martes 21 de mayo de 2019 - 12:00 AM

“El hospital de Málaga dejó a mi hija en estado vegetativo y no responde”

Gustavo Cáceres* completa más de 20 años reclamando justicia en Santander, por el grave e irreversible daño cerebral que le causaron a su hija durante el parto. El Consejo de Estado condenó al hospital que atendió este nacimiento a pagar cerca de mil millones de pesos, por los perjuicios originados a esta familia.

A mi hija me la dejaron vegetativa por negligencia. El día que mi esposa fue a dar a luz, en el Hospital de Málaga realizaban un bazar y todo el personal médico estaba era pendiente de eso. Ni la enfermera, ni el médico se percataron cuando mi hija nació. Por este descuido mi bebé bronco aspiró heces fecales y eso le generó graves daños en su cerebro, para el resto de su vida”.

Este relato es de Gustavo Cáceres*, un santandereano que hace más de 20 años reclama justicia, por los errores cometidos durante el nacimiento de su hija. Aunque el Consejo de Estado condenó en 2018 a los responsables de este caso, el demandante asegura que hasta la fecha no se ha cumplido tal resolución judicial.

Lea también: Médicos descuidaron 200 casos de dengue en Santander

“Querían tapar la falla”

El 7 de junio de 1998 la esposa de Gustavo* ingresó al Hospital Santo Domingo de Málaga para ser asistida en el parto de su hija. “Llegamos con mi esposa como a las 10:00 a.m. En el Hospital tenían música a todo volumen y venta de carne a la llanera y de mute”.

“A ella la dejaron en camilla como hasta las cinco de la tarde. A esa hora una doctora entró, la revisó y dijo que se iba para su casa porque aún no había dilatación. Mi suegra incluso le sugirió a la doctora que hiciera una cesárea, pero no quiso. Al poco momento de irse la doctora, la bebé nació. En ese momento no había personal médico y la niña bronco aspiró excrementos”, aseguró el denunciante.

Como resultado de este descuido, la recién nacida sufrió graves e irreversibles daños en su cerebro, que también perjudicaron su motricidad y que la mantuvieron en estado vegetativo a lo largo de dos décadas. Lamentablemente, la paciente perdió su vida en agosto de 2018, pesando apenas 17 kilogramos.

“Cuando en el Hospital se percataron de esta falla, ni si quiera le querían brindar los primeros auxilios a mi bebé. Querían era que la niña se muriera, para tapar todo y que no tuvieran problema. Fue que tomamos la decisión de traérnosla a Bucaramanga, para ver qué se podía hacer”, contó Gustavo*.

La condena

Este santandereano asegura que reclama justicia desde el 2000. “Demandé esta negligencia ante el Tribunal Administrativo de Santander, pero fallo en mi contra”.

Tras la negativa, el demandante decidió acudir al máximo órgano en materia judicial en Colombia. Como resultado de su insistente búsqueda, el 14 de junio de 2018 el Consejo de Estado emitió una condena a favor de Gustavo* y revocó la anterior decisión que tomó el Tribunal.

En dicha determinación, el Consejo ordenó “declarar patrimonialmente responsable al Hospital Santo Domingo de Málaga por los daños sufridos por los demandantes, como consecuencia de las fallas en la prestación del servicio médico durante el nacimiento de la menor”.

Vanguardia no revela la verdadera identidad de Gustavo* por seguridad.

“No se ha cumplido”

Aunque ya pasó casi un año desde esta condena del Consejo de Estado, “hasta la fecha no se ha cumplido ninguna acción de reparación. Además de los mil millones de pesos que tiene que pagar, el Hospital también está obligado a cumplir una condena moral y brindar apoyo psicológico a esta familia, además de un acto público para pedir disculpas”, afirmó Evaristo Rodríguez, abogado de Gustavo*.

Este jurista afirma que dicho Hospital quiere evadir su responsabilidad frente a tal condena. “En 2006 la Gobernación de Santander liquidó el Hospital de Málaga, y creó el Hospital Regional de García Rovira con los activos del hospital liquidado. En este proceso también tuvieron que haberse heredado los pasivos, dentro de ellos esta condena proferida por el Consejo de Estado”, aseguró el jurista.

De hecho, la Gobernación de Santander reconoció este año la responsabilidad del referido Hospital, frente a dicha condena judicial.

“La ESE Hospital Regional de García Rovira es la entidad encargada de iniciar los actos administrativos tendientes al cumplimiento de la sentencia, y a quien en su momento se le girarán los recursos provenientes de los remanentes existentes que hayan sido transferidos al Departamento de Santander por parte del Hospital Santo Domingo de Málaga, hoy liquidado”, respondió la Secretaría de Salud de Santander en un derecho de petición.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad