domingo 05 de julio de 2020 - 12:00 AM

Con letreros viales, tres madres recuerdan muertes de sus hijos

Los siniestros vehiculares siguen ‘a la orden del día’ en este peligroso tramo de la Autopista a Piedecuesta.
Escuchar este artículo

Poner una cruz en algún punto de la carretera, en donde murió una persona a causa de un accidente automovilístico o de forma trágica, es una vieja costumbre de la gente.

Sin embargo, en el separador de la Autopista a Piedecuesta, en lugar de colocar cruces, tres madres que perdieron a sus hijos en igual número de siniestros decidieron instalar unos singulares avisos.

Se trata de letreros con mensajes que recuerdan el dolor que les dejó la tragedia en el kilómetro 83+600, sobre la referida Autopista.

Hablamos de una conmovedora campaña que inicialmente emprendió Adriana Rincón, madre de uno de los jóvenes que falleció hace dos años en dicho tramo vehicular, entre otras cosas, para alertar a los conductores del peligro que corren al pasar por esa trampa mortal.

“En lugar de sembrar flores o adecuar cruces en los separadores de ese peligroso trayecto, preferimos hacer una la línea de tiempo que recuerda las tragedias viales que cobraron las vidas de nuestros hijos”, dijo.

“De paso queremos llamar la atención de las autoridades viales para que apliquen los correctivos y eliminen, de tajo, el peligro que persiste en esta área”.

“Para nosotras, estos letreros son testigos de que ahí sucedieron accidentes mortales que marcaron nuestros hogares; también son símbolos representativos de nuestro dolor”.

Según ella, “los pasos riesgosos por esa vía son frecuentes porque el pavimento cede de manera permanente, sobre todo cuando llueve”.

Argumentó que, por culpa de una falla geológica que atraviesa al sector, los conductores a veces no son capaces de maniobrar los volantes de sus automotores: “El tema es muy delicado porque esta es una vía de alto nivel de velocidad”.

La tragedia que su hogar vivió ocurrió en ese punto, justo hace dos años. Su hijo, Carlos Caicedo Rincón, perdió el control del vehículo, un Ford de placas UDV-184, y murió como consecuencia del siniestro.

Varios años antes también perdieron sus vidas en ese mismo paso las jóvenes Nadia María Mayorga y María Cristina Moreno.

La Alcaldía de Piedecuesta sostiene que el mantenimiento de este trayecto es competencia del Instituto Nacional de Vías.

En el lugar, los alféreces han intentado sensibilizar a los conductores sobre la importancia del manejo preventivo al pasar por allí.

Sobre el mantenimiento y resello de ese bache, las autoridades de Piedecuesta dicen que es Invías el que tiene la responsabilidad de arreglar el mencionado tramo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad