Publicidad

Bucaramanga
Lunes 28 de junio de 2021 - 12:00 PM

Donación de órganos en Santander disminuyó un 50% durante tercer pico de COVID-19

La alta ocupación de UCI por COVID-19, la poca notificación de potenciales donantes y el temor de asistir a un hospital, son unas de las razones que dan razón de la disminución en la donación de órganos, la cual ha prolongado la lista de espera de pacientes que necesitan un nuevo órgano vital.

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

En Santander se ha mantenido la alerta ante la baja donación de órganos, producto de la pandemia por el COVID-19 y el pico de contagios que se registra en la actualidad. Para el coordinador de trasplantes de la FOSCAL, Luis Carlos Bray, el asunto va en picada.

Hasta un 50% se ha reducido el número de donantes en el último mes, afirma el coordinador de Trasplantes de Órganos de la Fundación Cardiovascular de Colombia, Fernando Quintero. Al mismo tiempo, la cifra de pacientes a la espera de un órgano aumenta.

En 2020, la cifra disminuyó hasta un 55%. Aunque a principio de año se había recuperado de forma mínima, la situación se agravó tras la crisis sanitaria generada por el COVID-19.

Solo en el 2019 se hicieron 86 trasplantes de riñón, cuenta el médico Luis Carlos Bray. El 2020 cerró con 22 de ellos, desde la Foscal, pero en lo que va del 2021 han realizado 9 trasplantes.

Quintero explica que esto se debe principalmente al colapso en las Unidades de Cuidados Intensivos que presentan los hospitales, por lo que no están recibiendo más pacientes. Además, porque esta alta ocupación se da por pacientes que portan el coronavirus. Agrega que han encontrado pacientes con potencial de ser donantes, pero al estar contagiados de COVID-19, se descartan.

A esto, Bray agrega que todos los pacientes que están en UCI no son tenidos en cuenta debido a que ahora las Unidades cuentan con pacientes COVID y de otras patologías, por lo que el protocolo indica que ya no deben recurrir a estas personas con el fin de evitar riesgos.

“A la gente le da temor asistir a las clínicas, por lo que cuando tienen alguna patología y esta se complica, fallecen en sus casas”, dice Quintero.

Por otro lado, el personal de la salud de los diferentes hospitales de la región no está notificando los potenciales donantes que están próximos a fallecer, o de quienes tienen muerte cerebral. Esto representa un problema en la suma de donantes pues pueden existir pero los centros especializados de donación no conocen tales casos.

En este momento, en Bucaramanga hay cerca de 60 pacientes que necesitan un riñón; siete están necesitando un nuevo corazón, cinco pacientes en lista para un hígado; de páncreas, dos; y un paciente necesita pulmones.

Este último se recuperó del COVID-19, pero el virus agravó sus pulmones hasta el punto de afectar su buen funcionamiento, por lo que en este momento están en la búsqueda del donante adecuado para mejorar su calidad de vida.

Socialización para promover la donación

Quintero afirma que la negativa de los familiares de los pacientes candidatos para dar órganos ha disminuido desde la instauración de la Ley 1805 de 2016, donde se estableció la atención de la donación de órganos. “Es por ello que solo un 10% de las familias encuestadas se oponen a la donación”, cuenta el coordinador.

Debido a esto mantienen campañas, charlas y una pedagogía constante sobre la importancia de la donación, lo que ha resultado positivo en la evolución de la cifra de donantes pues años atrás era una situación mucho más preocupante. Además, se ha realizado una formación al personal de la salud de las UCI, de urgencias, de las clínicas y hospitales de la región.

Bray teme que no sea tomada en cuenta la socialización que se ha brindado frente a la importancia de notificar los potenciales donantes, pues esta suma va en un descenso preocupante y la donación es sumamente necesaria para salvar vidas.

“Esperamos que cuando el pico de contagios y la crisis en la ocupación de UCI empiece a disminuir, aumente la lista de donantes”, manifiesta el coordinador Quintero.

Le puede interesar: En el país se han aplicado 17,22 millones de vacunas contra el Covid-19

La problemática se ha agudizado en los últimos meses, lo que se suma a la crisis por el desabastecimiento de medicamentos necesarios para el manejo de pacientes que se han agravado por dicho virus.

Sobre los requisitos para ser donante, se necesita en primer lugar, que el paciente exprese su deseo de donar sus órganos o que deje por escrito que no quiere que estos sean donados. Quintero advierte que la diabetes y la hipertensión no contraindican la donación, pero de igual manera se realiza una evaluación del paciente que fallece para conocer el estado de los órganos al igual que los antecedentes del potencial donante.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Redacción Vanguardia.com

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad