miércoles 03 de octubre de 2018 - 8:27 PM

El Carrasco colapsa y tiene a Bucaramanga y el área en emergencia

Hoy se inicia una investigación por parte de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, tras la emergencia que ayer se generó en El Carrasco. El operador del relleno sanitario aseguró que, por el momento, no se dispondrán más residuos en la celda que colapsó.

Las causas del colapso de la celda cuatro de la cárcava número dos en el relleno sanitario El Carrasco aún se desconocen. En esta fosa se depositaban al día cerca de mil toneladas de basura de 17 municipios de Santander. Una parte de esta celda, que contenía unas 630 mil toneladas de desechos aproximadamente, se derrumbó a las 3:30 de la madrugada de este miércoles.

Este evento ocasionó que la basura se deslizara y quedara expuesta a cielo abierto en una extensión comparable con las dimensiones del estadio Alfonso López de Bucaramanga. La emergencia generó lesiones en dos trabajadores de la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab.

El colapso de la celda generó además el rompimiento del sistema de drenaje de gases y de lixiviados, según informó la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga. Este hecho causó que los lixiviados contaminaran el área y se presume que lleguen a fuentes hídricas de la zona. El impacto por los olores ofensivos se registró en buena parte de área metropolitana.

Este jueves se espera que una comisión de expertos de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, visite El Carrasco para iniciar una indagación sobre las causas de la emergencia ambiental, que afecta a más de un millón de residentes del área metropolitana de Bucaramanga.

“Celda no tenía capacidad para recibir más basura”

Trabajadores que integran el sindicato de la Emab aseguraron que la dirigencia de la Empresa de Aseo de Bucaramanga ya había sido advertida sobre una posible emergencia en la celda cuatro. Ellos afirman que a tal fosa ya no le cabía más basura.

Acerca de las posibles causas del colapso, voceros del sindicato manifestaron que “nosotros en varias ocasiones les dijimos a las directivas que dejaran de seguir disponiendo en esa celda, porque ya estaba saturada. La celda no tenía capacidad para recibir más basura”.

Ante tal denuncia, Abigail León Nieves, gerente (e) de la Emab, respondió que “ellos tienen sus apreciaciones” sobre ese concepto. No obstante, “dentro de los aspectos de modelamiento que había en la celda, se tenía la capacidad para disponer más basura”.

En abril de 2016, la Procuraduría Delegada para Asuntos Ambientales alertó a los alcaldes del área metropolitana de Bucaramanga y a los operadores del servicio de aseo, sobre los retrasos presentados en los trabajos requeridos para ampliar la capacidad de El Carrasco.

“(...) La omisión en implementar el Plan de Contingencia adoptado en los Decretos de Emergencia Sanitaria puede ocasionar suspensión en la prestación del servicio, contaminación ambiental, emergencia sanitaria, peligro aviario y fallas técnicas en la infraestructura del sitio El Carrasco (...)”, advirtió el Ministerio Público.

De hecho, en tales observaciones este organismo de control también se refirió en particular a la celda que este miércoles colapsó.

“A la fecha no se han iniciado los trabajos de adecuación necesarios para habilitar y utilizar la celda cuatro de la cárcava número dos, según lo previsto en el plan de contingencia vinculado a los Decretos de Emergencia Sanitaria, trabajos que tienen término de ejecución de tres a cuatro meses”, fue la observación realizada al respecto.




¿Los olores de El carrasco afectan la salud?

Vanguardia Liberal habló con un epidemiólogo sobre los efectos de la exposición a los olores de los residuos de El Carrasco.

De acuerdo con la Empresa de Aseo de Bucaramanga, Emab, y el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, el desplazamiento de lixiviados generó ayer “una liberación de gas sulfhídrico, sin consecuencias para la salud pública”.

Este gas sulfhídrico es un componente gaseoso que produce el olor fétido característico de las basuras. De acuerdo con la Agencia para sustancias tóxicas y el registro de enfermedades de Estados Unidos, en bajas concentraciones en el aire puede detectarse el olor por el olfato humano. “En altas concentraciones,una persona puede perder la capacidad para olerlo. Esto puede hacer al ácido sulfhídrico muy peligroso”.  

El médico epidemiólogo, Enrique Mazzenet, explicó a Vanguardia Liberal que este componente presente en las basuras en grandes cantidades es tóxico para las personas. El contacto constante con los olores ofensivos de las basuras, como los que se respiran constantemente en el área metropolitana, “genera complicaciones en la salud de forma indirecta”.

Según el médico, estos olores producen estrés, pérdida de apetito, dificultad para conciliar el sueño. En tal sentido, algunos residentes de barrios como Malpaso y Porvenir, que históricamente se han quejado del impacto de El Carrasco, registran estos síntomas. Más allá de los olores, el epidemiólogo precisó que las basuras producen contaminación debido a los metales pesados que emiten, que son procedentes en su mayoría de baterías y desechos electrónicos.

Estas se impregnan en el ambiente. El contacto constante puede ocasionar intoxicaciones y enfermedades respiratorias. “Lentamente se introducen en la cadena alimentaria y las consumimos”.


Experto habla de componentes peligrosos en la basura

De acuerdo con el ingeniero químico y ambientalista, Jairo Puentes, la basura emite diferentes compuestos. La Emab informó que con el deslizamiento de El Carrasco se generó gas sulfhídrico.

Sin embargo, Puentes aseguró que no es el único compuesto. “El gas sulfhídrico es apenas uno de los gases que se producen”, precisó.  

Además de estos sulfuros, se producen gases como “hidrocarburo aromático, que son sustancias muy tóxicas y compuestos orgánicos como Benceno y Xileno, que han sido asociados con la leucemia”, indicó.  

De acuerdo con Puentes, la descomposición de las basuras produce a largo plazo gas metano, un gas invernadero relacionado con el cambio climático, además de los gases tóxicos. “Este es uno de los problemas que tiene El Carrasco, y que se ha mencionado en reiteradas ocasiones”.

Agregó que “en otros países no existen estos problemas, pues estas instalaciones son diseñadas, localizadas y operadas correctamente”.

El experto indicó que hay estudios que comprueban la presencia de estos componentes tóxicos en la basura.

Por ejemplo, un estudio realizado por la Universidad del Valle, en los alrededores del relleno Doña Juana en Bogotá, donde se presentó un deslizamiento que arrasó con viviendas en tres localidades y que generó una emergencia ambiental en la capital hace 21 años, reveló la presencia de compuestos como partículas diminutas de cemento, metal o polvo (PM10), Benceno y Xileno en el aire que respiraban los habitantes de la zona.

“Estas partículas de PM10 pueden llegar a inflamar los bronquios, y el Benceno, un gas incoloro, causa convulsiones, alteraciones del ritmo cardíaco y hasta leucemia”, destacó el estudio.  

Dicha investigación concluyó que la capacidad respiratoria de los habitantes aledaños a este relleno se había visto afectada durante los seis meses del estudio.

“Otros estudios de Estados Unidos también demuestran que la emisión de gas metano afecta el sistema respiratorio y el corazón”, precisó Jairo Puentes.  

 

A soportar olores ofensivos 24 horas más

La Emab informó que ayer los olores se disiparían en las próximas 48 horas. Por lo que, los olores ofensivos que han afectado a gran parte de la ciudad, se mitigarán en las siguientes 24 horas.

Eliseo Osorio, asesor de la Alcaldía de Bucaramanga en manejo y disposición final de residuos, precisó que es muy difícil calcular el alcance de los olores, ya que depende de la dirección de las corrientes del aire. “La rosa de los vientos en el área de influencia del relleno marca generalmente una tendencia de sur-occidente a sur-oriente, es decir, hacia Floridablanca; los olores más fuertes se sienten allí”, manifestó Osorio.

Aunque no hay un reporte oficial sobre los sectores donde más se percibieron los olores ofensivos, en los barrios del Porvenir, Malpaso, Victoria, Mutis y Ciudadela las quejas fueron generalizadas.

Mauricio Galván, ingeniero químico de la CDMB, explicó que la dispersión de las sustancias secretadas en vapores y gases que generan olores ofensivos se ve afectada por diversos factores.

“La temperatura de las capas del aire, la dirección y la velocidad con que se mueve. La temperatura de las capas de aire es diferente en distintas zonas de la ciudad, por eso se siente más en unos sectores que en otros”, dijo.

¿Qué pasó en el área metropolitana?

* Girón: El veedor ciudadano Sergio Toledo, indicó que la comunidad es la víctima de un basurero ubicado en pleno centro de Bucaramanga y con barrios a pocos 500 metros. “Hemos solicitado el cierre de El Carrasco, pero no ha habido ni Dios ni ley para su cierre”.
Sandra Ramírez, secretaria de Ambiente de Girón indicó que “de afectar a la comunidad de Girón, visitaremos El Carrasco. Sin embargo, la situación que se presentó no afectó al municipio, ya que las corrientes de aire direccionaron los malos olores hacia Bucaramanga. A girón no llegaron estos olores”.

* Floridablanca: Las urbanizaciones y conjuntos residenciales de Floridablanca que están en límites con la capital santandereana fueron los más afectados con la emanación de olores ofensivos, que se generaron  a raíz de la emergencia en El Carrasco.
Nelson González, director Técnico Ambiental de la Alcaldía de Floridablanca, afirmó que la única dificultad que se registró hizo referencia a vehículos de recolección que en la mañana no alcanzaron a descargar los residuos. Durante el día se realizó el procedimiento. El funcionario acotó que en gran parte de la localidad no hubo impacto con el olor”.

* Piedecuesta: No se registraron quejas por malos olores, según la coordinación de Salud Pública de la Secretaría de Salud. Sobre este tema ciudadanos consultados en el sector de Guatiguará (zona que colinda con el municipio de Girón) indicaron no haber percibido olores ofensivos. Sin embargo, denunciaron problemas con las plantas de sacrificio avícolas y galpones ilegales que no solo producen olores ofensivos, sino que afectan los cuerpos de agua del norte del municipio.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad