Publicidad

Bucaramanga
Martes 08 de junio de 2021 - 12:00 PM

El mega pico de COVID-19 que mantiene en vilo a Santander

Cuándo pasará el tercer pico Las autoridades no responden con certeza. El coronavirus ataca a Santander como nunca y antes, parece no retroceder. En la primera semana de junio el COVID-19 ha cobrado la vida de casi 300 personas en el departamento.

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

Entre el 1 y el 7 de junio se reportó el fallecimiento de 293 personas diagnosticadas con esta enfermedad en Santander. El día en que se sumaron más muertes por coronavirus fue el pasado sábado, cuando se contabilizaron 55 decesos. Desde que empezó la pandemia, han fallecido 4.865 personas en Santander por COVID-19.

Se teme que las muertes sigan en aumento mientras los altos índices de contagio no disminuyan. El pasado lunes Santander rompió su propio récord de nuevos casos diarios, al confirmar 3.036 nuevas infecciones.

La zozobra se mantiene desde abril pasado. Expertos advertían que tras la Semana Santa llagaría un nuevo pico de contagios, pero en los pronósticos no estaba que dos meses después esa ola seguiría creciendo... Quién sabe hasta cuándo.

Efectivamente, tras esta conmemoración cristiana, el 29 de abril hubo una primera alerta, cuando se reportaron 762 casos nuevos. Exactamente un mes antes de esta facha, el 29 de marzo, apenas se identificaron 85 contagios nuevos. A mediados de mayo se evidenció un repunte de las infecciones por el SARS-CoV-2. Por primera vez, Santander superó los mil contagios diarios. El 12 y 13 de mayo se confirmaron 1.054 y 1.233 nuevos casos respectivamente. El 14 de mayo, se contabilizaron 1.387.

Luego de varios altibajos, la pandemia se volvió a acelerar en junio, hasta que ayer (7 de junio) se alcanzó la cifra máxima de 3.036 casos diarios detectados. El secretario de Salud de Santander, Javier Villamizar, describe esta situación como “un pico dentro del pico”.

El funcionario asegura que se trata de un hecho atípico, pues los dos picos anteriores se lograron estabilizar en aproximadamente 15 días, mientras que con el actual no hay certeza de cuándo vaya a acabar.

¿Por qué? Hay varios motivos que pudieron llevar a estas dramáticas cifras, como la circulación de las denominadas cepas brasileña y británica en la región, que son más contagiosas; el relajamiento social, en las calles se ve gente sin tapabocas y los fines de semana proliferan lasfiestas; la eliminación de restricciones para contener la circulación del virus; el bajo número de población inmunizada, en un departamento de 2 millones de habitantes, solo se han aplicado cerca de 600 mil vacunas; las demoras en las EPS, que tardan hasta 15 días para entregar los resultados de las pruebas; y las movilizaciones por el paro nacional, donde hay aglomeraciones sin medidas suficientes de autocuidado.

Para el Secretario de Salud de Santander, esta última causa es la principal razón de la aceleración de la pandemia. “Si las manifestaciones continúan será complicado proyectar la disminución de los casos”.

Según el más reciente balance de la Gobernación de Santander, en el departamento hay 15.738 casos activos. La mayoría se ubican en el área metropolitana y Barrancabermeja.

De esta cifra, 419 pacientes se encuentran en Unidades de cuidados intensivos, 785 permanecen hospitalizados y 14.534 reciben atención en sus casas.

¿Cuál es la proyección para el departamento?

Carlos Enrique Trillos, epidemiólogo y docente de la Universidad del Rosario, explica que con el comportamiento que se está observando en Santander, que mostró ayer 3.036 casos, el mayor número luego de Bogotá, y el tercero en número de fallecimientos, con 43, “se proyecta que en las próximas semanas los casos se mantendrán, sin descartar una tendencia al incremento”.

El médico advierte que la ocupación UCI es crítica, con una ocupación del 99.5%. “En los próximos días se espera un aumento en la mortalidad, como consecuencia de los contagios y el comportamiento de la ocupación de cuidados intensivos”.

El experto afirma que el que se mantenga o aumente el número de casos en las próximas semanas, depende de la responsabilidad ciudadana en prevención, con autocuidado y bioseguridad. “Aquí debemos ser enfáticos en evitar aglomeraciones y multitudes, autoaislamiento en caso de contactos de riesgo, sin descuidar las demás medidas”.

Trillos recalca que se debe evitar la circulación innecesaria, así como las reuniones sociales. Por otra parte, “las autoridades sanitarias deben continuar de manera rigurosa los rastreos y cercos epidemiológicos, con un fomento de la atención domiciliaria de casos sospechosos de COVID-19”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por John Arias

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad