viernes 06 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Cada día asaltan al menos una casa en la ciudad

Los habitantes de una casa en el barrio Quintas del Llanito, en Girón, se llevaron una sorpresa el pasado 19 de enero: cuando regresaron a su vivienda, encontraron la caja fuerte forzada y sin los $50 millones y joyas, entre ellas un reloj Rolex.

Este es uno de los 47 casos de robos a viviendas ocurridos en lo que va del año en la ciudad y el área metropolitana. Es decir, que en promedio más de una casa es asaltada por día en la capital santandereana.

Si bien según las autoridades aseguran que este tipo de atracos se redujo en cinco casos en comparación con el año pasado, la tendencia se mantiene y bajo diversas modalidades.

El último informe de la Fundación Seguridad y Democracia revela que Bucaramanga es la sexta ciudad, entre 27 del país con más de 200.000 habitantes, donde más se cometen delitos contra el patrimonio.

Durante 2007 la ciudad se encontraba en el puesto 11. Tras aumentar el número de robos en la ciudad, subió o empeoró al puesto seis, antecedida por Pereira, Villavicencio, Bogotá, Popayán e Ibagué.

Orlando Pineda, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, aseguró que trabajos de inteligencia adelantados por la Policía Judicial apuntan a que la mayoría de estos robos son ‘direccionados’.

'Hemos encontrado que los delincuentes llegan a las viviendas con pleno conocimiento de qué hay y dónde está. Incluso en ocasiones llegan hasta con la llave duplicada. Esto nos hace inferir que el robo es perpetrado con la complicidad de círculos familiares, de amigos o de empleados de las víctimas', indicó.

Según la Policía, aunque este tipo de robos es generalizado en el área metropolitana, los municipios más afectados son Floridablanca y Bucaramanga.

‘Una ciudad que ostenta’

Julio Acelas, director del Observatorio de Derechos Humanos de la UIS, explica que desde el año 2005 los delitos contra el patrimonio vienen incrementándose en la capital santandereana y su área.

'Es un fenómeno de asimetría. Mientras los delitos contra la vida disminuyen, de una forma notoria se incrementan los hurtos contra personas y domicilios', aseguró el politólogo.

Acelas cree que la situación es producto de una ciudad como Bucaramanga, 'donde ostentar se volvió importante y las brechas sociales son cada vez más marcadas. La exclusión lleva a que muchas personas quieran tener por estos medios lo que nunca han tenido'.

Y agregó: 'Ese contexto conlleva a que entre grupos de ciudadanos excluidos se cultive una idea violenta de inequidad. Aunque se dice que esta es una de las ciudades con menos desempleo del país, lo que falta por decir es que es una con las de más subempleo'.

Accionar delictivo

Según los trabajos de inteligencia adelantados por la Sijin, en Bucaramanga habría por lo menos tres bandas organizadas dedicadas de forma exclusiva al asalto de la propiedad privada.

Estas agrupaciones delincuenciales estarían conformadas por un grupo no mayor de cinco personas, quienes con el usufructo de los hurtos se abastecerían de armamento, vehículos y herramientas, como equipos de soldadura y tanques de acetileno.

'En lo que va del año hemos hecho capturas importantes de jefes de bandas delincuenciales, que perpetraron millonarios hurtos en 2008. Sin embargo, detectamos atracos a residencias cometidos por no más de dos personas, que de forma curiosa no tenían antecedentes delictivos', dijo el general Pineda.

El comandante agregó que esta clase de robos son cometidos por personas que tienen pleno conocimiento del lugar que van asaltar y lo que van a llevarse.

Las autoridades también han detectado que algunos de los asaltantes toman en arriendo apartamentos o viviendas en sectores exclusivos de la ciudad, y bajo la fachada de residentes cometen robos múltiples en esos conjuntos residenciales o barrios.

Otra de las particularidades es que los delincuentes de las bandas se movilizan en vehículos de alta gama, de un valor comercial superior a los $50 millones, para pasar inadvertidos. Además, su apariencia física incluso resulta agradable.

LISTA
Así dejan casas ‘vacías’


1 Llamada millonaria: suplantando funcionarios o autoridades, los delincuentes llaman a las casas de las víctimas, donde por lo general la llamada es atendida por la empleada del servicio. Bajo el engaño de que su jefe se encuentra detenido, le piden que recoja todos los elementos de valor y se los entregue a alguien que luego pasará por ellos.

2 ¡Usted es un ganador! Se trata de un montaje telefónico para decirle a la víctima que ha ganado anchetas o electrodomésticos. Es ahí cuando los delincuentes ingresan y cometen el hurto.

3 Ventosa: Los delincuentes identifican la casa. Si ven que el acceso es difícil, ingresan al local más cercano o a la casa del vecino. Ya allí hacen un hueco en la pared que comunica con el objetivo.

4 Arrendado fugaz: el delincuente demarca un conjunto o barrio donde existan víctimas potenciales. Allí arrienda un inmueble y tras seleccionar a su víctima, procede a asaltarlo. Tras perpetrar varios robos, opta por mudarse aduciendo que ese barrio es inseguro.

5 De una: sin planear los hechos, los atracadores tocan la puerta, intimidan con armas a los ocupantes de la vivienda y proceden a asaltarlos.

LISTA
No sea víctima


1 No le diga a nadie que tiene dinero en su casa. En su defecto, es mejor que lo cambie por cheques de gerencia.
2 Desconfíe de todas las personas que toquen la puerta de su casa. Ante la duda, llame a la Policía.
3 Mejore los cerrojos. Cambie las chapas con periodicidad.
4 Procure ponerle cerrojos a las ventanas.
5 Informe a sus hijos, familiares y empleados sobre las modalidades delictivas para que no sean víctimas.
6 No suministre información sobre sus objetos de valor a empleadas de servicio doméstico ni a personas de oficios varios. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad