sábado 01 de junio de 2019 - 12:00 AM

De visita por mi barrio: Hoy, en El Carmen de Floridablanca

Todos los sectores del Área Metropolitana están a la Vanguardia. Cada semana hablamos con sus residentes y al final presentamos una página como la que hoy tiene en sus manos. Hoy, estamos en El Carmen.
Escuchar este artículo

El fervor y la devoción hacia la ‘Patrona’ de los conductores se han ido consolidando, año tras año, en el barrio invitado de hoy: El Carmen.

En este popular sector de Floridablanca los feligreses católicos manifiestan, a través de los actos religiosos y culturales, su respeto a la Santa Virgen. En todas las etapas del sector existe un santuario en honor a la Madre de Jesús y es venerada por miles de católicos.

El tema no es gratuito. De hecho el barrio se levantó en una antigua hacienda, llamada El Carmen. Es más, la iglesia del sector tomó su nombre en alusión al Monte Carmelo, ubicado al oeste del lago Galileo y cuyo nombre significa jardín.

La parroquia se convirtió en un lugar sagrado que, dicho sea de paso, se ha convertido en un gran impulso para lograr el desarrollo del sector.

Si bien el barrio afronta algunos problemas comunitarios, su vecindario se ha ido organizando en procura del bienestar común. Y también hay líderes dispuestos a gestionar obras de interés general.

‘BARRIOGRAFÍA’

Nombre: El Carmen.

Año de fundación: El barrio data de los años 80, pero su construcción se dio en varias etapas. De hecho el sector está conformado por las etapas 1, 2, 3, 4A, 4B, 5 y 6.

Delimitación: La Transversal Metropolitana es la ‘espina dorsal’ del barrio. Sin embargo, todas las etapas de El Carmen se encuentran entre las calles 48 y 129 y entre las carreras 10 y 14.

Comuna a la que pertenece: Ocho.

Áreas vecinas: Villa Luz, Recodo de La Florida, Conjunto Valverdi, Piemonti, José A. Morales, Laureles, La Cumbre y Portal de Israel.

Estratos: Dos y Tres.

Número de viviendas: Más de 1.000. (El dato no incluye las reformas hechas a algunas edificaciones).

Población: Cerca de tres mil habitantes.

Organismo cívico: Existen varias Juntas de Acción Comunal, que son presididas por Liz Carol Pérez, Darío Hernández y Doña Vilma.

Servicio de transporte: Por la cercanía a la autopista, el servicio de transporte urbano tiene una gran cobertura en este barrio.

Templos religiosos: Los católicos acuden a la iglesia del Monte Carmelo, presidida por el padre José Fernando Díaz. Allí también tiene sede la Iglesia Mormona de Jesucristo y de los Santos de los Últimos Días.

Entidades educativas: Instituto Monte Carmelo y el Colegio Microempresarial El Carmen, entre otros.

Grupo de la tercera edad: Funciona una asociación que es dirigida por la señora Carmen Guarín.

Cañada que bordea al barrio: Zapamanga.

Algunos establecimientos comerciales: Miscelánea Mary, Restaurante El Pescadito, Dental G, Papelería Mi Rey, El Gangazo de la 60, Droguerías El Carmen y La Rebaja, Carnes Finas Serrano, Pinturas Azur, Ferretería Villa del Carmen, Autoservicio Súper Siete y ‘Liliana Peluquería’.

Seguridad: Funciona un CAI, a la entrada del barrio.

Principal problema: El mal estado del pavimento.

EL AYER DEL BARRIO

Las primeras etapas de El Carmen se levantaron en la década de los 80, en una finca de propiedad de la constructora Blanco Limitada. La firma decidió lotear estos terrenos, surcados por la famosa quebrada Zapamanga.

Fue a comienzos de los 90 cuando el proyecto de vivienda se consolidó, justo en lo que fuera la otrora Hacienda El Carmen.

Allí se fueron asentando poco a poco decenas de familias, en su mayoría, empleados y comerciantes independientes, con el deseo de cristalizar el sueño de tener vivienda propia en el costado oriental de la zona urbana de Floridablanca.

Una de las residentes más antiguas de este barrio, Bárbara Ordóñez, en sus memorias recuerda que adquirió su casa en obra gris por un costo de $850 mil (valor de la época).

En ese entonces no existía la Transversal Oriental, ni puente, ni colegios, ni iglesia, ni CAI.

Luego se construyó la parroquia Nuestra Señora del Monte Carmelo. Ella era antes un Centro de Animación Pastoral, llamado El Carmen, y estaba bajo el ministerio del padre Pedro Elías Martínez.

En 1996, el desaparecido Monseñor Darío Castrillón Hoyos vio la necesidad de la comunidad y firma el decreto con el cual crea la nueva Parroquia el 8 de Septiembre 1996, delegando al Padre Carlos Roberto Plata Guillen como primer párroco del barrio El Carmen en Floridablanca.

El sábado 22 de febrero el administrador apostólico Monseñor Jaime Prieto Amaya presidió la ceremonia Litúrgica de construcción de la Parroquia con la lectura del decreto y posesión del nuevo Párroco.

En el transcurso de los años se fue edificando el templo y el despacho parroquial, que unieron esfuerzos para sacar adelante el barrio.

También hay que decir que El Carmen se fue transformando de la mano con la construcción de la Transversal Oriental Metropolitana, ejecutada por el Área Metropolitana de Bucaramanga.

HABLAN ALGUNOS VECINOS

Alcira Remolina Ortiz: “Vivo aquí desde hace 26 años. El Carmen es un barrio hermoso y de gente muy trabajadora. El emprendimiento brilla en cada cuadra”.

Liz Carol Pérez: “Me gustan tres cosas del barrio: la calidad humana de la gente, el agradable clima y la ubicación estratégica de El Carmen”.

Gustavo Gómez: “Hay mucha tranquilidad en nuestro barrio, gracias al civismo de la comunidad. Este es un lugar muy bonito para vivir”.

Hugo Rodríguez Celis: “Me gusta el carácter residencial que se respira en el sector. Aquí hay de todo: bancos, droguerías, restaurantes, tiendas, en fin...”

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad