domingo 22 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Commodities, vaivenes mixtos que generan incertidumbre

En el país se les conocen como materias primas o graneles; en el concierto internacional son los commodities.

Por ejemplo: el trigo, la soya y maíz. También lo son la electricidad, la banda ancha de Internet, el cobre, la carne bovina, y no podría faltar, el café colombiano.

Desde hace dos años, ante la incertidumbre petrolera y el poco movimiento de los papeles bursátiles, entró con gran auge un nuevo protagonista en el mundo de las transacciones a futuros en las bolsas y a futuros: los commodities.

Además de entrar con pie derecho en el mundo bursátil, se plegaron al petróleo, al punto que treparon sus precios en proporciones similares a la del crudo (US$175 el barril); pero también, se descolgaron a la misma velocidad con que lo hizo el petróleo cuando llegó a US$35 y hoy, se tasa a US$78.

¿Pero qué va a pasar con ellos?

De acuerdo con Hernán Hernández Peñaloza, directivo de la Sociedad de Agricultores de Santander, SAS, en este momento para unos es bueno y para otros es malo, dependiendo del cristal con que se miren.

Si bien se tuvo una baja generalizada a principio de 2009, lo cierto es que hay un repunte sustancial en el mercado internacional en la mayoría de las materias primas (granos y metales).

'Una muestra de lo anterior, es lo acontecido con el caucho. Llegó a tasarse en Bolsa de Singapur a US$1,7 el kilo, ahora se cotiza a US$2,47; pero es factible que termine el año en US$3 que es un precio por encima del que se venía teniendo en los últimos años', agregó.

Para el directivo, la tendencia de los commodities será al alza, pues hay una mayor demanda al tenerse signos de mejoría en las principales economías del mundo, lo que significa mayor consumo interno.

Se puede sentir con la recuperación de la demanda de China, India y países del sudeste asiático.

'Para los que exportan materias primas es un momento excelente; pero, por ejemplo, para los importadores de maíz, soya, sorgo y harinas, es preocupante por no poderse definir ni predecir su precio final, el cual puede variar de un día a otro', agregó.


Hay preocupación

Para Jorge Enrique Bedoya Vizcaya, director ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores, Fenavi, esa volatilidad de los  commodities, sin lugar a dudas, no deja de ser una situación preocupante.

Y no es para menos, pues los avicultores del país consumen 3.2 millones de toneladas de maíz y unas 500 mil de soya, las que tienen que traer de Argentina y Estados Unidos, con referencia de precio del que se tasa en bolsa del mercado externo.

'Hay una tendencia de recuperación de precios de las materias primas, y no deja de ser preocupante, pues esa variable significa impacto en los costos de producción y a su vez, limita la competitividad', agregó.

Bedoya Vizcaya dijo que el precio del maíz siempre será un tema delicado para la avicultura.

'En julio de 2006 la tonelada de maíz americano puesta en puerto valía US$150; pero la tuvimos a US$120. Al terminar 2007 se llegó a US$270 y en 2008 llegó de pisar la barrera de los US$300. Cuado bajó el petróleo su precio internacional cayó 40% y hoy, estamos en un punto intermedio, pero muy lejano a los US$120 de 2007. Eso implica que el maíz, que representa el 70% de la dieta de las aves, nos ha subido, en momentos, un 100%', agregó.


Especulación

Para Bedoya Vizcaya hay otro ingrediente que hace que los commodities sean aún más inciertos: la especulación de los intermediarios que se mueven en las principales bolsas del mundo.

'Se debe tener cautela frente a lo que está pasando en el mercado de bienes básicos y el rol que está jugando la especulación en bolsa, pues el precio sigue siendo irreal. Lo que uno se pregunta es que si existe desaceleración de la economía norteamericana y apreciación del dólar, ¿por qué el maíz sigue costoso?', enfatizó.

Esos vaivenes son los que generan incertidumbre.


Caso café

Unos dicen que el café está pasando por un buen momento. Su precio en la Bolsa de Nueva York es de US$1,30 la libra.

De acuerdo con Oswaldo Acevedo Gómez, de Café Mesa de Los Santos, ese precio se debe a la merma en 2,5 millones de sacos en la cosecha colombiana y al aumento del consumo en Brasil, fenómeno que no deja salir otros siete millones de sacos al concierto internacional.

'Es un buen precio frente al de hace tres años, que era de US$0,70, lo cual significó la ruina la caficultura. Se podría decir que es mejor la situación para los cafés especiales por las primas que se reciben, pero no para el café commoditie que se vende con un dólar más barato y con costos de producción más altos', agregó.

El café colombiano que recibe una prima de calidad, se tiene que enfrentar al brasilero, que lo produce muy económico y con alta tecnología.

'Ellos trabajan con pivotes centrales que se componen de 100 hectáreas, donde no tienen mano de obra, pues la recolección es mecanizada y además poseen riego y fertiriego para producciones muy altas', sostuvo Acevedo Gómez.

El reconocido cafetero dijo que se debe tener presente que en 1962 cuando nació el Pacto Internacional del Café, el kilo se pagaba a US$1,20 y 47 años después esa misma cantidad vale US$1,30.

'Lo que significa que no ha sido un negocio y mucho menos rentable', agregó.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad