martes 23 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Cada bumangués perdió el 80% de su espacio público

Cada bumangués dispone de apenas 3,4 metros cuadrados (m2) de espacio público efectivo que les ofrece la ciudad para vivir. Este indicador muestra que Bucaramanga está muy lejos del estándar ideal que marca los 15 metros cuadrados por habitante. Es decir, cada uno de los habitantes ha perdido el 80% de lo que debía corresponderle de espacio en la ciudad.

En otras palabras, la capital santandereana tiene un significativo déficit en materia de áreas destinadas para la movilidad, el encuentro y el disfrute de sus ciudadanos.  

Si bien la meta trazada dentro del Plan de Desarrollo Local del alcalde Fernando Vargas Mendoza, es doblar la cantidad a 6 metros cuadrados por habitante en Bucaramanga, la realidad prueba que las ventas ambulantes y otros fenómenos relacionados con la invasión del espacio público proliferan por doquier en esquinas, andenes, parques, plazas, zonas verdes y calles.

Lo cierto es que la disputa por la ‘reconquista’ de las áreas que deben ser exclusivas para los transeúntes, ha sido una deuda pendiente para los gobiernos de turno, a quienes les ‘ha quedado grande’ dar solución integral a esta problemática en detrimento de la calidad de vida de los bumangueses.

Antes que un símbolo de la capacidad de los alcaldes para gobernar y establecer el orden en la ciudad, el espacio público ha sido uno de los mayores ‘lunares’ de las administraciones en las últimas décadas.

Y es aquí donde surge una pregunta: ¿Qué ha pasado en nuestra ciudad que no ha sido posible solucionar los problemas que tienen que ver con el espacio público?

Diego Fran Pérez Ariza, defensor del Espacio Público de la Alcaldía, responde que la problemática radica en que 'aún el vendedor informal no ha tomando conciencia de que la fuente de ingresos no está al sol y al agua'.

Y a eso se le suma la cuota de responsabilidad que tiene el ciudadano, bajo el entendido 'de que no habría oferta, si no hay demanda', opina el funcionario.


Recuperar 15 mil m2

El objetivo de la actual Administración apunta a recuperar 15 mil metros cuadrados de espacio público efectivo en la ciudad, señala Pérez Ariza.

En lo que concierne al comercio informal, subraya que hay locales disponibles en varios centros comerciales, y además hay una coyuntura particular, como lo es el nuevo transporte masivo que entró a operar en la ciudad, el cual va en ‘contravía’ a este tipo de ventas ambulantes.

Pero el tema del espacio público no comienza ni termina con los vendedores ambulantes, ya se trabaja con los formales para que no invadan los andenes con sus cajas de mercancías y maniquíes al igual que con los conductores que se parquean en aceras.

En ese contexto, el Gobierno Local tiene a mediano plazo el proyecto de hacer el Registro Poblacional Personalizado, con el propósito de capturar la información de las ventas informales para generar proyectos específicos.


POLÍTICA DE LA ACTUAL ADMINISTRACIÓN

Al insistir en que el Gobierno Municipal ha planteado una oferta institucional al comercio informal para que se retire de las calles, Édgar Fernando Salcedo Silva, secretario de Gobierno de la Alcaldía, explica que la política oficial es devolverle la movilidad peatonal y vial a la ciudad a como dé lugar.

A partir de esa premisa, cita que la estrategia abarca la capacitación y la educación. 'Una persona cambia su visión de vida', adquiriendo conocimientos sobre otras artes u oficios, para que a través de Famiempresas o microempresas puedan generar sus ingresos desde la casa, sin necesidad de invadir el espacio público.

La segunda alternativa la constituye el programa de reubicación, donde se mantienen 265 locales del centro comercial Feghali listos para que sean ocupados. Hay adicionalmente otros 300 a 400 locales disponibles en las plazas de mercado, precisa Salcedo Silva.

En tercer lugar, se configuran los créditos blandos: 'tenemos suficientes recursos para prestar a los vendedores que se hayan pasado a la formalidad. El año 2008-2009 se tenían $60 mil millones garantizados para apoyo a microempresarios', según el funcionario.

Otra opción es la asesoría permanente del Sena y el Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial, Imebú.

En criterio del Secretario de Gobierno, 'tenemos una herencia muy flexible frente al tema de espacio público… nuestra principal debilidad es la cultura de la gente, acostumbrada a comprar artículos de mala calidad y de contrabando así como consumir alimentos en la calles, que sólo incentivan el fenómeno de la invasión en el espacio público'. Y puntualiza que 'para tener una ciudad de calidad, debemos tener ciudadanos de calidad'.


síntesis

Experiencias anteriores

• Los dos únicos mandatarios locales que marcaron un precedente en cuanto a recuperación del espacio público fueron Plinio Silva Marín y Luis Fernando Cote Peña.

• El primero, en el año 1987, recuperó el parque Centenario tras el desalojo de los comerciantes estacionarios que ocupaban ese escenario, y quienes posteriormente fueron trasladados a Sanandresito La Isla. Además, la zona estaba convertida en un improvisado terminal de transporte intermunicipal.

• La administración de Cote Peña lideró en 1998 un Plan de Recuperación del Espacio Público, el cual hizo posible que 571 vendedores que ocupaban las calles se trasladaran al centro comercial Feghali.

• Dos años después, este alcalde retiró de las calles del centro a los dueños de casetas y ‘zorreros’, reubicándolos en 725 locales del centro comercial ‘Sol de la Alegría, hoy llamado ‘San Bazar’.

LA VOZ DEL EXPERTO

Estructurar plan maestro de espacio público

Alejandro Ordóñez Ortiz, arquitecto investigador de Citu Experiencia Local-Laboratorio de Proyectos Urbanos

Es un problema estructural de Colombia y de los países latinoamericanos, que por factores como el desempleo, los altos índices de pobreza y en general la falta de oportunidades, se manifiesta puntual y directamente en un componente urbano como lo es el espacio público, andenes, pasajes, calles, etc.

La pregunta fundamental que no se hacen las administraciones de turno es que tienen una población vulnerable que está llegando continuamente a las ciudades buscando oportunidades, y que la ciudad y el Gobierno deben buscar alternativas para insertar a esa nueva población a la vida urbana, o bien, que el retorno al campo sea una realidad masiva para que el problema no se convierta en una crisis social aún más profunda.

Existen algunas experiencias en Medellín de manejo de las ventas ambulantes insertas en lo público, como por ejemplo en el Paseo Carabobo, donde existe cierta vinculación de los vendedores estacionarios que ahora están en un espacio abierto organizado y concertado con ellos a partir de acuerdos entre la municipalidad y sus líderes.

La Administración Municipal podría estructurar un plan maestro de espacio público que establezca un rumbo concreto en esa materia, para que de esta forma las futuras administraciones tengan un norte que consolide una estrategia integral de recuperación y mantenimiento de estos espacios, todo ello articulado a programas sociales no asistencialistas, de capacitación real y efectiva para generar un ingreso a la legalidad comercial o en otras materias.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad