jueves 12 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Cuatro años después, damnificados siguen esperando un techo

Lenny Ariza aún tiene fresca en la memoria aquella  madrugada del 12 febrero de 2005 cuando la arremetida del invierno arrancó de tajo su casa en el barrio Pizarro de Bucaramanga.

Sólo tuvo tiempo de escapar junto con su marido y cuatro hijos de la avalancha que destruyó su humilde vivienda, que con esfuerzo había adquirido 12 años atrás.

Hoy, cuatro años después de esa tragedia invernal, sin precedentes en Bucaramanga y su área metropolitana, la mujer de 36 años y con el rostro curtido por la pobreza, aún vive en un improvisado cambuche del albergue Club Chimitá.

Desde la entrada de su rancho de plástico y madera, en donde permanece hacinada con su familia, narra su precaria situación.

No sólo la ‘trasnocha’ la zozobra de que llueva y su cambuche se inunde;  también están expuestos a enfermedades infecciosas y problemas sanitarios.

'He matado varias culebras y temo por los ‘chinos’ (...) sólo quiero una casita digna', aseguró esta mujer cuyos ojos verdes se iluminan de sólo pensar en abandonar el albergue situado en la vía Chimita-Café Madrid, donde se mezclan damnificados por el invierno, desplazados y destechados en 713 cambuches.

Sin subsidio

La familia de Lenny Ariza es una de las 1.221 de un total de 3.000 afectadas (según censos oficiales) debido a la emergencia suscitada en 2005 por efecto de las lluvias en la capital santandereana, que hasta la fecha no ha obtenido su vivienda propia.

¿La razón?
Esta ama de casa reportó a una de sus hijas en su grupo familiar, pero la joven también figura en el censo de damnificados en el municipio de Girón.

Su drama es compartido con otras 153 familias a quienes no les ha salido el subsidio para aspirar al proyecto habitacional Villas de San Ignacio, porque incurrieron en duplicidad de identidad, se postularon en forma errada o suministraron mal sus datos personales.

Así lo explica Silvia Johanna Camargo Gutiérrez, directora del Instituto de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana del Municipio de Bucaramanga (Invisbu), quien prometió: 'A estas familias las vamos a ayudar a través de Fonvivienda, para que no pierdan esa ayuda y a otras las estamos asesorando para que se la otorguen'.

La funcionaria admitió que el proceso de escrituración ha sido complejo, e incluso se han contabilizado 83 familias que no han mostrado interés alguno por el proyecto de vivienda. O bien no han sido localizadas porque se fueron a vivir a una finca, donde algún familiar, o porque sencillamente no se postularon para acceder al subsidio.
    
Al fin….

A diferencia de doña Lenny Ariza, Rito Antonio Pineda ya alista el trasteo para este sábado.

Como padre de familia de 11 hijos, no oculta su alegría porque, por fin, después de cuatro años, podrá ofrecerle una vida mejor a su numerosa prole.  
Este vendedor ambulante de 39 años, es uno de los 235 damnificados a quienes se les entregará las llaves de su vivienda entre el 14 de febrero y el 7 de marzo en Villas de San Ignacio, tras cumplir con todos los requisitos exigidos.

 Él es una de las víctimas de la violencia y de la naturaleza, ‘por partida doble’, pues, además de ser un desplazado del municipio de Sabana de Torres, también resultó damnificado por la ola invernal de 2005 en Bucaramanga, cuando su casa se inundó en el barrio Arenales.
    
'Gracias a Dios vamos a tener un techo propio (…) estoy pensando en los servicios, pues ando sin trabajo, pero de algún lado habrá que reventar… la casita es lo primero', comentó.

HABLA EL invisbu

Silvia Johanna Camargo Gutiérrez, directora del Instituto de Vivienda de Interés Social y Reforma Urbana del Municipio de Bucaramanga (Invisbu), indicó que el programa de reubicación de las familias afectadas por el invierno tuvo un costo de más de 50 mil millones de pesos, los cuales se han invertido en su totalidad.

El dinero proviene de aportes del Gobierno Nacional -a través de Fonvivienda-, el Fondo Nacional de Regalías, la Gobernación de Santander, el Municipio de Bucaramanga y entidades privadas.

La funcionara estimó que ya se entregó el 30% del proyecto. Es decir, de un total de 2.028 viviendas que se construyeron en la urbanización Villas de San Ignacio, 612 ya fueron ocupadas.

Lo que significa que el 70% de los afectados está en espera de ser reubicado, ya que no han llenado todos los requerimientos, especialmente el correspondiente a la entrega del lote a la Oficina de Espacio Público de Bucaramanga, detalló Camargo Gutiérrez.

'Hemos detectado personas inescrupulosas que quieren quedarse con el predio afectado para venderlo y adicional a eso, quieren el nuevo inmueble, faltando a la verdad, y por eso hemos sido cuidadosos con la entrega de las casas', declaró.

síntesis
Casas en Girón, hasta mayo


• El proceso de reubicación de los afectados por el invierno en Girón, al cabo de cuatro años, ha estado plagado de inconvenientes y problemas financieros.
• Según el alcalde Luis Alberto Quintero, hasta el momento se gestiona la consecución de recursos faltantes, estimados en 5 mil millones de pesos, para terminar la Ciudadela Nuevo Girón, proyecto que ha tenido una inversión cercana a los 57 mil millones de pesos.
• Según la Administración local, en mayo próximo se entregarían los sectores I y II de la urbanización, que corresponden a 497 viviendas del total de 1.593 que abarca la obra.
• Cabe resaltar que por este proyecto que albergaría a las familias damnificadas por la tragedia invernal de 2005, la Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó el año pasado por 15 años al ex alcalde del municipio, Juan Francisco Suárez Galvis. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad