lunes 11 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Bucaramanga insistirá en la transformación de las basuras

La Alcaldía de Bucaramanga destinaría cerca de $13 mil millones para adquirir una tecnología de punta que permita transformar los residuos orgánicos en energía eléctrica. Vanguardia le informa detalles de esta nueva iniciativa.
Escuchar este artículo

En promedio, cada bumangués dispone a diario un kilogramo de residuos sólidos en el relleno sanitario El Carrasco. En un mes, Bucaramanga transporta y entierra alrededor de 15 mil toneladas de desechos en dicho sitio de disposición final.

Tales estadísticas tienen al Gobierno de la capital santandereana formulando planes y estrategias para que la ciudad sea sostenible en el manejo de sus basuras. La Administración Municipal insistirá en la adquisición de una tecnología para tratar los residuos sólidos y convertirlos en energía eléctrica.

Lea también: Así se aprovecharán los residuos sólidos en Bucaramanga

A mediados del presente año la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, y la Alcaldía realizaron una inversión de $3.123 millones con el fin de incrementar el índice de reciclaje actual, 2%. Maquinaria, automotores y una planta de clasificación de desechos fueron adquiridos y puestos en funcionamiento desde octubre pasado.

Pero esta Estación de Clasificación y Aprovechamiento de residuos sólidos, ECA, no puede tratar ni aprovechar los restos orgánicos, como desperdicios de comida y jardín, frutas y verduras; los que más produce la ciudad.

Cifras oficiales de la Emab evidencian que dicha materia es el tipo de desecho que más se dispone en El Carrasco. El 55% de las basuras que generan los bumangueses son sobras orgánicas.

Por esta razón es que la Alcaldía de Bucaramanga quiere seguirle apostando a la compra de una tecnología de punta, que permita tratar esta clase de residuos y transformarlos en energía eléctrica, y de paso evitar que esta gran cantidad de restos orgánicos tengan que ser dispuestos en un relleno sanitario.

Se invertirían cerca de $13 mil millones

El interés de la Alcaldía de Bucaramanga por adquirir una tecnología que permita transformar las basuras ha sido una de las apuestas principales de gobierno, desde 2016.

De hecho, tal asunto desató uno de los escándalos más sonados en los últimos años sobre contratación pública en la capital santandereana, debido a que el Municipio pretendía adjudicar de forma directa un contrato cercano a los 250 millones de dólares y a un contrato de corretaje que salió a la luz pública, y que presuntamente involucró a uno de los hijos del ex alcalde Rodolfo Hernández Suárez.

Incluso, en agosto pasado la Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos a Hernández Suárez, por presuntas irregularidades relacionadas con el proceso de selección para el tratamiento, transformación y disposición final de las basuras en Bucaramanga, más conocido como el caso ‘Vitalogic’.

Casi dos años después desde que se produjo dicha polémica en la ciudad, el Municipio volvió a anunciar su interés por una iniciativa que permita transformar las basuras.

Bucaramanga insistirá en la transformación de las basuras

Recientemente se finalizó un estudio que contrató la Emab, por un costo cercano a los $103 millones, para evaluar la viabilidad que existe para generar energía eléctrica a partir de los desechos orgánicos que generan los bumangueses.

El Alcalde (D) de Bucaramanga, Manuel Azuero, informó a Vanguardia que “se tuvo en cuenta una experiencia exitosa que aplicó Incubadora de Santander. Este proyecto costaría cerca de $13 mil millones, sin incluir el valor del lote que se requiere para la planta de tratamiento, que se podría instalar en donde funciona El Carrasco.

“El siguiente paso es la estructuración del modelo financiero, para poder apalancar la realización del proyecto. Al gobierno entrante le vamos a entregar un modelo genérico, en el cual ellos pueden insertar variables y evaluar alternativas, sea con recursos de crédito, del Municipio, de la Emab; etc”, agregó el mandatario.

Los resultados del estudio

Javier Martínez, ingeniero que desarrolló el estudio contratado por la Emab, entregó detalles sobre este proyecto para la transformación de restos orgánicos. “La idea es iniciar con 60 toneladas diarias de residuos, que van a venir directamente de las plazas de mercado, supermercados, fruver y Centroabastos. Este tipo de materia es la que más produce contaminantes y lixiviados.

“La materia se clasificaría a través de la misma ECA, y luego se trasladaría a la planta de biodigestión anaeróbica (ver recuadro), en donde una máquina centrífuga seleccionaría la materia orgánica que será tratada y que producirá energía eléctrica. Sería un proyecto auto sostenible, que a partir del sexto mes podría iniciar su segunda fase, para convertir 120 toneladas diarias”, explicó este especialista.

Este experto en manejo de residuos sólidos detalló cuál sería el tratamiento que se haría a tales desechos y qué se haría con la energía eléctrica que se produciría.

También le puede interesar: El Carrasco: ¿20 años ‘tirados a la basura’?

“La materia orgánica se tritura en esta planta, se mezcla con agua y se lleva a un tanque en donde se hace un tratamiento con hidrólisis (desdoblamiento de una molécula por la acción del agua). Luego este material pasa a un biodigestor, en donde hay bacterias que producirán metano. Este gas se recolectará y se llevará a un motor, para que produzca la energía.

“Un 5% de esta energía se va a auto consumir en la planta y el resto se entregará a la red pública de la ciudad, para el consumo y venta. También se podrá vender abono sólido y líquido, de producción orgánica”, expuso Martínez.

¿Cuándo se haría realidad?

Manuel Azuero, alcalde (D) de Bucaramanga, indicó que “ya le corresponde al alcalde Juan Carlos Cárdenas, pero creo que si se mantiene el ritmo de trabajo haría falta un año más de planificación y un año más para la ejecución y adecuación del proyecto como tal, para que dicha planta pudiese estar en operación para el 2022.

“La reunión con el alcalde electo la vamos a tener a principios de diciembre próximo, para exponer este proyecto en particular. Independientemente de que no hayamos hablado al respecto, el ingeniero Juan Carlos ha expresado públicamente su interés y compromiso por promover un proyecto que permita la transformación de los orgánicos, ya que esta materia no se puede reciclar”, agregó la primera autoridad de la ciudad.

Una vez se tenga definido el plan de financiamiento para este proyecto de $13 mil millones, se iniciaría la fase de contratación pública.

Azuero comunicó que, “luego se deberá adelantar una convocatoria pública, para escoger al proveedor de la tecnología. Una vez se defina el proveedor, se hará un proceso de licenciamiento ambiental en el predio que se elija para el proyecto.

“En el informe de empalme, disponible en la página web empalme.bucaramanga.gov.co, existe un capítulo especial en el que recomendamos que este proyecto se priorice”, añadió el Alcalde (D) de Bucaramanga.

Bucaramanga insistirá en la transformación de las basuras

¿Qué piensa el alcalde electo?

Juan Carlos Cárdenas, quien gobernará a Bucaramanga en el periodo 2020-2023 y quien fue ‘catapultado’ como candidato por el ex mandatario Rodolfo Hernández Suárez, ha manifestado su intensión por dar continuidad a las políticas que impulsa el gobierno actual; una de ellas el manejo de las basuras.

De hecho, en su plan de gobierno Cárdenas manifiesta su interés por ejecutar un proyecto muy similar al que acaba de anunciar la Alcaldía de Bucaramanga.

Una de sus proyecciones para la capital santanderena, sobre el manejo de basuras, es “poner en marcha un sistema integral de tratamiento de residuos orgánicos generados por la central de abastos, las plazas de mercados y otros grandes generadores, con el fin de complementar las actividades de aprovechamiento y reducir en total, entre 2019 y 2023, en un 50% los residuos que se disponen en el relleno sanitario”.

¿Qué es la biodigestión anaeróbica?

Es una moderna técnica que ya emplean varios países para el tratamiento de residuos orgánicos, en vez de disponer los mismos en rellenos sanitarios o basureros.

Este proceso consiste en la aplicación de bacterias y proteínas a tales desechos, para generar una reacción química que es capaz de descomponer la materia en cuestión.

Durante dicha descomposición los materiales generan diversos gases, entre ellos dióxido de carbono y metano, que pueden ser aprovechados como combustible.

En la mayoría de proyectos, este biogás es conducido y utilizado para alimentar motores de combustión, que a su vez pueden generar energía eléctrica.

Dicha técnica se caracteriza por ser sostenible en materia ambiental, y por no producir remanentes.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad