miércoles 22 de abril de 2020 - 12:00 AM

Asilos de Santander están “a punto de cerrar por la falta de recursos”

Cerca de 65 centros vida y asilos en Santander están en riesgo de paralizar labores. Más de 18 mil adultos mayores resultarían perjudicados con el cierre de estos establecimientos. Sus directivas aseguran que “ falta más inversión por parte del Estado”.
Escuchar este artículo

Este martes, asilos y centros vida del país lanzaron un SOS ante la grave crisis financiera que vienen afrontando desde hace varios años y que se agudizó a causa del Coronavirus. Más de 1.200 ‘ancianatos’ operan en el territorio nacional.

En Santander, cerca de 65 establecimientos de este tipo y que dependen de la ayuda del Estado están en riesgo de paralizar la atención próximamente. Sus directivas aseguran que el dinero aportado por el gobierno “no alcanza”.

Lea también: 6.631 adultos mayores pasan hambre en Bucaramanga

Como si fuera poco, en muchos casos las administraciones departamentales y municipales aún adeudan aportes correspondientes a la vigencia de 2019, para el funcionamiento de centros vida y asilos.

La situación es muy compleja. En el departamento un buen número de estos ‘ancianatos’ se sostiene, en cierta medida, con donaciones de alimentos para poder cumplir con las raciones alimentarias que diariamente requiere cada adulto mayor. Párrocos, fundaciones y ONG contribuyen con la causa.

Administradores de centros vida y asilos de la región señalan que se hacen “esfuerzos gigantes”, para garantizar los cuidados especiales que necesitan quienes padecen afecciones de salud. Hay dificultades hasta para comprar productos y utensilios de aseo personal y general.

“Lo de la estampilla no alcanza”

En la actualidad, cerca de 18 mil adultos mayores se benefician con los servicios que brindan estos 65 establecimientos en Santander. Alrededor de 3.500 personas de la tercera edad están alojadas en los asilos y reciben cuidados las 24 horas.

Más de 15 mil ciudadanos mayores se favorecen con Los centros vida. Acuden allí durante casi seis horas diarias entre semana, y son asistidos con alimentación, terapias, talleres, recreación, entre otros beneficios.

Para costear el funcionamiento de estos ‘ancianatos’, se estableció que las administraciones departamentales y municipales pueden retener entre el 1 % y el 4 % del monto de los contratos públicos que se realicen. Posteriormente el dinero retenido se debe distribuir y entregar a dichos establecimientos.

Ángel Quiñónez, director del Hogar Fundeluz en Bucaramanga y presidente de la Federación Nacional de Centros de Protección y Centros Vida del Adulto Mayor, Fedemayor, manifestó a Vanguardia que “lo único que recibimos del gobierno es el giro de la estampilla Pro Anciano, pero estos recursos no alcanzan. Además, la Gobernación de Santander nos debe los aportes desde noviembre y ya tienen represados cerca de $10 mil millones, mientras las instituciones están a punto de cerrar.

“Para un adulto mayor que es autosuficiente y que esté alojado, se necesita una inversión diaria cercana a los $20 mil. Si se trata de alguien con discapacidad o enfermedad, su cuidado diario se eleva a los $45 mil. Pero el Municipio recauda estampilla cerca de $600 por día... Estamos en una situación insostenible, necesitamos hallar soluciones con las autoridades”, agregó Quiñónez.

Directores de ‘ancianatos’ en Bucaramanga indicaron que la Alcaldía adeuda los giros de febrero y marzo pasados, “y de noviembre y parte de diciembre de 2019”.

Hablan las autoridades

Milton Villamizar, secretario de Desarrollo Social de la Gobernación de Santander, aseguró a Vanguardia que “la anterior Administración dejó pendientes los giros de noviembre y de diciembre pasados, los recursos tampoco estaban comprometidos. Ese dinero tuvo que entrar a una figura jurídica denominada recursos del balance, y ser aprobados por la Asamblea Departamental.

“Hace como 15 días se aprobaron estos recursos. Estamos ultimando unos trámites administrativos y esperamos que en los próximos días ya se puedan generar las órdenes de pago correspondientes”, dijo el funcionario.

El Secretario de Desarrollo Social de Santander reconoce que el dinero destinado por el Estado para dichos establecimientos “es muy poco, ante la necesidad que existe. Se deben apalancar más recursos. De hecho, no todos los adultos mayores alcanzan a ser beneficiados. En el departamento tenemos una población cercana a las 285 mil personas en tercera edad, y cerca del 80% de ellas son de estratos 1, 2 y 3”.

Por su parte, Natalia Durán, secretaria de Desarrollo Social de la Alcaldía de Bucaramanga, aseguró que “los recursos de los giros correspondientes a febrero y marzo ya están disponibles para la entrega, solo falta que cada institución legalice las cuentas para que reciban el dinero.

“Hay unos excedentes de los recursos de estampilla del año pasado. Ese dinero está en la bolsa de la estampilla de adulto mayor, y se puede desembolsar únicamente si cada institución presenta sus cuentas. A mediados de marzo pasado hicimos un desembolso cercano a los $800 millones”, añadió Durán.

La Alcaldía de Bucaramanga informó que ya se inició la entrega de 12 mil mercados para la población de la tercera edad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad