viernes 05 de abril de 2019 - 12:00 AM

Conucos, un barrio de Bucaramanga que está lleno de tradición y de áreas verdes

Hoy estamos en Conucos, uno de los conjuntos residenciales más acogedores de la meseta de Bucaramanga. ¡Acompáñenos a recorrerlo!
Escuchar este artículo

Fue y es algo así como la otra orilla de la Puerta del Sol. Es más, antes de ser bautizado con el nombre de Conucos todo el mundo lo señalaba como la gran entrada a la meseta.

Es un barrio cargado de tradición e incluso mantiene vivo el recuerdo de una de sus más memorables páginas. Hablamos de la caída de una de las alas del avión Simón Bolívar, justo en el lote contiguo a este sector de la Comuna 12 de Bucaramanga.

En el Parque Conucos, recientemente remodelado por la comunidad, se erigió un sencillo monumento para recordar que allí, desde hace cerca de un siglo, aterrizó por primera vez un avión en esta ciudad.

La aeronave lo hizo justo en el terreno donde hoy se encuentra este escenario, frente al templo del Divino Niño.

Se trató de una aeronave DC3. Una bella remembranza de este avión, inmortalizada con una singular obra de arte, existió por estos lados.

Mucho después de ese histórico hecho, a comienzos de la década de los 60, nació el conjunto residencial que hoy conocemos.

Al principio solo existían unos cuantos bloques y a la entrada de Bucaramanga la adornaba una hermosa Glorieta, la cual quedó sepultada bajo el frío pavimento del progreso.

La primera etapa de Conucos es considerada como una de las primeras unidades residenciales de apartamentos de nuestro Municipio.

En su tiempo esas bellas torres de cuatro pisos se veían como una ‘rareza arquitectónica’, en medio de las gigantescas casonas que se adecuaban en la zona del Antiguo Campestre.

La zona no contaba con muchos árboles. Sin embargo, con el paso de los años, los bloques de cemento y de ladrillo fueron dándole paso al verde de la naturaleza.

Hoy día las especies allí sembradas son muy variadas: hay árboles de guanábanas, aguacates, limones, acacias, tulipanes africanos, guayacanes, samanes y olivos negros.

También se sembraron gigantes jardines que le imprimieron nuevas tonalidades al sector. En una de sus etapas, la misma comunidad construyó un parque que se asemeja a un gigante reloj.

Gracias al respeto por la ecología, Conucos hoy es uno de los ‘pulmones verdes’ de Bucaramanga y todavía se puede decir que sigue estando justo a la otra orilla del ahora Intercambiador de la Puerta del Sol.

SINOPSIS DEL SECTOR

Nombre: Conucos.

Etapas: Cuatro.

Número de apartamentos: 378.

Ubicación: Delimita con la carrera 33, el Viaducto La Flora, la calle 63 y la Autopista a Floridablanca.

Sectores vecinos: Los edificios Santa Isabel y San Fernando, el Intercambiador de la Puerta del Sol y Las Mercedes, entre otros.

Estrato del sector: Cuatro.

Templo: La Parroquia del Divino Niño, que está bajo la tutela del sacerdote Julio Cesar Rojas.

Colegios cercanos: San Pedrito y La Merced.

Fecha de fundación: La primera etapa se comenzó a construir en 1962.

Vecinos más antiguos: El magistrado Agustín Espinel, Don Alonso Villabona, el doctor Jaime Serrano, Doña Orlinda de Rueda, Doña Beatriz de Cadena, Pedro Salazar, Elizabeth de Salazar, Álvaro Fonseca, Olga de Fonseca, Olga Díaz, Víctor Gama, Elsa de Gama, Elsa viuda de Poveda, Manuel Guarín, Miriam de Guarín, José Castro y Helena de Castro, entre otros.

Sitios de sano esparcimiento: Está el icónico Parque Conucos; además los allí residentes cuentan con dos unidades deportivas y tres zonas de juegos infantiles. Por otro lado, la comunidad conserva en perfecto estado el famoso Parque del Reloj. También se dispone del salón de reuniones sociales.

Dirigentes cívicos: Juan Manuel Osorio es el administrador de la primera etapa; Inés Díaz, la de la segunda etapa; y Martha Patricia Rueda, la de las otras dos etapas de la urbanización.

Código Postal: 680003.

Centro asistencial más cercano: Clínica Saludcoop.

Zonas de estacionamiento: Se dispone de 420 unidades de parqueo.

AYER y HOY

A comienzos de los años 60, el otrora Instituto de Crédito Territorial inició la construcción de la Unidad Residencial Puerta del Sol, la misma que después se conocería como Conucos.

¿Por qué el nombre?

Porque las torres de apartamentos se levantaron en un viejo predio de los Puyana, que se había convertido en una parcela destinada al cultivo de frutos menores, casi sin regadío ni laboreo.

Incluso por estos lados aterrizó la primera aeronave que surcó el cielo bumangués.

El templo del Divino Niño, que se había erigido, era algo parecido a una casa cural, situada justo en donde hoy se levanta otra etapa de la urbanización.

Precisamente por la construcción de esas torres, el templo se trasladó cerca al hoy colegio San Pedrito. Para entonces, también se iniciaba la construcción del Colegio La Merced y ya

funcionaban en la Puerta del Sol las famosas canchas de un Club de Tenis.

El encerramiento del conjunto se logró a finales de los ochenta, cuando llegaron las ampliaciones viales y Bucaramanga empezó a crecer vertiginosamente. Obras como el Intercambiador y la adecuación del viaducto La Flora exigieron la remodelación del sector.

Desaparecieron las canchas de tenis y con la construcción de la Autopista a Floridablanca y la Circunvalar del Oriente, Conucos se convirtió en el ‘corazón’ de la ciudad.

El sector es tan tradicional que ha sido catalogado como patrimonio residencial de la Ciudad Bonita.

VOCES DE LA COMUNIDAD

Lidia Helena Madero: “No cambio al sector de Conucos por ningún otro. ¡Aquí se vive en armonía! Además Conucos está ubicado de manera estratégica en la ciudad, ya que es muy central”.

Elsa Manjarrés: “Aquí se respira mucha tranquilidad. Este es un conjunto residencial muy lindo, yo diría que es uno de los más emblemáticos de la capital santandereana y lo digo por su tradición”.

Martha Patricia Rueda: “Soy la administradora de dos etapas del sector. Me agrada mucho la colaboración de los aquí residentes, pues se preocupan por el embellecimiento de Conucos”.

Juan Carlos Flórez: “Conucos es una unidad habitacional que nos reconcilia con la vegetación. Aquí hay jardines y diversas especies de árboles que nos regalan sus mejores frutos”.

Víctor H. Gama: “Fui uno de los primeros en llegar a este sector y doy fe de su progreso. El civismo de mis vecinos hace que este sector sea un bello ‘pulmón verde’ de Bucaramanga”.

Orlando Joya: “Resido hace muchos años en Conucos y le puedo asegurar que este es uno de los sectores más bellos para vivir de la capital santandereana. Resalto mucho a mis vecinos”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad