miércoles 17 de mayo de 2017 - 12:01 AM

Avances en tratamientos al párkinson dependen de las mejoras tecnológicas

El inicio de las cirugías para controlar el párkinson definió un cambio en el tratamiento de la enfermedad. Con la evolución tecnológica se esperan progresos en los dispositivos y resultados.

“El párkinson es una enfermedad muy limitante, que en inicio solo teníamos fármacos para tratarla, pero desde que empezaron las cirugías, los resultados han sido radicales y ahora tenemos más opciones, distinto a lo que ocurría antes, cuando solo podíamos ver deteriorar al paciente”, indicó Jorge Armando Castellanos Prada, neurólogo clínico del Hospital Internacional de Colombia, programa de cirugía de movimientos anormales.

Dice que desde 1986 se hace este tipo de intervenciones en Colombia, que aunque no cura la enfermedad, devuelve la funcionalidad que había perdido la persona. Las primeras fueron de extirpación, pero, por no ser reversibles y porque el cerebro encontraba otras vías para recaer en la afectación, fueron suspendidas.

“Luego aparecieron los dispositivos electrónicos que funcionan con base en una batería, que por medio de un electrodo transmiten corriente al cerebro, estimulando núcleos en el cerebro para modificar el temblor y la rigidez”, agregó Castellanos Prada.

Ese dispositivo es el que ha cambiado, tras modificarse el electrodo y la batería, por lo cual explica que luego de que en abril de 2013, la Fundación Cardiovascular de Colombia, fuera pionera en la ciudad con esa cirugía, desde entonces han hecho 23 intervenciones, mejorando no solo esa patología, sino también otros trastornos de movimiento como temblores y distonía.

De las 23 cirugías, 3 han sido por temblores, una con distonía y 19 de párkinson, pacientes a los cuales se les hace seguimiento constante, porque según dice el especialista, es necesario estar ajustando el nivel de estimulación eléctrica al cerebro, conforme evoluciona o se estabiliza la enfermedad.

Seguimiento a pacientes

“Cuando implantamos el dispositivo es necesario estar manipulando la información de la estimulación, porque eso se ajusta de acuerdo a la necesidad del paciente. Así lo hacemos cada tres o seis meses dependiendo de cada caso. En la actualidad mantenemos el seguimiento a todos los pacientes que hemos intervenido por esta causa”, explica el especialista, indicando que al hacer proyección en cuanto al futuro de esta intervención, el ideal sería eliminar la manipulación desde afuera, posiblemente logrando que el dispositivo tuviera un proceso de autorregulación de la estimulación eléctrica al cerebro, además de que por medio de los electrodos, se pudieran tratar otros síntomas relacionados con la misma enfermedad.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad