viernes 19 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Con golpes e insultos atacan a los alféreces de Bucaramanga y del área metropolitana

Las autoridades locales hacen un llamado de cordura a la comunidad para que se calmen los ánimos, se respete a la autoridad y, además, se haga una apuesta a la tolerancia.
Escuchar este artículo

Durante la noche del pasado miércoles un alférez fue víctima de una golpiza que le propinó un conductor, que se habría molestado porque el uniformado ‘lo llamó al orden’ en la calle 56 con 17C de la capital santandereana.

Ese no ha sido el único episodio en el que se han registrado atentados contra los agentes viales. Hace algunas semanas dos hombres, quienes al parecer eran transportadores ‘piratas’, se fueron ‘lanza en ristre’ contra otro uniformado en el sector de la calle 34 con carrera 18, en plena zona centro.

La víctima terminó en un hospital, gravemente herido. Y eso que la situación no fue fatal gracias a la intervención de la comunidad del sector, que evitó que lo siguieran agrediendo.

La agresividad contra los alféreces está ‘disparada’. De hecho, en lo que va del año se han contabilizado 17 altercados y más de un centenar de discusiones entre alféreces y conductores.

En tales episodios, tres uniformados han terminado con heridas de consideración y otros 17 han resultado maltrechos.

En todos los casos, los agresores pretendieron ‘sacarles el quite’ a las normas viales y, tras ese objetivo, reaccionaron de manera enardecida.

De manera literal, se volvió relativamente ‘normal’ que los agentes de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga y del área sean víctimas de actitudes irrespetuosas, de voces de desprecio y de atropellamientos.

¿Qué nos pasa?

De acuerdo con Gonzalo Ordóñez Gómez, docente e investigador de la Universidad Industrial de Santander, “lo que está pasando es que nadie respeta ni las mínimas normas de tránsito y del espacio público. Hoy se detecta en las calles de Bucaramanga y del área una anarquía social, que cada vez más va a sumergir a la ciudad en el caos”.

Aseguró que “si se trabajara en la educación vial, esta sola herramienta nos brindaría no solo el conjunto de normas de comportamiento y conocimientos necesarios para actuar ante el tránsito, ya sea como conductores o peatones, sino que además se le bajaría tanto volumen a la agresividad de la gente”.

“Los conductores no han creado patrones ni pautas, hábitos o actitudes de convivencia urbana. Las pocas personas que acatan las normas lo hacen por miedo o por no ganarse un ‘comparendo’, pero no interiorizan la educación vial a través de un proceso de socialización y de aprendizaje”, aseveró.

El experto aseguró que “todos debemos tener una relación sana con la autoridad, que no sea ni dependiente ni agresiva. El alférez no es un agente que refleje poder o amenaza, él es un vigilante de la vía”.

“No le estamos prestando atención a la educación, no asumimos las competencias ciudadanas, no estamos ejerciendo autoridades basadas en la legitimidad y no se están respetando a las autoridades”, añadió.

Para el sociólogo Javier Molina Díaz, “estas situaciones agresivas contra los alféreces también están asociadas al desprestigio que embadurna a una entidad como Tránsito, donde tradicionalmente la gente ha identificado a sus miembros con actos de corrupción”.

“Sin avalar la actitud airada de los agresores, para nadie es un secreto que hay algunos agentes que se prestan para pedir las tradicionales ‘mordidas’, al recibir dinero por parte de infractores para que no les impartan ‘comparendos’. Si bien cada caso es objeto de estudio, cada día es más evidente la animadversión entre la autoridad y la comunidad, algo que definitivamente se está saliendo de las manos”, argumentó.

Molina Díaz señaló que muchos de estos actos indebidos contra la autoridad, “tienen su asidero en los naturales grados de intolerancia y de agresividad de los conductores que infringen las normas viales, los cuales hacen que se alteren más los ánimos cuando los uniformados pretenden inmovilizar vehículos o motocicletas que invaden el espacio público o que cometen otra infracción”.

Finalmente él instó a los ciudadanos “a cumplir con las normas del Código de Tránsito y a decirle no a la violencia”.

EL LLAMADO DE LA ALCALDÍA
José David Cavanzo Ortiz, jefe de Gobernanza de la Alcaldía de Bucaramanga, les hizo un llamado a los ciudadanos “para que respeten la autoridad y sobre todo para que entiendan que la labor de los alféreces le apuesta no tanto a la elaboración de ‘comparendos’, sino a salvar vidas procurando que reine la disciplina de los conductores y se acaten las normas incluidas en el Código de Tránsito”.
Dijo que la Administración Local mantiene una comunicación constante con la Policía Metropolitana de Bucaramanga, Mebuc, con miras a ofrecer un acompañamiento continuo para buscar la erradicación de estas prácticas, “que lo único que buscan es alterar la prestación del control vial que realizan los agentes”.
De igual forma, explicó que también se ha instado a las demás autoridades a judicializar a todas aquellas personas que, de manera irrespetuosa y ofensiva, atacan a los alféreces.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Euclides Kilô Ardila

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad