sábado 21 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Colegio de $5.834 millones y dos años de uso no tendrá más clases en Bucaramanga

En Bucaramanga, un colegio que se utilizó solamente durante dos años, con capacidad para 1.300 estudiantes, no volverá a tener más clases. Se cometieron graves errores en su construcción, y actualmente existe el riesgo de que la estructura pueda colapsar.
Escuchar este artículo

la construcción de la Institución Educativa Villas de San Ignacio sobre un terreno inestable, fue el craso error que ocasionó el fracaso de este proyecto escolar en Bucaramanga, al cual se le invirtieron en total $5.834 millones.

Este mega colegio de tan solo dos años de uso, ubicado en el norte de la capital santandereana, en el barrio Bavaria II, no volverá a tener más actividades educativas, debido al riesgo de colapso de la estructura que existe.

Lea también: Cuando ir a clases es todo un riesgo en Santander

Así lo confirmó a Vanguardia el alcalde (D) de Bucaramanga, Manuel Azuero. El funcionario también dio a conocer que el Gobierno Local tendrá la responsabilidad de definir qué se hará con tal infraestructura.

La Administración Municipal garantizó los cupos escolares de los cerca de mil alumnos que se beneficiaban de dicha institución. La comunidad de Villas de San Ignacio ahora cuenta con otro mega colegio, que se construyó cerca del vecindario y que está recién terminado. (Ver recuadro)

Clases durante dos años

La Institución Educativa Villas de San Ignacio fue inaugurada el 29 de septiembre de 2010. Su planta física tuvo un costo de $3.000 millones, y la contratación y ejecución de este proyecto estuvo a cargo del Gobierno Nacional.

Se hicieron 24 aulas, entre salones y laboratorios. Canchas para la práctica de múltiples deportes, cafetería-comedor y un moderno auditorio.

Tras algunos meses de ser estrenado el colegio, la comunidad educativa y los padres de familia comenzaron a notar grietas en pisos y paredes. Más tarde, estas fisuras se multiplicaron y se extendieron en varios puntos de la planta física.

Colegio de $5.834 millones y dos años de uso no tendrá más clases en Bucaramanga

Ante las denuncias realizadas y luego de corroborar dicha situación, en mayo de 2013 la Alcaldía de Bucaramanga ordenó el cierre indefinido de las instalaciones y el traslado del estudiantado.

El diagnóstico oficial, entregado por múltiples expertos en suelos que analizaron tal problema, determinó que la institución fue construida en proximidad de una falla geológica, y que el terreno carecía de estabilidad.

“...En esa zona de Bucaramanga se halla una gran falla geológica... El terreno se encuentra sobre un antiguo relleno... Es muy complejo estabilizarlo...”, son algunos de los conceptos que entregaron los especialistas.

En 2017, con recursos del Gobierno Nacional y aportes de la Alcaldía de Bucaramanga, se iniciaron obras de mitigación para tratar de estabilizar el colegio.

Dichos trabajos consistieron en el reforzamiento de un muro, para evitar los desplazamientos verticales de la planta física. También se instalaron pantallas ancladas en concreto y nuevas vigas, con el fin de impedir el movimiento horizontal de la edificación. En total, se invirtieron $2.834 millones.

Colegio de $5.834 millones y dos años de uso no tendrá más clases en Bucaramanga

Terminadas estas obras de mitigación, a mediados de 2019 el Municipio solicitó un nuevo diagnóstico sobre la estabilidad del colegio. El resultado fue negativo.

Ayer, el Alcalde (D) de Bucaramanga informó que “esa edificación, que se hizo de manera errática y muy mal planificada, ya consideramos que no es viable que se utilice como institución educativa.

“Será decisión de la Administración entrante definir qué ajustes hace a esta estructura, para darle un uso diferente. Porque mantenerla como un colegio, con todas las condiciones de seguridad, implica una inversión constante, debido al suelo de la zona”, agregó Azuero.

La Inmaculada abrirá en 2020

A principios de este mes se terminó de construir el Colegio La Inmaculada y su centro de desarrollo infantil. En estas dos edificaciones se invirtieron cerca de $11 mil millones, a través de un convenio realizado entre Findeter, Alcaldía de Bucaramanga y Fonvivienda.

Los habitantes de Villas de San Ignacio y de Bavaria ahora cuentan con esta nueva sede educativa, para alumnos de primaria y bachillerato. Sin embargo, a la comunidad le inquieta la distancia que deberán recorrer los escolares.

“Nos parece excelente lo del nuevo colegio, pero cómo van a hacer nuestros hijos para ir hasta allá, queda como a 10 minutos en carro y a unos 30 minutos a pie. Le vamos a solicitar al Municipio que por favor nos siga prestando el servicio de transporte escolar, como se ha hecho desde que cerraron el Colegio de Villas de San Ignacio”, manifestó Evila Fonseca Bautista, presidenta de la Junta de Acción Comunal de Villas de San Ignacio.

Ana Leonor Rueda, secretaria de Educación de la Alcaldía de Bucaramanga, le aseguró ayer a Vanguardia que “los alumnos sí van a tener transporte escolar, no se les va a quitar este servicio. Se trata de una vía nacional y no queremos exponer a los estudiantes a un accidente. Ya se presupuestó el transporte y está garantizado para 2020”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad