martes 23 de febrero de 2021 - 12:00 AM

Cercaron el Centro de Piedecuesta para prevenir que se disparen los contagios

La Alcaldía de Piedecuesta dejó en claro que los vendedores ambulantes y semi estacionarios sí podrán seguir trabajando, pero sin bloquear las vías ni los andenes con su actividad. La Policía brinda su apoyo en el refuerzo de estos controles.
Escuchar este artículo

Desde este lunes se levantó un cerco con vallas metálicas en la calle 10 de Piedecuesta, en los alrededores del parque principal, en donde la Policía y el Gobierno Local intensificaron los controles para prevenir la acelerada multiplicación de los contagios de COVID-19 en el municipio.

Esta medida se volvió a imponer luego de las quejas reiteradas y de los llamados realizados desde un sector de la comunidad. La ciudadanía ya había advertido las aglomeraciones que se estaban presentando en dicho sector, pese a medidas que están vigentes como el distanciamiento físico.

Lea también: “Yo no soy ningún colado”: Cirujano plástico acusado de saltarse plan de vacunación en Santander

Los vendedores informales que durante varios años han ocupado la calle 10 también hacen parte de estos controles que se comenzaron a impartir. Muchos piedecuestanos señalan que la plaza o mercado informal que opera en dicha cuadra es un gran foco de contagios en la localidad.

A principios de 2021 el Gobierno de Piedecuesta ordenó una medida similar cuando dispuso cercar el parque principal, justamente para prevenir las aglomeraciones.

El reporte más actualizado entregado por el Municipio, con corte a este lunes 22 de febrero, señala que en territorio piedecuestano se han confirmado los contagios de 6.475 ciudadanos, y en estos momentos hay 208 casos activos.

Jairo Correa Guevara, secretario del Interior de la Alcaldía de Piedecuesta, informó que “hemos venido trabajando en evitar las aglomeraciones en el parque La Libertad y en la plaza de mercado. Se hizo un encerramiento de la calle 10 para evitar las aglomeraciones que hacen los vendedores y darle un respiro a una de las zonas más álgidas por posibles contagios que existe en el municipio”.

Desde hace más de cinco años los piedecuestanos le piden a la Administración Municipal estrategias y acciones efectivas para lograr la reubicación de los vendedores irregulares en la zona céntrica.

El funcionario explicó que a los comerciantes informales sí se les permitirá ejercer sus actividades, pero dejó en claro que ya se socializaron instrucciones precisas con el fin de que no existan los desórdenes que se continuaban observando hasta el pasado domingo.

“Los vendedores ambulantes deberán transitar por las calles, y los estacionarios ya están establecidos en un listado de la Secretaría del Interior. Los vendedores ambulantes y semi estacionarios son quienes han venido ocasionando obstáculos en vías como las calles 10 y 11, y las carreras 6 y 5”, precisó Correa Guevara.

Antes de esta prevención en materia de bioseguridad, en una cuadra de la calle 10 fácilmente se podían ver a más de 50 vendedores ofreciendo sus productos en plena vía pública, muchos de ellos sin cumplir siquiera con el uso de tapabocas.

Este cerco que se implementó en la zona céntrica de Piedecuesta, con apoyo de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, se mantendrá por tiempo indefinido.

En territorio piedecuestano se han contabilizado las muertes de 208 ciudadanos por causa de la COVID-19, y otras 6.038 personas ya se recuperaron del virus.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad