domingo 18 de noviembre de 2018 - 12:01 AM

Bucaramanga fue la sede del concurso regional de robótica

Al menos 150 estudiantes se dieron cita ayer en el Colegio de la Santísima Trinidad, de Bucaramanga, para demostrar todas sus habilidades y destrezas en el Torneo Regional “First Lego League”, FLL, clasificatorio para las pruebas de los diferentes eventos de robótica a nivel nacional e internacional.

El FLL es una competencia mundial de robótica, que organizan la “For Inspiration and Recognition of Science and Tecnology Foundation” y Lego, en la que cada año participan jóvenes de todo el mundo, con edades entre los 9 y 16 años.

En las justas regionales de ayer, 16 equipos, que representaron a seis colegios públicos, ocho instituciones privadas y dos tecnoacademias, presentaron sus proyectos e iniciativas robóticas.

Lea también: Santandereanos buscan recursos para representar a Colombia en mundial de Robótica

En el marco de una sana competencia, en donde primaron la creatividad y la diversión, los jóvenes presentaron sus distintos diseños.

Al cierre de esta edición se conocieron los primeros ganadores del certamen, entre ellos están: Cafebots, del Colegio Café Madrid; la Fundación Bilingüe, de Valledupar; el Colegio Albania; la tecnoacademia de Cúcuta; la Institución Educativa Rosedal y el Instituto Politécnico, de Bucaramanga.

El certamen fue organizado por Parque Científico de Innovación Social, PCIS, de Uniminuto, que coordina las finales para diferentes instituciones regionales del país.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad