domingo 02 de agosto de 2020 - 12:00 AM

COVID-19 resquebrajó la salud mental de los bumangueses

Más de 1.400 pacientes han ingresado durante los últimos tres meses al Hospital Psiquiátrico San Camilo por graves episodios de ansiedad y depresión, entre otros diagnósticos de salud mental.
Escuchar este artículo

Cada día que pasa se resquebraja más la salud mental de los bumangueses; todo por culpa de la pandemia que se ha recrudecido durante los últimos días en la capital santandereana.

De hecho, en la Unidad de Urgencias del Hospital Psiquiátrico San Camilo se atendieron entre los meses de mayo, junio y julio más de 1.400 pacientes con graves episodios de ansiedad, depresión, ‘esquizofrenia paranoide’ y trastorno afectivo bipolar.

Incluso durante estos últimos tres meses de pandemia se ha registrado un evidente aumento en los reportes diarios de casos graves de estrés: se pasó de 5 a 26.

De manera adicional, durante los últimos tres meses se han atendido 3.400 pacientes por el servicio de consulta externa en el citado centro asistencial por las graves secuelas dejadas por el Coronavirus en la capital santandereana.

También se ha detectado un elevado registro de casos de intentos de suicidios, como consecuencia de las crisis económicas y emocionales que ha traído esta prolongada Emergencia Sanitaria.

Línea de orientación

Por su parte, la Línea Amiga de ese centro asistencial y del Colegio Colombiano de Psicólogos ya cuenta con más de 700 llamadas de auxilio.

Los ciudadanos reportan miedo, preocupación, incertidumbre, temor a ser contagiado, llanto por la situación, aburrimiento, agonía y un profundo deseo de salir de casa.

Además se registran llamadas de terceros sobre información relacionada con la salud mental (cómo actuar frente a casos específicos tales como cambios de humor, irritabilidad, tristeza y conflictos familiares, entre otros).

Hay otros síntomas de pacientes con episodios de pánico, sudoración, taquicardia, dificultad para respirar, opresión en el pecho, hormigueo, temor inminente a morirse con pensamientos negativos repetitivos, problemas para dormir y falta de concentración.

También se han detectado conductas agresivas, riñas entre familiares, alteraciones de sensopercepción, intoxicación por consumo de alcohol o sustancias alucinógenas, esquizofrenia, trastorno afectivo bipolar y el gran duelo agudizado por la emergencia.

La población que mayormente se comunica a la línea amiga es la femenina, entre las edades de 27 a 59 años. También los adultos mayores han sufrido más problemas emocionales.

Otras causas registradas que han venido en aumento son las consultas de padres de familia preocupados por los cambios comportamentales de sus hijos. Algunos manifiestan recaídas o aumento en el consumo de sustancias de algún miembro familiar y, cuidadores de adultos mayores o de la tercera edad afectados a nivel anímico.

Recuerda que la Línea Amiga se encuentra disponible las 24 horas del día y los siete días a la semana. Los números son: 305 393 1600 / 6970878.

VOZ DE UN EXPERTO
Según el psiquiatra Gerardo Téllez Rincón, adscrito al Hospital San Camilo, “la salud mental de las personas inevitablemente se ha visto afectada por consecuencias directas o indirectas de la pandemia. El estrés del aislamiento social y el que causan las noticias negativas que se derivan de la COVID-19 hacen que las personas sufran, con mayor frecuencia, los síntomas de la ansiedad y de la depresión”.
“No es fácil el cambio de vida radical que se ha vivido durante los últimos tres meses: se pasó de una vida activa en la calle a estar confinados en la casa. Es un estrés emocional para todos, que si no es bien manejado, provoca enfermedades mentales mayores”, agregó.
Añadió que, ante la situación de emergencia sanitaria actual, se multiplican los temores a enfermarse o a morir, la sensación de impotencia por no poder proteger a los seres queridos, el temor a acercarse a servicios de salud por riesgo a infectarse del virus, la desesperanza, el aburrimiento, la soledad, el miedo a perder dinero, el insomnio, la incertidumbre por el futuro, la reducción en la percepción de seguridad y la irritabilidad.
“Las personas más afectadas han sido las que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de la COVID-19, por ejemplo, los adultos mayores y quienes tienen ciertas afecciones subyacentes”.
De igual forma, dijo que han sufrido gran estrés las personas encargadas de los cuidados de familiares e incluso los trabajadores en la primera línea, como proveedores de atención médica y personal de respuesta a emergencias.
“Hay que buscar apoyo emocional en la familia u orientación profesional en las entidades que ofrecen este tipo de ayudas. Todos deben solicitar orientación si lo requieren a sus EPS, a la Secretaría de Salud, al mismo Psiquiátrico San Camilo, en fin...”
“Además, se deben regular las agendas cotidianas acordes a esta situación, hacer ejercicio físico y evitar ese desorden horario que se registra cuando se está en casa a la hora del teletrabajo, por citar sólo un ejemplo”.
“Esta pandemia también nos debe permitir cambiar y ser más positivos, siento que la gente ha logrado acercarse más a sus familiares. Como nunca antes, nuestros hogares deben ser nuestras fortalezas”, puntualizó.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad