domingo 22 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Continúa segunda fase por los derechos de las mujeres

El trabajo fue arduo. Pasarse casa por casa en el barrio Gonzáles Chaparro para contarle a las mujeres que tenían derecho a ser tratadas con respeto, significaba enfrentarse al rechazo por desconocimiento de ellas mismas y la desconfianza de los esposos que veían amenazado su lugar en el hogar.

Pero con paciencia lograron reunir a un grupo de mujeres que ahora está listo para replicar lo que aprendieron con Audrey Robayo, Graciela Torres, Christian Leviere, Isabel Ortiz y Sonia Serrano.

'El proyecto consiste en el fortalecimiento y la creación de redes de prevención contra la violencia a las mujeres', explica Audrey Robayo, una barrameja que vino a vivir a Bucaramanga.

El objetivo es capacitar a las mujeres en el conocimiento de sus derechos   para que una vez aprehendidos puedan defenderlos con los protocolos de atención.  
'Les enseñamos también a las mujeres que en algunas oficinas no las tratan bien y que ellas tienen que exigir un trato digno porque tienen derecho a recibirlo', explica Audrey.

Las oficinas de recepción de conflictos familiares en algunas ocasiones no cuentan con personal capacitado para atenderlas y lo que consiguen es convertirlas en el eje del problema, sin encontrar adecuadamente la solución.

'Nosotros hacemos lo que podemos para conseguir que las familias resuelvan su problema de la mejor manera, pero sólo ellas –en el caso de las mujeres- pueden saber si las cosas se resuelven o no', señala una juez de familia de Piedecuesta que no quiso que se publicara su nombre.

Por su parte, Miryam, una de las mujeres que recibe capacitación en el barrio Gonzáles Chaparro, explica lo bueno que ha sido para ella conocer sus derechos y saber defenderlos.

'Antes pensaba que era yo la que tenía que ceder para todo, para que la familia marchara bien, para conseguir un trabajo. Pero hoy sé que tengo que exigir a mi esposo y a mis hijos que pongan también de su parte.

El proceso

El proceso para Miryam fue difícil. 'Al principio no estaba segura de querer empezar a trabajar con las doctoras porque tenía muchos problemas por resolver'. Myriam llegó al barrio en 2005, la misma fecha en la cual empezó el proyecto.

'El proyecto tuvo una fase inicial de tres años que terminó en el 2007 y el año pasado comenzó la segunda fase', explica Audrey Robayo. La segunda fase tiene como meta fortalecer y extender el proyecto en el Área Metropolitana.

'Mi esposo no estaba del todo de acuerdo. Al principio estaba receloso de que yo fuera porque iba a dejar a los niños solos y porque también temía que yo lo fuera a abandonar, pero después, incluso él quiso participar en el proyecto'.

Arnulfo, compañero de Myriam desde hace 8 años, cuanta que su relación también ha mejorado y que ha sido un apoyo para él que su esposa se sienta independiente.

'Antes yo no quería por los niños, pero ahora ella trabaja en una huerta y me colabora mucho para el sustento del hogar'.
Los hombres también participan el proyecto.

¿Qué es el GonzáleZ Chaparro?

El Barrio González Chaparro, es un barrio bastante joven. Fue creado por familias que provenían de los asentamientos Villa Nazaret y Brisas Transuratoque, que en su momento acogieron más de 350 familias en situación de desplazamiento y destechados.

En el 2001 les fue entregado un proyecto de vivienda al que pusieron por nombre González Chaparro.
    
En el 2005 empezaron a habitarlo.

Las casas, sin embargo, no les fueron entregadas en las mejores condiciones y la situación social del barrio aún es precaria.   

La comunidad afronta profundas dificultades como desempleo, hambre, drogadicción, analfabetismo y violencia social e intrafamiliar. Además de contar con un buen número de jóvenes y niños sin muchas posibilidades de estudiar.

Asociación de Familias Desplazadas de Colombia –Asfadescol-

Dirección: Manzana D - Casa 30 - Urbanización González Chaparro – Floridablanca
Teléfono: 315 – 381 7505
Familias afiliadas: 122
Logros alcanzados:
* Después de haberse tomado un predio y tras 4 años de lucha directa lograron cogestionar la reubicación al barrio donde viven hoy día.
* En el barrio lograron construir el restaurante comunitario, el parque infantil y unos proyectos productivos para varias familias.
* Mantienen capacitación y formación en derechos humanos y políticas de género 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad