miércoles 04 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Así se vive en La Floresta

Un gigantesco valle, denominado La Flora, es el responsable del aire puro que hoy se respira en el barrio. Y aunque durante los últimos años se han construido allí ‘moles de cemento’, el verde aún resplandece en la zona.

Hablamos de La Floresta, un sector enclavado en el cerro de Pan de Azúcar y convertido, hoy por hoy, en un ilustre vecino de la Comuna de Cabecera del Llano.

Sin lugar a dudas es un lugar apacible. Casi se puede decir que es uno de los pocos de Bucaramanga que no ha sido ‘asaltado’ por el cáncer de la inseguridad.

¡Claro! eso no quiere decir que la comunidad allí residente no afronte otros problemas. Uno de ellos tiene que ver con el mal estado de las vías: zanjas y huecos se aprecian a lo largo de varias calles.

Por eso, Carlos Mondragón, vecino del sector, no vacila en pedirle a la Secretaría de Infraestructura Local una brigada de repavimentación en la zona, 'sobre todo en la calle 66'.

Y aunque, a decir verdad, ese despacho oficial sí ha impulsado uno que otro reparcheo, 'es preciso recuperar la capa asfáltica de La Floresta'.

Además del mantenimiento de las vías, los vecinos del sector sostienen que allí se requiere de la recuperación del polideportivo, la estabilización de algunos taludes e incluso la adecuación de una vía de acceso que permita que el tránsito fluya más rápido.

Las peticiones salen a la palestra en esta edición de la Página de Bucaramanga porque, según el Plan de Desarrollo de la presente administración, para La Floresta no se ha contemplado ni una sola obra, al menos durante los próximos tres años.

ficha del sector

  • Nombre: La Floresta.
  • Barrios vecinos: Las Terrazas, Pan de Azúcar, Los Cedros y El Jardín.
  • Ubicación: Entre las calles 57 y 66 y desde la carrera 44 a la 49.
  • Nº de casas: Existen 502, sin contar un bueno número de apartamentos que se han construido en la zona.
  • Comuna a la que pertenece: Comuna Nº 12, área de Cabecera del Llano.
  • Población: Cerca de 2 mil 500 personas.
  • ¿A qué se dedican los habitantes?: Por allí viven muchos profesionales como médicos, arquitectos, economistas, ingenieros y abogados. También es el hogar de muchos pensionados.
  • Índice de desempleo: 10.3%
  • Estratos: Cuatro y Cinco.
  • Fundación: A mediados de la década de los años 60.
  • Líderes cívicos: Jairo Odair Ruiz, Jaime Alberto Mora y Álvaro Ribera Pinzón.
  • Centros religiosos: En inmediaciones de La Floresta están la iglesia del Espíritu Santo y el templo de los Misioneros de Yarumal.
  • Planteles de educación: Queda próximo a la Universidad Autónoma de Bucaramanga, UNAB. También está relativamente cerca a la Universidad de Santander, UDES.
  • Puesto de seguridad: Al barrio lo cobija el Comando de Atención Inmediata, CAI, adecuado a la entrada de Terrazas.
  • Zona verde: El barrio está bordeado por el Parque Ecológico de La Flora.
  • Cañada: A La Floresta lo atraviesa por un costado la Quebrada La Flora, la cual tiene buena parte de sus aguas canalizadas.
  • Servicio de Transporte Urbano: Por allí pasan los recorridos de Terrazas, Pan de Azúcar, El Limoncito y la UDES.
EL AYER

Algunos sostienen que La Floresta es el ‘hermano gemelo’ de Las Terrazas. De hecho, fue construido en un gigantesco lote contiguo a esta zona suroriental de la meseta de Bucaramanga.

Los residentes más antiguos del sector sostienen que a la hora de edificar, la firma Urbanas estableció un singular plan denominado: ‘terceras partes’, el cual le apostó a edificar casas grandes, con áreas verdes, patios enormes, piezas cómodas y, en general, espacios confortables.

Imitó el modelo de edificación de Las Terrazas. Por eso, La Floresta fue edificado en varias superficies de tierras llanas.

Según los diseños de los arquitectos del momento, las viviendas deberían estar dispuestas en forma escalonada y, además, se tenían que levantar en la ladera de la vieja colina de Pan de Azúcar.

¡Y así ocurrió! con una propuesta novedosa, en medio de un ambiente campestre que apuntaba a ser ‘al natural’, se emprendió el gran proyecto.

Transcurría 1965. La cuota inicial de cada predio era de $38 mil, con pagos mensuales de $120. Para entonces, esa cantidad de dinero era considerable y por eso la zona fue habitada por gente de estratos altos.

El lote albergó amplias residencias, las cuales se convirtieron en las sedes de hogares de cierto poder adquisitivo.

Se sabe que los primeros pobladores fueron las  familias Plata, Castilla, Arévalo, Durán, Rueda, Méndez, Serpa y Gómez. También allí residen desde hace varios años las señoras Lucila de Otero y María del Pilar Gualdrón, entre otros ilustres vecinos.

A decir verdad, La Floresta ha cambiado bastante. Muchas de las casonas del ayer hoy están convertidas en edificios, entre los que se cuentan los siguientes conjuntos habitaciones: Vizcaya, Bahamas, Canopus, Masai, Monteflor, La Floresta Real, Monarca de Alliot y Sandalo I y II.

lista
Lo positivo


•Este es uno de los poco barrios que goza de buena señalización.
• Sus casas, uniformes y con colores blancos, son bellas en su arquitectura.
• El barrio está bordeado por el Parque La Flora, convertido en un ‘pulmón’ verde.
• La tranquilidad que allí se respira es envidiable, al menos eso dicen los allí residentes.
• La nomenclatura de las casas fue remodelada de manera reciente por la Alcaldía.

lista
Lo negativo


•Hay algunas vías que están deterioradas. Es el caso de la calle 66 con carrera 45.
• En varios sectores, la maleza está devorando los andenes y parte de las vías.
• El polideportivo del barrio necesita una brigada de mantenimiento y reparación.
• El alumbrado público es deficiente, tal como lo registran las farolas de la calle 66.
• Los lotes de engorde del barrio La Floresta están abandonados.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad