chapines del desaparecido viejo Linares ya no pudieran guarnecer el montón de problemas sociales que se respiran en la ‘Cuarta’, en donde alguna vez se vendieron sandalias y hoy sólo se ofrecen cuerpos.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad