jueves 14 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Bucaramanga permitirá las ventas callejeras en furgones

La Alcaldía de Bucaramanga inició el estudio legal para determinar en qué zonas y horarios podrán funcionar los mundialmente conocidos ‘food trucks’ o furgones de comida. El próximo mes el Municipio expediría tal reglamentación.

Bogotá y Medellín, las primeras ciudades del país en donde comenzaron a operar los ‘food trucks’, estudian la reglamentación de dicha actividad comercial desde 2016. De llegar a cumplirse lo anunciado por la Alcaldía, Bucaramanga sería la primera del país en regular la operación de estos furgones de comida.

De acuerdo con lo informado por el Gobierno de la capital santandereana, ya se iniciaron los respectivos estudios legales para determinar en qué zonas y horarios se permitirá este tipo de comercio callejero, que ha generado polémica en un sector de los comerciantes formales. El Municipio anunció que lo proyectado es expedir tal regulación el próximo mes.

Contexto de la noticia: Empresarios critican proyecto de ‘Food Trucks’ de Alcaldía de Bucaramanga

Vanguardia Liberal le presenta las observaciones que hicieron sobre tal iniciativa la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, y la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodres.

Normas fijadas en el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, parámetros relacionados con publicidad exterior, ruido, higiene, obligaciones tributarias, entre otros factores, hacen parte del análisis que adelanta la Alcaldía.

Es importante dejar claro que, según lo indicado por la Administración Municipal, quienes operen los ‘food trucks’ deberán pagarle a la ciudad por el aprovechamiento comercial del espacio público.

“Esta es una de las estrategias enmarcadas dentro del Plan Maestro de Espacio Público. Estamos en la revisión normativa para la reglamentación de los food trucks. Esperamos en marzo próximo tener una reglamentación específica”, informó Julián Carvajal, director de la Defensoría del Espacio Público de Bucaramanga.

Le puede interesar: ¿Ha servido el Plan de Espacio Público para ordenar el Centro de Bucaramanga?

Polémico piloto

En octubre de 2018 la Alcaldía de Bucaramanga autorizó el funcionamiento de seis ventas callejeras en furgones, por un periodo de tres meses, en diversos puntos de Cabecera y uno en Real de Minas. Dicho ejercicio consistió en una prueba piloto sobre este tipo de comercio.

Las críticas de los comerciantes formales y de los gremios no se hicieron esperar, ya que el Municipio no les cobró a estos seis comerciantes por el aprovechamiento comercial del espacio público. También hubo molestia porque tales ‘food trucks’ carecían de los controles que sí se aplican en establecimientos comerciales, como en asuntos sanitarios, mercantiles y tributarios.

De acuerdo con lo indicado por Manuel Azuero, jefe de Gobernanza de la Alcaldía, “este piloto finalizó en los últimos días de enero pasado, por lo cual esos comerciantes están expuestos a sanciones. Ahora les corresponderá iniciar el trámite de permiso ante el Municipio, como cualquier otro ciudadano que quiera sacar provecho del espacio público”.

“Los interesados se deberán inscribir en una plataforma, tendrán que capacitarse sobre la implementación del Plan Maestro de Espacio Público y finalmente firmarán un contrato con el Municipio”, agregó Azuero.

Más orden y control

Desde 2016 el negocio de los ‘food trucks’ comenzó a crecer en la ‘ciudad bonita’. Y aunque no precisamente se hace en furgones o camiones, sí existen decenas de automotores acondicionados que ejercen ventas en las calles.

Según explicó el Director de la Defensoría del Espacio Público de Bucaramanga, ante el auge de este tipo de comercio, es oportuno crear cuanto antes una regulación para impartir estrictos controles, con el fin de evitar molestias en la comunidad, salvaguardar al consumidor, y de paso contrarrestar la competencia desigual entre comerciantes.

“Queremos reconocer formalmente esta dinámica que viene presentándose en el país y en el mundo. Se busca fijar parámetros de seguridad y salubridad, para que sean exigibles a estos comerciantes, entre otros aspectos que serán obligatorios para su funcionamiento”, precisó Carvajal.

Fenalco pide controles

El Director de Fenalco Santander, Alejandro Almeyda, considera que tal iniciativa debe ser complementada con estrictos y permanentes controles en diversos ámbitos. “Es importante que estos ‘food trucks’ cumplan con las mismas exigencias legales que tienen los comerciantes formales, como registro mercantil y de Invima, visitas de la Secretaría de Salud y requisitos sanitarios”.

“Además, se debe validar si estos puestos ambulantes de comida responden con impuestos de Industria y Comercio y facturan por los servicios prestados”, agregó Almeyda.

El Director de Fenalco Santander también señaló que la operación de dichos furgones debe permitirse únicamente en sitios en donde no se perjudique el deleite del espacio público ni los desplazamientos de la ciudadanía.

“Esperamos que en las zonas en donde se permitan, no se afecte la movilidad. En muchas ciudades del mundo se realizan ejercicios similares, y los propietarios están carnetizados, cumplen con las normativas del comercio, con horarios específicos, y los mismos dueños son responsables del orden y aseo del espacio público”, acotó el líder gremial.

“Debe ser bien regulado”

Rafael Mendoza, presidente en Santander de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodres, manifestó que “estamos estudiando en detalle el Plan Maestro de Espacio Público, aún no lo conocemos. No se puede permitir que los ‘food trucks’ se conviertan en ventas ambulantes elegantes, debe ser bien regulada esta actividad”.

Mendoza afirma que los comerciantes formales ven con ‘buenos ojos’ dicha iniciativa, pero cree que si las autoridades no reglamentan con rigurosidad su operación “se desmotivaría a quienes sí cumplen las normas y pagan impuesto”.

“Por ejemplo, en el aspecto sanitario, los ‘food trucks’ cómo van a garantizar baños para los clientes. Mientras a los formales sí nos exigen que tengamos baños separados para hombres y mujeres, y lugar para el lavado de manos”, señaló el líder gremial.

El Director de Acodres Santander espera que este tipo de furgones también cumplan con todos los parámetros y requisitos mercantiles que se exigen a los establecimientos formales.

“Los ‘food trucks’ también deben pagar, además del impuesto por el uso del suelo, todas las obligaciones tributarias que impone la ley. De lo contrario, sería una competencia desleal para los comerciantes formales”, señaló Mendoza.

Acodres Santander considera que los ‘food trucks’ deben ser ubicados en parques o plazoletas y no en vías, para evitar perjudicar la movilidad de la comunidad.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad