jueves 28 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Así van los siete días de paro en Bucaramanga

Bucaramanga volvió a ser ejemplo de movilización pacífica, en el marco de la marcha nacional. No obstante, en la noche un grupo de vándalos alteró el orden público en el Centro de la ciudad, afectando varios establecimientos comerciales. Vanguardia presenta un recuento de los siete días de protesta que se han vivido en la capital santandereana y su área.
Escuchar este artículo

¡A parar para avanzar, viva el Paro Nacional!”. Esta fue la frase que miles de ciudadanos exclamaron ayer al unísono en Bucaramanga, durante la marcha nacional que se desarrolló en cientos de municipios en contra del Gobierno Nacional.

Una vez más, habitantes de la capital santandereana y de su área metropolitana dieron ejemplo de protesta pacífica. La Policía, que custodió esta movilización en tierra y desde el aire, casi que ni intervino ya que no se registraron desmanes ni desórdenes por parte de los manifestantes durante el recorrido.

Lea también: Comité de paro exige al presidente Duque un diálogo directo

Más tarde de lo programado

En Bucaramanga, las tres marchas que se anunciaron para las dos de la tarde finalmente se iniciaron pasadas las tres de la tarde. Partieron de forma simultánea concentraciones desde la Puerta del Sol, parque San Pío y la sede principal de la Universidad Industrial de Santander, UIS.

La movilización de ayer tuvo menos asistentes que la realizada el pasado jueves 21 de noviembre. No obstante, la participación fue masiva y la cantidad de ciudadanos inconformes fue tal que paralizaron por completo la movilidad vehicular de arterias como las carreras 27 y 33, y la calle 36.

“Rechazo el manejo que el Gobierno de Iván Duque le está dando a asuntos tan importantes como la salud y la educación. No marcho por ningún partido político. Soy madre y creo en la transformación que impulsan los jóvenes, cambios que nuestra generación nunca propuso”, expresó a Vanguardia Johana Balaguera, asistente a la marcha.

Marcharon en paz

La movilización de este miércoles en Bucaramanga transcurrió sin hechos de violencia ni de vandalismo. De hecho, los mismos asistentes observaban con recelo a algunos encapuchados que marchaban.

“Quítense esas capuchas muchachos. La gente de bien no tiene por qué cubrirse el rostro. Es una marcha pacífica y no vamos a permitir desórdenes”, dijeron un par de señoras de la tercera edad a un grupo de cinco jóvenes.

Cuando las tres marchas se unieron, sobre la calle 36 con carrera 25 tres encapuchados prendieron en llamas algunos trapos. De inmediato, los mismos manifestantes impidieron el desorden que trataron de hacer estos ‘capuchos’, rociaron agua y disiparon a los inadaptados.

Un grupo de policías y de miembros del Esmad, que estaban a unos dos metros de distancia, alzaron sus pulgares en muestra de solidaridad y de cooperación. De resto, no se observaron más brotes o intentos de desmanes durante la marcha.

Hasta las cinco de la tarde, cuando la marcha ya había arribado a la Plaza Cívica, el reporte de la Policía Metropolitana de Bucaramanga era de completo orden y calma.

Dato: Voceros de organizaciones sindicales y representantes de movimientos estudiantiles indicaron que las movilizaciones se mantendrán por tiempo indefinido.

Vanguardia le presenta un recuento de lo sucedido durante estos siete días de paro en Bucaramanga, a continuación:

Día 1. Marcha Nacional

El pasado jueves 21 de noviembre, desde las 8:00 de la mañana, la población empezó a congregarse en diferentes puntos de Bucaramanga para realizar plantones y ultimar detalles de lo que sería la gran marcha. Esto ocasionó la interrupción del tráfico en sectores como la Puerta del Sol y la carrera 27.

A las 2:00 de la tarde, tal y como se tenía programado en todo el territorio nacional, se dio inicio a la movilización que arrancó desde tres puntos (Puerta del Sol, Universidad Industrial de Santander, UIS, y Hospital Universitario de Santander, HUS) y terminó en la plaza cívica Luis Carlos Galán Sarmiento, con la participación de miles de ciudadanos.

Durante toda la jornada se respiró un aire de paz y tranquilidad. Sin embargo, sobre las 6:00 de la tarde, encapuchados empezaron a agredir a los miembros de la fuerza pública; no obstante, alteraron el orden público, ocasionando graves afectaciones a los bienes públicos y privados. Los disturbios se concentraron en el centro de la ciudad.

También le recomendamos: Bucaramanga marchó en paz

Según el informe oficial emitido por las autoridades locales y departamentales, unos 50 establecimientos comerciales fueron pintados con grafitis y 21 más averiados en sus fachadas, puertas y ventanas; uno de esos, ubicado en el centro de la capital santandereana, fue saqueado.

Por estos desmanes, se pudo establecer que ocho uniformados resultaron heridos, dos personas fueron capturadas y judicializadas, y 19 ciudadanos más fueron amonestadas por actos de vandalismo.

En cuanto a Metrolínea, la entidad reportó que si bien la flota no sufrió ningún tipo de afectación, sí hubo ataques a las estaciones Quebrada Seca, Chorreras, La Rosita y La Isla. Sus puertas y vidrios quedaron rotos. Entre tanto, la estación del parque de Los Niños fue ‘grafiteada’.

Día 2. ‘Cacerolazo’

El viernes 22 de noviembre, los bumangueses fueron convocados a un ‘cacerolazo’, por parte de líderes estudiantiles. Desde ventanas y puertas, habitantes de Floridablanca, Girón y Piedecuesta también se unieron a esta forma de protesta que tuvo eco en la mayoría de comunidades.

La movilización fue protagonizada por cerca de 700 personas, en su mayoría jóvenes, quienes salieron del campus central de la UIS con destino al parque San Pío, para expresar su inconformidad con el Gobierno Nacional. Ellos también llevaban su cacerola.

Solo se reportaron interrupciones en el tráfico de las principales vías de la localidad.

Día 3. ‘A pedalear por el paro’

En la tarde del sábado 23 de noviembre se realizó un ciclopaseo, donde participaron cerca de 500 pedalistas. El recorrido inició en la sede principal de la UIS con destino al sector conocido como ‘Papi Quiero Piña’, en Floridablanca.

Cuando los biciusuarios llegaron al puente de Provenza realizaron una parada y se tomaron los carriles sentido sur - norte, por lo que se produjo cierre de la autopista Bucaramanga-Floridablanca. La situación afectó incluso el servicio del Sistema Integrado de Transporte Masivo.

Hacia las 5:30 de la tarde, se reportó bloqueo de la autopista a Piedecuesta y una hora después en la autopista a Bucaramanga, a la altura del centro comercial Parque Caracolí.

Al caer la tarde, en el parque San Pío se realizó un ‘Cacerolazo Bailable’, donde varios grupos de bailarines amenizaron la jornada de protesta que se llevó a cabo en completa calma.

Día 4. ‘Cacerolazo’

En la noche del domingo 24 de noviembre, un nuevo ‘cacerolazo’ protagonizaron los bumangueses. El punto de concentración de la población fue en inmediaciones del centro comercial Cacique.

Posteriormente, la aglomeración se dirigió hacia la UIS causando congestión sobre la autopista Floridablanca - Bucaramanga.

Las autoridades locales no reportaron afectaciones en el orden público, solo traumatismos en el tráfico vehicular.

Día 5. Marcha de las mujeres

Desde la UIS inició la movilización por la garantía de los derechos humanos de las mujeres colombianas, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de las Violencias contra las Mujeres. Participaron organizaciones y colectivos convocantes del paro nacional, Movimiento de Mujeres de Santander, alianza de colectivos políticos, organizaciones sociales y mujeres feministas.

La presentaciones artísticas y culturales marcaron la diferencia de lo que fue este quinto día consecutivo de protesta. No se reportó ningún brote de violencia, pese a la cantidad de asistentes.

Pasadas las 10:00 de la noche, a un grupo de personas se les vio de nuevo por las calles. En esta ocasión, para rechazar los hechos violentos que se han registrado en el país, durante los días de paro y que ya cobró la vida de un civil.

Desde edificios se escuchaban sonido de cacerolas.

Día 6. ‘Velatón’

Sobre las 6:00 de la tarde del martes 26 de noviembre, Fecode, entre otras agremiaciones sindicalistas y estudiantiles de Santander, convocaron a una ‘velatón’ para rechazar la muerte de Dilan Cruz, el joven que falleció días después de resultar herido de gravedad por una acción del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, en Bogotá.

La actividad, donde se demostró la unión del pueblo santandereano, fue aprovechada para rechazar lo que consideran exceso de fuerza por parte de la Policía y para exigir el “desmonte” del Esmad.

Hacia las 6:00 de la tarde, un río de personas empezó a caminar desde la UIS hacia el parque San Pío, donde se concluyó con una ‘velatón’ y otras actividades simbólicas.

A pesar de la multitud, la Policía Nacional no registró hechos violentos, solo caos en la movilidad por la toma de vías de alto flujo vehicular.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad