jueves 16 de mayo de 2019 - 12:00 AM

¿Cómo salir de este cuello de botella en Bucaramanga?

Todos hemos padecido el recrudecimiento de la congestión en Bucaramanga en un punto neurálgico como la Diagonal 15, vía a la Puerta del Sol y viceversa. Urgen medidas eficaces para mantener allí el flujo vehicular bajo control. Hablemos de las mejores salidas.

La falta de planeación vial nos arrojó a lo que hoy padecemos cada vez que entramos o salimos por el sector de la Puerta del Sol, en sentido sur-norte y viceversa.

Todos los conductores que se movilizan por esa área se enfrentan a un gigantesco ‘cuello de botella’, en el que se atascan los carros que deben tomar la Diagonal 15 o la carrera 27.

Y es que de los cinco carriles, incluyendo el de Metrolínea, se pasa a dos. Eso hace que el tránsito vehicular por la Diagonal 15 se convierta en un paso lento y muy tortuoso.

Según los expertos, cuando se diseñó el Sistema Integrado del Transporte Masivo se hizo un trazado vial que tiene protuberantes errores, como el dejar estaciones centrales del Metrolínea mal situadas y con una equivocada determinación de en qué punto los buses articulados deben adelantar.

Lea también: Cárcel de Bucaramanga ya no tendrá bloqueadores de señal

Y de ‘ñapa’, no se compraron predios adyacentes provocando un estrecho callejón de difícil circulación.

Todo eso ha llevado al colapso al tráfico automotor de la ciudad y, sin lugar a dudas, urge la implementación de salidas concretas.

Por ahora, en materia de infraestructura solo existe una ‘salida posible’, que no es otra cosa que lograr ampliar los carriles de la Diagonal 15. Sería algo así como el Tercer Carril de este tramo vehicular.

Pese a que el proyecto como tal existe, al menos por ahora no se vislumbra. La razón: Para su ejecución, además de voluntad política y de una buena inversión presupuestal, tendrían que derribarse varios predios de casas y fachadas de edificios.

Patrón de movilidad

En materia de movilidad, cuando se habla de su mayor problema, los trancones, las personas generalmente los relacionan con la falta de vías, la inoperancia de las autoridades de Tránsito, la actitud negligente de algunos conductores o el mal estado del pavimento.

Le puede interesar: Indignación por la posible tala de árboles en el barrio El Consuelo

Sin embargo, muy poco se habla del errado patrón de movilidad que está adoptando la comunidad.

Según las mediciones del Programa Cómo Vamos, que dirige Yani Lizeth León Castañeda, el 38% de los habitantes de Bucaramanga se movilizan principalmente en vehículo privado, mientras que en Bogotá esta cifra es de 16%; en Medellín, 23%; y en Manizales 22%.

De acuerdo con León Castañeda, “casi que duplicamos estos porcentajes y en este sentido vale la pena preguntarnos si hacen falta más vías o están sobrando las motos y los carros”.

Ella asegura que si el área metropolitana siguiera un patrón de movilidad similar al de estas ciudades, “seguramente tendríamos menos trancones e incluso una mejor calidad del aire”.

Y es que según estudios del Observatorio de Salud de Santander, entre el 60% y 70% de las fuentes de contaminación atmosférica en el Área Metropolitana de Bucaramanga corresponden a las emisiones del parque automotor y esto ya está teniendo un fuerte impacto sobre la salud y la economía.

“Para cambiar este patrón de movilidad a uno ambientalmente más sostenible y sin tanto trancón, es necesario aumentar los niveles de satisfacción con el transporte público, que sigue siendo de los más bajos a pesar de los incrementos que registró Metrolínea”, dijo la experta.

Por su parte Gladys Ramírez, docente de la Universidad Pontificia Bolivariana e integrante del programa Cómo Vamos, “hay que prestarle más atención al espacio público de la ciudad para facilitar la movilidad”.

Ramírez afirma que “se tienen que aunar esfuerzos para crear una cultura ciudadana en pro del uso de transporte público”.

Y añadió: “Está comprobado que la ciudades que usan de manera eficiente el transporte masivo no se atascan en las vías, usan menor energía/persona y reducen las emisiones del gas del efecto invernadero”.

Propuesta vial
En la actualidad existe un proyecto vial que, en el papel, sería la solución para descongestionar el tramo de la Diagonal 15.
¿De qué se trata?
La idea es construir un carril adicional en ambos sentidos de la citada Diagonal 15, entre la calle 60 y la carrera 17.
La ampliación de este corredor vial, a juicio de los expertos, permitiría optimizar el flujo de automotores que ingresan a la ciudad a través de la Autopista.
De igual forma, mejoraría la conexión para los automotores que parten desde la zona centro hacia el sur del área y viceversa.
¿Cómo se haría?
En la actualidad existen andenes que superan los tres metros de ancho, más una franja de amoblamiento urbano que tiene más de 1,2 metros de anchura.
Este espacio, en cada lado de la vía, podría adecuarse para la ampliación de la Diagonal 15, sin tener que realizarse una cuantiosa gestión predial.
¿Qué sería necesario?
Se deberían intervenir propiedades situadas en la calle 56, en donde se ubica San Andresito La Isla e incluso habría que hacer la compra de una porción del terreno.
Se intervendría 1,1 kilómetros de vía en esta ampliación.
Desaparecería el mobiliario urbano que hoy se tiene a lo largo del tramo, compuesto por bancas y cestos de basura.
En sentido sur-norte se tendrían que intervenir al menos dos predios; uno ubicado entre la calle 59 y la bifurcación que existe para tomar la carrera 21; y otro que se halla en la bifurcación que existe para tomar la carrera 17.
En sentido norte-sur habría que efectuar la gestión de un mayor número de predios. Uno de los más grandes inconvenientes existe entre las calles 55 y 56, en donde se halla San Andresito La Isla.
Esta edificación tendría que adentrarse unos tres metros aproximadamente para ganar dicho espacio en la vía. Más adelante, entre las calles 57 y 59, se requeriría afectar otras ocho propiedades.
Y habría que remover y trasladar las columnas de los puentes peatonales, localizados entre las calles 55 y 51.
Total: Por ahora la iniciativa es poco viable. Tampoco se dispone de presupuesto para ejecutarla.
OTRAS OPCIONES
Fomentar la cultura ciudadana, mejorar el servicio del transporte y fijar contraflujos en algunos tramos viales son algunas de las propuestas analizadas para salir del caos vial. Mencionemos algunas de ellas:
Terminar, cuanto antes, el Tercer Carril en varios tramos de la Autopista. Además es prioritario construir paralelas desde la Puerta del Sol hasta el CAI de la Virgen.
Construir un intercambiador en la carrera 15 con calle 56.
Darles mayor prioridad a las aplicaciones móviles, con las cuales los conductores podrían conocer vías alternas.
Modificar el horario de la jornada laboral para aliviar el tráfico durante las denominadas ‘horas pico’.
Volver mixto el carril de Metrolínea, al menos desde la carrera 15, entre Quebradaseca y la Puerta del Sol. Los alféreces podrían ayudar en esta gestión.
En vías paralelas a las arterias, como las carreras 27 y 33, establecer corredores especiales para motocicletas y ciclas, para sacarlas de las primeras.
Desestimular’ el uso del carro particular mejorando, entre otras cosas, el servicio del transporte masivo.
Incrementar el número de alféreces vinculados a la movilidad, pero destinados a resolver trancones.
Fijar horarios de contraflujo en vías principales. En la ‘hora pico’ de la mañana, por ejemplo, 80% de los carros que transitan por la Autopista y por el Viaducto La Flora van en sentido sur-norte. El carril contrario está prácticamente desocupado. Si se dejan esas dos vías en un solo sentido, incluyendo las carreras 33 y 27, la movilidad sería diferente. Y para los carros que vayan de norte a sur se pueden habilitar la carretera antigua, la carrera 36 y la carrera 22 en un solo sentido también. Durante la noche se invertiría el contraflujo.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad