miércoles 17 de abril de 2019 - 12:18 PM

El drama de un santandereano a quien el cáncer le carcomió la mitad del rostro

Gabriel Antonio Duarte tiene 60 años y padece de un cáncer agresivo que le ha carcomido la mitad del rostro. Desde julio del año pasado espera que Salud Vida le autorice el tratamiento.

Cuando Gabriel Antonio Duarte, un hombre de 60 años quien padece de cáncer en su rostro, se despierta cada mañana, solo piensa en morir. Según cuentan sus cuidadores, el anciano cree que el suicidio es la única alternativa que le queda para calmar el dolor que desde hace un año lo hace retorcerse en su cama.

Vive en el Centro de Bienestar del Anciano San Pedro Claver de San Gil, donde fue recluido desde el 26 de julio del año pasado ante la gravedad de su enfermedad, la falta de recursos y su avanzada edad.

Desde entonces, libra una batalla contra la muerte y la indiferencia de Salud Vida EPS, que le ha negado su derecho a una atención integral. Producto de ello, el cáncer avanzó tanto que ya perdió su ojo, parte del cuello, el sentido auditivo y en su rostro hay un enorme orificio que refleja la agresividad de la enfermedad.

No come, casi no duerme, habla muy poco y la mayor parte de su día sufre y llora por el dolor. Aunque pide que Salud Vida le autorice sus tratamientos, es consciente de que la muerte lo espera.

Lea también: Fundación Cardiovascular implantó corazón artificial a la paciente más joven en Suramérica

El inicio de la enfermedad

Al llegar al Centro de Bienestar del Anciano, un olor fétido y un grano de color negro, ubicado en el lado derecho de su rostro, mostraba lo que serían las primeras señales de un cáncer.

“Cuando don Gabriel ingresó tenía una lesión infectada en la hemicara derecha, el olor era fétido. La herida empezó como un grano negro que tenía gusanos y por eso le hicimos el tratamiento de limpieza. Lo llevamos a que le hicieran los respectivos análisis y los resultados arrojaron que tenía un carcinoma escamocelular, es decir, cáncer”, señaló Giovanni Paulo Biassi Romero, coordinador del Centro del Bienestar del Anciano San Pedro Claver.

Luego de los resultados, inició la odisea para que Salud Vida EPS autorizara las biopsias, tomografías y posteriormente las radioterapias. El objetivo de dichos análisis era establecer hasta qué punto habían avanzado las células cancerígenas y frenar su crecimiento.

Sin embargo, debido a los retrasos, el cáncer comprometió casi todo el hemisferio derecho del rostro, lo que le ha traído otros problemas como la dificultad para ingerir alimentos, la pérdida del ojo, el cual ahora está cubierto por una masa de piel, la pérdida del oído y los intensos dolores, para lo cual requiere de tratamiento paliativo, pero su EPS no lo ha autorizado.

“Su dolor ahora es exacerbado, lo lleva a querer suicidarse, lo manifiesta todos los días, solo tiene ideas suicidas por lo que no se puede dejar solo. No comparte con lo demás ancianos y la cara le drena mucho líquido, debe permanecer acostado y solo el médico general le manda analgésicos pero no le sirven de nada. No come muy bien, ha perdido el apetito, llora y está deprimido”, agregó Biassi Romero.

Un verdadero viacrucis

Vanguardia conoció el ‘recorrido’ que ha hecho Gabriel Antonio Duarte, en compañía de sus cuidadores, para acceder a una atención integral por parte de Salud Vida EPS.

Luego del diagnóstico, el paciente fue trasladado hasta Bucaramanga el 2 de agosto de 2018, para ser atendido en la Unidad de Oncología del Hospital Universitario de Santander, HUS, donde el médico tratante ordenó tomografías y valoración por radioterapias.

Le puede interesar: “Medimás en Bucaramanga juega con la vida de mi mamá, ya pesa 38 kilos”

“Nos tocó contratar un carro particular porque, debido a la gravedad de su estado, el señor no puede viajar en bus y todos los gastos los cubrimos nosotros. La EPS no nos ayudó con nada, por eso interpusimos una acción de tutela contra Salud Vida”, explicó el Coordinador del Centro del Bienestar del Anciano San Pedro Claver.

El 11 de septiembre, el Juzgado 1 de San Gil falló en favor del paciente y ordenó a la EPS que autorizara los procedimientos solicitados por el médico. A pesar de ello, tres días después, el 14 de septiembre, el oncólogo pidió la valoración urgente por radioterapia, la cual fue autorizada por Salud Vida de manera escrita, pero cuyo servicio no fue brindado.

Durante tres meses, el paciente no fue valorado, tiempo en el cual su estado empeoró y la enfermedad avanzó. Hasta el 5 de diciembre cuando le ordenan 30 radioterapias y piden junta oncológica.

“Desde ese día empezamos a llamar al HUS para que nos dieran las citas de las radioterapias, pero nos decían que no podían porque no había agenda disponible. Nos pidieron que llamáramos todos los días y que tuviéramos paciencia. Así lo hicimos hasta el 7 de febrero, que nos dijeron que ya no lo podían atender porque su enfermedad estaba tan avanzada que se necesitaba hacer radioterapia con tecnología IMRT. Dijeron que en el HIC o en la Foscal”, manifestó Biassi Romero.

Finalmente, el 11 de marzo el paciente fue valorado en la Foscal, donde se le ordenó el tratamiento y cuidado paliativo, el cual, hasta la fecha, no ha recibido.

¿Qué dice Salud Vida EPS?

Ante esta denuncia, Salud Vida EPS aseguró que “la demora en la radioterapia se debió a que la IPS donde se le estaba dando manejo al paciente, no dio oportunidad para el servicio requerido. Desde comienzos de esta semana, se solicitó el servicio con otro centro especializado de oncología y radioterapia”.

La EPS añadió que “ya el centro envió la cotización y desde la EPS ya se montó el anticipo para que presten el servicio de inmediato. Entonces, la radioterapia queda programada para el viernes o sábado de esta semana”.

Lea además: “Se llega más fácil a la tumba que a las EPS”

El HUS responde

El Hospital Universitario de Santander, también se refirió al caso y señaló que “el usuario es valorado por primera vez a finales de 2018. Sin embargo, su cuadro clínico inició desde 2016 una lesión a nivel temporo-mandibular. En el momento que el señor consulta dicha lesión ya está bastante avanzada (encontrándose miasis y hongos)”.

Además, indicó que “tras esto, sigue siendo valorado por más especialistas y se remite a radiología para las respectivas terapias y tratamiento. Sin embargo, en enero de este año, se informa a la EPS que dichas terapias no las puede realizar el Hospital ya que no cuenta con la tecnología óptima para el procedimiento (La ESE HUS cuenta con un acelerador lineal que data desde hace 20 años) por lo que se indica a la EPS que dicho tratamiento sí puede ser realizado en el Hospital Internacional de Colombia o en la Foscal”.

El HUS recalcó que desde enero de este año, es Salud Vida EPS el responsable de autorizar el tratamiento del paciente en un centro especializado.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad