jueves 05 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Deslizamiento ‘carcome’ la Transversal Oriental

La Alcaldía de Floridablanca aseguró que se adelantarán estudios para tener claridad de lo que ocurre en el talud y así empezar a gestionar proyectos ante el Gobierno Nacional para invertirlos allí en obras de mitigación del riesgo.
Escuchar este artículo

El derrumbe que terminó afectando a 33 familias de las manzanas 5 y 6 del asentamiento humano Asomiflor, en Floriablanca, el pasado 4 de abril, también originó el bloqueo de un tramo del corredor vial que permite la conexión entre los barrios Bucarica y El Carmen.

Desde entonces, este punto se mantiene restringido y obliga a los conductores que se dirigen hacia El Carmen, La Cumbre y Bucaramanga, a movilizarse en contraflujo.

Dicha medida, si bien está autorizada por el Comité Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres y cuenta con el visto bueno de la Dirección de Tránsito y Transporte, conlleva un riesgo alto de accidentalidad, debido a que no se cuenta con la señalización adecuada para el manejo del tráfico, la pavimentación no está en las mejores condiciones y la tierra que sigue cayendo del inestable talud amenaza con tomarse las dos calzadas.

“En esta zona ya se han presentado varios accidentes, realmente es muy peligrosa. Pero nos preocupa es que no vemos que se haga algo para mejorarla. Vemos también que el terreno sigue cediendo y las casas están a punto de caerse. Ojalá no ocurra una tragedia para que ahí sí se haga algo”, sostuvo un conductor que se moviliza a diario por la zona.

En efecto, el único problema que existe en el lugar no es la vía, es el fenómeno de remoción en masa. Cada vez que llueve se encienden las alarmas.

De hecho, las familias que viven allí, por lo menos las que están en la zona de más alto riesgo, aseguran que sienten incertidumbre y frustración porque sus casas están a punto de colapsar.

Fernando Peñaranda, de 64 años, hace siete meses se vio obligado a abandonar la vivienda en la que residía junto con su esposa, para evitar una fatalidad.

“Nosotros somos desplazados por la violencia y ahora damnificados. La única plata que nos han dado es la de la indemnización, pero esa plata se la metimos a la vivienda que se nos cayó en abril. El problema es que con la pandemia no he conseguido trabajo y nos están pidiendo que desocupemos porque necesitan arrendar. Estamos viviendo en la casa de una vecina que nos permitió quedarnos allí. Ella fue testigo de que perdimos casi todo”, relató Peñaranda.

Diana Celis, residente en la Manzana 6, comentó que hace ocho días abandonó su casa para proteger a sus dos hijas.

“El deslizamiento quedó en la parte de atrás de mi casa y se llevó casi una columna. Yo me fui hace una semana porque sentí un nuevo movimiento de tierra, hasta un árbol se cayó y me partió todas las láminas de zinc. Nuestras vidas estaban en peligro y por eso nos fuimos de ahí, pero el Gobierno no nos ha ayudado con nada”, dijo.

Lea también: A Santander le deben 23 proyectos de infraestructura educativa

Alcaldía responde

Marcela Toloza, directora de la Unidad Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastres de Floridablanca, Umgrd, explicó que la situación en Asomiflor se debe, en parte, a la saturación del talud porque no hay manejo de las aguas residuales que ellos mismos generan.

“Esto provoca una inestabilidad del terreno que se satura aún más por las lluvias que se han estado presentando en el municipio. En abril el talud se deslizó, y como era algo que ya lo teníamos previsto, hicimos los llamados de evacuación a la comunidad, evitando así alguna pérdida humana. Por el peligro mantuvimos la vía cerrada y contratamos maquinaria amarilla para hacer limpieza de esta vía, que es una de las principales del municipio, y tratamos de estabilizar el talud. Sin embargo, hay construcciones de hasta cinco pisos en un terreno inestable”, indicó Toloza.

De acuerdo con información suministrada, la Umgrd, durante la pandemia por COVID-19, ha realizado tres llamados de evacuación y más ahora que se está en temporada de lluvias intensas y prolongadas.

Respecto a la caracterización de las personas afectadas, que se adelanta de manera interdisciplinaria, se pudo conocer que el proceso se ha complicado porque muchos no tienen documentos que den constancia de dichas casas son de su propiedad. La mayoría de los vivientes son arrendatarios.

¿Qué se está haciendo?

Con el fin de avanzar en una posible solución a este problema, desde hace dos semanas aproximadamente la Administración Municipal efectuó la contratación de una consultoría para realizar los estudios que permitan definir la amenaza por fenómenos de remoción en masa y los diseños de obras de mitigación, con el fin de contribuir a la gestión del riesgo en el sector crítico sobre la Transversal Oriental.

“Con esta queremos tener soportes para poder llevar a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres este proyecto y solicitar los recursos, teniendo en cuenta que el presupuesto se le sale de las manos al Municipio”, manifestó la directora de la Umgrd.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad