domingo 28 de octubre de 2018 - 12:01 AM

Con las ventas de 140 mutes pudieron tapar varios huecos en Bucaramanga

Como la Alcaldía de Bucaramanga no ha logrado en casi tres años de gestión resellar la capa asfáltica de la calle 37, entre las carreras 5 y 6, los vecinos de ese sector optaron por reunir fondos para repavimentar y garantizar la tranquila movilidad en esa cuadra.

Surtieron efecto los bazares, las brigadas de trabajo, las fotodenuncias ciudadanas hechas en Vanguardia Liberal y, en general, la unión de la comunidad para lograr la tarea comunitaria.

¡Por fin se resellaron los tremendos baches que existían en la calle 37, entre las carreras 5 y 6!

Para lograr esta obra fue necesario garantizar las ventas de 140 mutes y algo más.

“La gente se unió con otros aportes, se consiguió el concreto y nos pusimos manos a la obra”, dijo Oscar García Gutiérrez, el tendero del barrio, quien hizo parte de la singular brigada ‘tapa huecos’.

Como se recordará, ese tramo vehicular estaba invadido de ‘cráteres’ y el paso por allí, tanto de los vehículos como de los mismos transeúntes, era una verdadera prueba de obstáculos.

Le puede interesar: Con bazar, recolectan dinero para tapar huecos que causan accidentes en barrio de Bucaramanga

Tras las denuncias ciudadanas registradas en este diario y los oídos sordos del Alcalde, la comunidad prometió unirse para emprender acciones y mejorar el estado de la malla vial de la cuadra. El mismo vecindario se dio a la tarea de hacer el reparcheo luego de liderar los bazares, las rifas y las mismas ventas de los mutes que, para el caso de la calle 37 resultó ser una actividad ‘a pedir de boca’; todo por la sazón que le imprimió el restaurante popular de la cuadra, que se encuentra entre los límites de los barrios La Joya y Alfonso López.

Es importante destacar que el proyecto cívico fue impulsado por el líder comunal Esmer Rojas Rubriche, quien se cansó de pedirle al Alcalde apoyo y en reuniones con sus vecinos consideró prioritario el ‘reparcheo’ del pavimento de este tramo vial.

“El problema radicaba en la presencia de los grandes ‘cráteres’ que se formaron en la vía desde hacía dos años; lo que había desencadenado en un deterioro de la cuadra y en el aumento de la accidentalidad”, recordó el dirigente popular.

“Lo anterior sin contar el daño de los amortiguadores de los automotores”, añadió.

Ante esta situación, la comunidad organizó la venta de mute con la que pudieron recaudar cerca de $600 mil que fueron invertidos en el mantenimiento de los puntos críticos de la calle 37.

Si bien no se logró un arreglo muy técnico de la vía, al menos sí se salvarán vidas con el resello del tramo vehicular.

Vale señalar que otro grupo de vecinos solicitó la colaboración de los conductores que transitaban en ese momento para contribuir con la causa comunitaria.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad