lunes 28 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

‘Cha’a Chaac’, el emprendimiento que vende aguas frescas en Bucaramanga

En el desarrollo de la segunda versión de la ‘Feria Regional de Negocios Verdes’ organizada por la Cdmb, emprendedores de la región exhibieron sus productos durante dos días. Una de las iniciativas expuestas es la de Juan Pablo Ángel Sarmiento, un niño de 9 años.

Cada vez que alguien se acerca a Juan Pablo y le pregunta si se inspiró en el icónico capítulo del ‘Chavo del Ocho’, en el que las aguas frescas de jamaica, parecen de limón pero saben a tamarindo, él simplemente sonríe.

Juan Pablo Ángel Sarmiento tiene nueve años y su propio emprendimiento llamado ‘Cha’a Chaac’, una marca de aguas frescas saludables en Bucaramanga, con la que pretende que niños y adultos reemplacen las bebidas azucaradas por una más sana.

“No tomo gaseosas. Quiero que los niños, como yo, puedan tomar algo refrescante y saludable”, dice Juan Pablo, quien sueña que su negocio llegue a más lugares del país.

La idea, además, tiene que ver con sus raíces: Juan Pablo nació en Ciudad de México y visita frecuentemente ese país.

Desde hace 7 años vive en la capital santandereana junto a su madre Omaira Sarmiento Santos. Ellos debieron regresar a Colombia para cuidar de la abuela de Juan Pablo, a quien le aprendió técnicas de bordado para coser sus muñecos.

En temporada de vacaciones Juan Pablo y Omaira viajan a México para visitar a algunos familiares. Allí recorren los ‘tianguis’ o mercados tradicionales. Desde pequeño, recuerda Omaira, Juan Pablo miraba fijamente las bombonas de vidrio que contienen las aguas de colores que se venden en esas plazas.

Acostumbrado a esa sensación refrescante, Juan Pablo ha preferido las aguas frescas elaboradas artesanalmente por su madre. “Hicimos las mezclas y él me preguntó ‘¿Podríamos vender esto?’”, recuerda Omaira le comentó su hijo.

Entonces empezaron a combinar los ingredientes y hoy tienen tres presentaciones para la venta: La azul: mandarina, limón y menta; la amarilla: piña y manzanilla; y la roja: remolacha, clavos y canela.

¿De dónde viene ‘Cha’a Chaac’?

Juan Pablo asegura que eligieron el nombre de la marca, junto a su madre, por dos razones: la primera por el significado de esas palabras en la cultura de los mayas.

Cha’a es la palabra del ritual para llamar al dios de la lluvia en la mitología Maya, y Chaac es el nombre de ese dios.

El segundo motivo es el sonido que produce el golpe de la bebida contra las paredes de la botella al agitarla. “Suena Cha’a Chaac”, explica Omaira. Este emprendimiento ha ido creciendo. Pronto esperan dar el salto a las redes sociales, también buscan un empaque distinto a las botellas plásticas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad