martes 18 de junio de 2019 - 4:15 PM

El coraje de una madre y su hijo en la batalla contra el cáncer

Esta es la historia de Yuliani Acosta, una valiente madre cabeza de hogar que enfrenta una dura y dolorosa situación: Su hijo de 12 años tiene cáncer de células falciformes SS, y a ella hace poco le diagnosticaron principio de cáncer de útero.

Yuliani llegó a Bucaramanga hace un año buscando una luz de esperanza para ella y sus tres hijos. El mayor de ellos, Jesús Daniel, lleva 11 años sometido a los dolorosos tratamientos para combatir el cáncer, este duro proceso le ha hecho perderse gran parte de su niñez.

Esta mujer de 34 años ha tenido que sortear muchas dificultades. La más dura la atravesó en junio del año pasado cuando Jesús, quien además de luchar contra el cáncer, tuvo un daño cerebral debido a un infarto que lo tuvo en coma por seis meses.

Jesús fue trasladado desde Cúcuta para ser atendido en la UCI de la clínica San Luis de Bucaramanga. Yuliani sin nada en los bolsillos, sin ayuda o apoyo familiar, le tocó lidiar con el duro hecho de separarse de sus otros dos pequeños hijos.

“Le imploré a una vecina que me cuidara a los niños, no podía llevarlos conmigo a Bucaramanga, no tenía recursos, esto nunca nos había pasado, me rompió el corazón pero no tuve otra opción” relata Yuliani.

Las situaciones de la vida a veces son tan inesperadas y crueles que en medio de estos momentos complicados, aparece otra carga más. Justo cuando Jesús llegó a la UCI, unos fuertes dolores y sangrados la postraron unos días en cama. Tras valoraciones y exámenes le diagnosticaron principio de cáncer en el útero.

Los médicos le dijeron que debía operarse para evitar que el cáncer avanzara pero Yuliani simplemente no pudo hacerlo. “No podía dejar a Jesús solo, él necesitaba que yo estuviera ahí, afortunadamente me hicieron un legrado y con eso se me calmó un poco el dolor”.

Empezar de nuevo

Cuando Jesús empezó a caminar y a hablar, Yuliani inmediatamente fue a buscar a sus hijos para volver a estar todos juntos. Debido a la difícil situación lo perdieron todo y tuvieron que empezar de nuevo. Como ‘rebusque’ para tener con qué mantener a sus hijos y cubrir los gastos, empezó a vender en la calle y en la clínica, tintos y yogurt que ella misma preparaba.

En medio de la crisis apareció para Yuliani un apoyo que la sacaría a flote. Varias madres de niños con cáncer, miembros de una red de ayuda, realizaron publicaciones sobre el micro emprendimiento de Yuliani. Fue así como Silvia Colmenares, Directora de la Fundación ‘Héroes y Valientes’ la conoció y le brindó apoyo para su negocio.

“Admiramos mucho la valentía y la fuerza con que Yuliani quería salir adelante con sus productos, le ayudamos con una imagen, le hicimos el logo y para cada evento le comprábamos productos, además desde las actividades que realiza la fundación, se les ha obsequiado ropa y kits escolares”, comentó Silvia.

El coraje de una madre y su hijo en la batalla contra el cáncer

Con cada peso que ahorraba, Yuliani logró sacar en arriendo una casa justo al frente de la clínica, “como mi niño debe estar todo el día, hice todo por estar cerca de él sin apartarme de mis otros hijos, Dios nos ayudó”, dijo.

Desde hace dos meses ha ido poco a poco haciéndose a su negocio vendiendo además empanadas, jugos, café, minutos. “Empecé reuniendo para un termo, luego el siguiente, ahora quiero comprarme el ‘carrito’ para poder vender sin problema en la calle”.

Rompe en llanto al contar que debe dejar a sus hijos solos mientras ella está en la clínica, “a veces siento que no puedo más, me levanto a las 3:00 de la mañana, preparo lo de vender, baño a los niños, les dejo listo el almuerzo y salgo a trabajar. Yo los llamo cada media hora, a las 12 le toca la pastilla a Jesús y debo estar pendiente de recordárselo”, contó.

Para Yuliani nada ha sido fácil. Con su trabajo hace hasta lo imposible para ayudar a sus hijos. Esta valiente mujer no tiene familia, una madre, un padre, un hermano que esté con ella. “Ha sido muy duro, a veces siento que no puedo, tengo fuertes dolores, pero debo hacerme la dura por mis hijos”, relató.

En búsqueda de nuevas oportunidades

Sin duda, la historia de Yuliani es inspiradora. Como ella hay muchas madres que a diario enfrentan esta ‘lucha’ contra el cáncer que afecta a sus pequeños hijos. En este caso Yuliani también se enfrenta a su enfermedad. Tiene que viajar a Bogotá cada mes para hacerse exámenes y tratamientos y todo eso implica más gastos, no la tiene fácil pero logra sortear estas dificultades.

Es una mujer guerrera que intenta además superarse. Ya hizo un curso en el Sena y ahora quiere sacar un préstamo para tomar otro y obtener el certificado laboral.

Afortunadamente Jesús, su hijo, ha estado mejorando, ha podido retomar sus estudios en el Colegio las Américas,. “El médico dice que ya no hay necesidad de quimioterapia, tiene dificultad para caminar pero con las terapias esperamos que eso mejore, esa ha sido una luz de esperanza para mí”, concluyó.

Si usted desea ayudar en la noble causa de darle la mano a esta bella familia, se puede comunicar con Silvia Colmenares, Directora de la Fundación ‘Héroes y Valientes’ al número 318 393 4241.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad