jueves 03 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Desde la próxima semana tendrá que apartar turno para ir a misa

Escuchar este artículo

Los templos volverán a abrir sus puertas, pero los fieles tendrán que cumplir con ciertos requisitos fijados por la Alcaldía de Bucaramanga.

De acuerdo con el Municipio, los servicios religiosos se permitirán siempre y cuando cada parroquia cumpla en todo momento con los protocolos de bioseguridad, emitidos por el Ministerio de Salud para el desarrollo de esta actividad.

Desde ya la Arquidiócesis anunció que los diferentes templos de Bucaramanga y del área metropolitana preparan las logísticas para el nuevo repicar de campanas y el regreso las Sagradas Eucaristías presenciales.

Será por turnos

Los interesados deberán realizar reservaciones para cada ceremonia, en la que no se permitirán más de 50 personas. Cada parroquia dispondrá de sus líneas telefónicas de confirmación de asistencia de los fieles.

Para ingresar no aplicará la restricción del ‘pico y cédula’, pero los asistentes sí deberán mantener una distancia mínima de dos metros y tendrán que portar tapabocas.

Roque Julio Quintero Rueda, párroco de San Laureano, reiteró que para garantizar que no se registren aglomeraciones, lo recomendable es que las iglesias creen un sistema de reservas. Para su caso particular, detalló que los asistentes deberán comunicarse previamente.

“Se debe llevar un control de cada celebración para que no ingresen más de 50 personas. Cuando estemos autorizados, la gente podrá llamar para inscribirse. Se van a publicar los horarios de las misas. A la entrada del templo van a ingresar quienes figuren en el listado”, comentó.

La Alcaldía, por su parte, informó que las celebraciones religiosas deberán estar sujetas a medidas de seguridad sanitarias, incluyendo el porte de gel antibacterial y alcohol.

La propuesta es que existan puntos de desinfección en las entradas o en las puertas de acceso a los templos.

También se debe tomar la temperatura de los creyentes y será precisa la señalización de los puestos en los que sí podría sentarse la gente.

La Sagrada Comunión sería puesta en un recinto en donde cada fiel la tomaría con sus propias manos, obviamente con guantes.

Además de estas medidas, también se plantea la desinfección del recinto después de cada celebración. Tal acción será vigilada por la Secretaría de Salud.

Existirán restricciones en la duración de las Sagradas Eucaristías: las oficiadas entre lunes y viernes solo se harán en 30 minutos; mientras que las del fin de semana, incluyendo festivos, no podrán pasar los 50.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad