jueves 19 de septiembre de 2019 - 3:23 PM

El rebusque del Centro: ‘El señor de los cactus’ que recorre las calles de Bucaramanga

‘Don Hernando’ soñaba con estar frente al volante de un camión. Ahora, su sueño es continuar con su negocio para ‘enverdecer’ la vida de los bumangueses.
Escuchar este artículo

Caminar por el Centro de Bucaramanga puede ser considerada una ‘faena’ para muchos. Sin embargo, es indiscutible que la experiencia de transitar por estas calles saturadas de vendedores puede ser un tanto interesante, ya que se pueden descubrir cientos de maneras y oficios con los cuales la gente se la ‘rebusca’ de forma honrada para lograr su sustento.

Es el caso de don Hernando Ramírez Carrillo, a quienes muchas personas han visto en distintos puntos del Centro. Quizá no lo conocen por su nombre sino por ser ‘el señor de los cactus’; aquel que con su carreta se para a vender las ‘planticas’ que él mismo cultiva, escoge y pone en macetas de llamativos colores.

Le puede interesar: El rebusque en el Centro: El pintor que retrata la humanidad y su crueldad en Bucaramanga

En cuanto al precio, cualquier ‘matica’ que usted escoja le cuesta 5 mil pesos y don Hernando se la decora con piedras de colores de acuerdo a su gusto. Si en llegado caso decide llevar una docena, el precio cambia a tres mil quinientos.

“Hay días buenos, hay días malos. A veces solo vendo 3 plantas, a veces puedo vender 20 o 30”, dice Ramírez.

Para la gente que llega observar y piensa en llevarse en una de las ‘hijitas’ de don Hernando, escoger la planta adecuada que va a acompañarlo en su casa, oficina o en donde quiera que la vaya a colocar, es todo un ritual. Como hay tanta variedad de tamaños, formas y colores, la elección puede tardar varios minutos.

“Hay manta guajira, cactus tipo abuelo, rabo e’ mico, vela, orejita de conejo. Ahí depende del gusto y de dónde la vaya a ubicar, porque hay matas que son de sol, otras de sombra y otras de aire acondicionado”, expresó.

Don Hernando, de 54 años, se dedica desde hace siete a este oficio, al cual llegó luego de un accidente laboral en donde la empresa de reciclaje para la que trabajaba “no le quiso responder”.

Lea también: El rebusque en el Centro: El pintor que retrata la humanidad y su crueldad en Bucaramanga

Aunque le gusta lo que hace, dice que no pensó terminar en ‘esto’ y que todo se debe a que “a esta edad ya no hay quien me dé trabajo, entonces hay que salir a rebuscársela en la calle”.

Por eso fue que aprovechó su tierra y empezó a cultivar plantas que conseguía de otros lados del país, para hacer su negocio. Al principio no sabía mucho del tema, pero cuenta que gracias a ‘la universidad de la calle’ logró aprender lo necesario.

Este hombre que soñaba con estar frente al volante de un camión, ha aprendido a respetar y entender lo importante que es la naturaleza para el mundo, sobre todo para él, pues las plantas le han dado todo lo que ha conseguido y ha sido su forma de sostenerse los últimos años.

“Con esto he mantenido a mi familia, los he sacado adelante y les di dado el estudio”, comenta.

A pesar de que don Hernando dice que la vida “a veces no es como uno quiere”, asegura que su nuevo sueño es seguir con su negocio de ‘maticas’ hasta donde más pueda, pues se siente bien al pensar que le ayuda a la naturaleza y ‘enverdece’ un poquito la vida de los bumangueses y el Centro la ciudad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad