miércoles 11 de marzo de 2009 - 10:00 AM

El Río de Oro estuvo a un metro de desbordarse

La advertencia realizada hace una semana por Vanguardia Liberal se cumplió en la noche del lunes. Una tormenta eléctrica tomó por sorpresa a los habitantes de Bucaramanga y aunque no causó víctimas humanas, sí dejó preocupados a sus 509.918 habitantes así como a los organismos de socorro locales.

La lluvia intempestiva que empezó a caer desde las 6:20 p.m. y se prolongó hasta las 7:40 p.m., acompañada de fuertes vientos y truenos, generó 10 emergencias paralelas entre caídas de árboles y muros, además de colapsar los 1.114 semáforos de la ciudad.

Según la Defensa Civil, la situación llegó a tal punto que hacia las 10:30 p.m. los organismos de socorro declararon la alerta roja, dado que al menos 3.000 personas de Girón podrían estar expuestas a un eventual desbordamiento del Río de Oro.

'Estábamos preocupados porque la población de ese municipio era muy vulnerable ante la situación. Por fortuna, el río quedó un metro por debajo de la cota de desbordamiento', dijo el capitán Gonzalo Ordóñez, director regional de la Defensa Civil.  

Y no es para menos. Graciela Correa, técnica administrativa del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, confirmó que en la noche del lunes cayeron 27 milímetros de agua, es decir, 27 litros por metro cuadrado durante la tormenta en Bucaramanga.

Aunque la cifra es bastante menor en comparación con los registros del 11 de febrero de 2005, cuando en Girón cayeron al menos 93 litros  de agua por metro cuadrado, la Funcionaria comentó que el vendaval fue fuerte y lo suficientemente prolongado como para causar preocupación.

Árboles, muros y tejas

Las lluvias provocaron la caída de nueve árboles, dos muros y las tejas de varias viviendas de la ciudad, sin contar las goteras que traspasaron los ‘cambuches’ y casas de varios barrios, entre ellos el sector Norte.

En un recorrido realizado ayer, esta Redacción encontró que el barrio más afectado fue el Bucaramanga, con al menos cuatro viviendas destechadas.

Edilia Toscano, una de las afectadas, narró que hacia las 6:30 p.m. sintió la fuerte ventisca e intentó proteger la mayoría de los enseres, pero la lluvia se coló por el techo y el viento le arrebató unas tejas.

'Fue un susto tremendo. El agua no paraba. En este apartamento el techo se cayó y se nos dañó el televisor. Tenemos miedo de que vuelva a llover porque el agua se nos metió por todos lados', comentó.

Sus vecinas no entienden cómo en 50 años no habían sido afectados y una tormenta como la de la noche del lunes les provocó tanta intranquilidad. 'Sentimos preocupación porque tenemos niños pequeños. Además, por los noticieros han dicho que va a seguir lloviendo', dijo una de las vecinas de Toscano.

En realidad, la que no pudo conciliar el sueño fue la familia Calderón, ubicada en el barrio Gaitán, sobre la vía que conduce al sector Norte de la ciudad.

Un árbol cayó sobre la casa donde habitan 14 adultos y cinco menores de edad, destrozando los dos baños y la cocina. 'Nos salvamos. Mire que hacía unos minutos nos habíamos salido de la cocina y al rato fue que cayó el árbol. Decidimos refugiarnos en la bomba de gasolina más cercana por miedo a que la casa nos cayera encima', indicó Bernarda Calderón.

Vea además en la edición impresa

  • Otros barrios afectados
  • Vienen tres meses de lluvias
  • Atentos a deslizamientos
  • También redes eléctricas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad