martes 27 de noviembre de 2018 - 11:08 AM

El área metropolitana de Bucaramanga no aguanta un hueco más

No paran y van en aumento las quejas y la molestia de la ciudadanía, ante el deplorable estado que registra la capa asfáltica en numerosas zonas de Bucaramanga y su área. Vanguardia Liberal le cuenta cuál es el grado de dicha problemática en cada municipio y qué gestión se realiza al respecto.

Mientras la expansión urbana y la construcción de viviendas han tenido un acelerado crecimiento en Bucaramanga y su área durante la última década, la renovación y el arreglo de la malla vial es una labor que avanza a pasos muy lentos.

Si bien es cierto que año tras año se erige un nuevo puente o intercambiador vial en la ciudad, aquellas vías tradicionales o antiguas, como el caso de la carrera 33 en la capital santandereana, actualmente presentan un avanzado deterioro en su capa asfáltica.

El problema es generalizado. Los baches y desniveles se han multiplicado rápidamente en zonas céntricas, residenciales y comerciales.

En los vecindarios que se localizan en la periferia de cada municipio la situación está peor. Allí hay vías que perdieron el asfalto por completo y que actualmente son verdaderos caminos de herradura.

Obstáculos para la movilidad, daños en los automotores y hasta accidentes con ciudadanos lesionados, hacen parte de los perjuicios que a diario sufren pasajeros y conductores de vehículos.

Bucaramanga pide arreglo de sus vías

Encontrar una calle en Bucaramanga con su pavimento en óptimas condiciones es casi que imposible. Sea cual sea la zona que se transite, conductores y pasajeros se ven obligados a resistir los fuertes sacudones y los embotellamientos que se generan a raíz del pésimo estado que presenta la malla vial de la capital santandereana.

Se calcula que, de los 628 kilómetros de vías urbanas que existen en la ciudad, solo aproximadamente el 8% estaría en buena condición. Según estudios realizados por la Universidad Industrial de Santander, UIS, y por Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos, se estima que el 92% de la capa asfáltica ya superó su vida útil.

En sectores como el Centro, Cabecera, Provenza, San Alonso, San Francisco y Antonia Santos, la problemática es tan crítica que la comunidad ha realizado protestas.

De los $901 mil millones que aprobó la Alcaldía de Bucaramanga, para gastos e inversiones en la ciudad durante 2018, únicamente se destinaron $2.746 millones para hacer reparaciones y renovación de vías urbanas.

En 2017 el Municipio destinó cerca de $1.300 millones para atender dicha problemática, y en 2016 avaló una inversión cercana a los $1.200 millones. Es decir, a lo largo de los tres años de la Administración de Rodolfo Hernández se han invertido alrededor de $5.200 millones para el arreglo de la capa asfáltica.

El Municipio, en numerosas ocasiones, ha asegurado que no dispone de más recursos para invertir en la malla vial. Ante esta supuesta iliquidez, la Alcaldía decidió solicitar este año una autorización al Concejo, para que Bucaramanga pudiera adquirir un crédito de $50 mil millones. Según el alcalde Hernández, dicho monto se destinaría a las vías.

Aunque la Administración presentó en tres oportunidades el respectivo proyecto de acuerdo que se requería para lograr tal aval del Cabildo,  la mayoría de  los concejales finalmente decidió rechazar la solicitud.

Más de 100 kilometros dañados en Piedecuesta

Una de las quejas reiteradas de la comunidad en Piedecuesta es el deplorable estado de la malla vial. Las denuncias por el hundimiento de las calles, los cráteres de la zona céntrica y la falta de inversión en saneamiento básico, son las peticiones que más se repiten en los encuentros comunitarios y por las redes sociales.

Víctor Cañizares García es domiciliario y precisó que no hay día en que no se presenten accidentes en la carrera 5 entre calles 6 y 9, así como en la carrera 12 del barrio San Rafael. “Son carreteras de herradura”, dijo.

Linda Palacio Rubio, secretaria de Infraestructura de Piedecuesta, explicó que recibieron 120 kilómetros de vías, incluyendo las peatonales. “En las últimas tres vigencias hemos logrado intervenir y recuperar 20 kilómetros con una inversión cercana a los $19 mil millones. En alianza con la Piedecuestana hemos logrado modernizar el alcantarillado y las redes de acueducto de varios sectores del centro y barrios aledaños”, afirmó Palacio Rubio.

La funcionaria de la cartera de obras destacó que se pavimentaron vías en Halcones de Granada, Junín, La Cantera, el Centro, entre otras.
Danny Ramírez Rojas, alcalde de Piedecuesta, dijo que para recuperar toda la malla vial se requieren cerca de $90 mil millones, aunque todo depende del diagnóstico de redes, pues los costos son más altos cuando se requiere cambiar las redes de acueducto y alcantarillado.

795 zonas por intervenir en Floridablanca

“Me caí por culpa de un hueco y nadie respondió”.

La queja proviene de un motociclista en el barrio La Cumbre, quien se dirigía a su casa a descansar luego de una jornada de trabajo, cuando no alcanzó a esquivar a tiempo un hueco.

El diagnóstico médico arrojó fractura de tibia y peroné y una incapacidad que superó los tres meses.   

“Da rabia que los impuestos que pagamos no se vean retribuidos en el arreglo de la malla vial. En Floridablanca nadie se ha preocupado por esta situación que puede incluso terminar matando a alguien”, agregó.

Luis Eduardo Jaimes, presidente de la JAC La Cumbre, aseguró que en los últimos tres años han pavimentado ocho vías en el barrio. “No obstante, hay malla vial que requiere de atención urgente. Entendemos que la inversión no puede ser solo para un barrio, pero llevábamos casi una década sin saber qué es que nos arreglen una vía”.

Según cifras de la Administración Municipal, la malla vial urbana de Floridablanca es de aproximadamente 130 kilómetros y la rural de unos 45 kilómetros.

De acuerdo con el ingeniero Édgar Jesús Rojas, secretario de Infraestructura de Floridablanca, se estima que el deterioro es de un 23% en lo urbano y de un 35% en lo rural.

“Se necesitarían unos $50 mil millones para arreglar solo el componente vial urbano. El problema es que esto requiere también reposición de alcantarillado y eso incrementaría los costos al doble de lo presupuestado. En la parte rural se requieren unos $40 mil millones más”, puntualizó el funcionario.

La Alcaldía de Floridablanca aseguró que en temas de movilidad se han contratado más de $200 mil millones, incluyendo los intercambiadores de Papi Quiero Piña y Fátima. Eso sí, no todos los proyectos están ejecutados.

El Secretario de Infraestructura dejó claro que en 2016, el Municipio -solo en la parte urbana- registraba un atraso en la malla vial de más del 40%. En ese año se hizo un censo de huecos y se determinó que había 795 zonas por intervenir, de estas unas 400 aproximadamente ya fueron atendidas.

En la  zona histórica de Girón reinan los huecos

Félix Colmenares es un taxista en Girón que cada día debe tomar precaución para que un hueco no le genere un accidente o daños a su vehículo. El conductor, quien lleva más de 10 años en su oficio, manifiesta que la malla vial en el casco antiguo está en pésimo estado. “Si me tocara calificar de uno a 10, le pongo tres”.

Según Colmenares las zonas más peligrosas por los huecos en Girón son la carrera 26 desde la antigua Biblioteca Isaías Duarte y la carrera 25 con calle 30.

Edgar Araque, conductor de motocicleta, también señala que en Girón hay demasiados huecos en sus calles. Araque sufrió un accidente que le dejó una manofracturada y la cintura con delicadas lesiones por causa del deterioro de la malla vial. “Con respecto a los huecos, las zonas de mayor riesgo son Mirador de Arenales, alrededores del puente Lenguerke y el casco antiguo”, indicó.

La Secretaría de Infraestructura de Girón informó que la malla vial urbana del municipio está constituida por 48 kilómetros.  “Se contemplan 33 kilómetros de vías pavimentadas, nueve kilómetros de vías sin pavimentar y seis kilómetros de vías empedradas del casco antiguo”.

Las autoridades indicaron que con respecto al sector rural hay alrededor de 350 kilómetros.

María del Rosario Torres, secretaria de Infraestructura de Girón, señaló que se ha realizado una inversión de $155.455 millones. Durante la administración actual se han logrado atender siete kilómetros de reparcheo, 16 kilómetros de pavimentación, tres de vías nuevas y en el sector rural 3,1 kilómetros de placa huella”. Torres agregó que en el último año han invertido $105.852 millones en la malla vial.

La Oficina de Infraestructura añadió que no tienen un censo de los huecos, pero explicó que dependiendo del tamaño del hueco se hace raparcheo cuando es pequeño, pero si es grande se pavimenta. “En el casco antiguo los arreglos se hacen con bolo y en otras zonas es con pavimento flexible o concreto rígido, dependiendo del mal estado en que se encuentra la vía”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad