martes 30 de abril de 2019 - 12:00 AM

El stand vacío de Bucaramanga en el Mundial de Robótica

La ausencia de apoyo económico al final fue la que terminó derrotando, de manera injusta, a nuestros campeones de robótica. ¡Esta es la historia!

Un stand vacío, que debió estar ocupado por cuatro pilosos estudiantes y dos destacados maestros del Instituto Politécnico de Bucaramanga, llamó la atención de todo aquel que estuvo en el Mundial de Robótica de Estados Unidos 2019, certamen que concluye hoy.

La competencia, desarrollada en la ciudad de Louisville, Kentucky, Estados Unidos, se quedó sin la participación de los jóvenes de ese plantel local.

La ausencia sorprendió en el país norteamericano, sobre todo sabiendo que la capital santandereana se ha convertido en una de las pocas ciudades de América Latina que ha podido medirse de ‘tú a tú’ con los alumnos más expertos de la robótica del mundo entero.

En anteriores ediciones y gracias a los jóvenes de Bucaramanga, Colombia había logrado las mejores representaciones internacionales de robótica en los eventos más importantes de esa especialidad.

En el caso de los jóvenes del Politécnico, tras sus éxitos locales y nacionales, se habían ganado el derecho de representar a nuestro país en las citadas justas orbitales.

No valieron sus medallas de oro, alcanzadas en los torneos de Medellín. Ni siquiera las 31 cartas que enviaron a igual número de entidades buscando apoyo fueron suficientes para reunir los fondos.

Como si fuera poco, la falta de voluntad política y el ‘cero respaldo’ por parte de la administración municipal, según los alumnos y los docentes, terminó por arruinarles sus sueños de competir en el exterior.

“La frustración fue enorme. Es decepcionante que el Politécnico, teniendo la gran oportunidad de mostrar su talento en una competencia orbital, no pueda ir”, dijo Jhon Fredy González Reyna, uno de los docentes campeones.

Junto a él debieron estar en el Mundial los siguientes alumnos: Ángel Ricardo Castro Jaimes, Mario Eduardo Jr. Hernández Capacho, Omar David Angarita y Luis David Calsada Figueroa. También otro docente, Argemiro Villamizar, tenía el cupo.

Tanto alumnos como docentes de esa institución de Bucaramanga perdieron la oportunidad de demostrar sus capacidades en el certamen mundial más grande de robótica, tras no reunir la debida financiación.

Ellos tenían excelentes antecedentes en otros torneos latinoamericanos. Hace cuatro años, cuando sí tuvieron apoyo oficial, compitieron con lujo de detalles en el torneo continental celebrado en Puerto Rico. Y tras sus destacadas participaciones del presente año, tenían el cupo para ir al mundial que acaba de concluir.

No pudieron conseguir cerca de $30 millones para cumplir su sueño: “Fue lamentable ver la fotografía de nuestro stand vacío en Estados Unidos, a través de las redes del torneo mundial”, dijo González Reyna.

Recordó la gran cantidad de veces que tocaron las puertas de la Alcaldía de Bucaramanga e incluso de la Gobernación de Santander para que los apoyaran: “La respuesta siempre fue la misma... No hay plata”.

¡Lamentable!

Sobre todo porque ellos habían diseñado sus propias máquinas, con las que iban a dar la mejor de sus batallas robóticas.

“Nos sentimos mal por la falta de apoyo. Es como si nuestro esfuerzo y los retos de ser los mejores no importaran para las autoridades”, dijo el docente.

Agregó que “el Municipio está en mora de crear un fondo con el que se puedan financiar estas experiencias, en pro de nuestros jóvenes talentos”.

TESTIMONIO DE UN PADRE DE FAMILIA
“En la foto de esta nota ustedes ven el stand que esperaba a nuestros muchachos en el Torneo Internacional de Vex Robotic, en Lousville Kentucky, EE.UU. Desafortunadamente, así como lo ven de solitario, estuvo durante todo el certamen. A pesar del gran esfuerzo realizado por nosotros, los padres de familia, y de algunos de los profesores, no se logró recaudar los fondos suficientes para poder enviarlos.
Se perdió esta oportunidad... Aprovecho el momento para agradecer a nuestros familiares, compañeros, amigos y algunas personas más que sí creen en nuestros jóvenes talentos. A pesar de tocar muchas puertas, algunas cerradas en la cara y otras que nunca se abrieron, ni el Gobierno Local, ni las empresas públicas ni las privadas se sumaron para que estos chicos culminaran el sueño de representar a una institución, a una ciudad, a un departamento y a la misma Colombia en este Torneo Internacional, que abre muchas posibilidades a nuestros jóvenes”.
Palabras de Omar Angarita Reyes, padre de familia.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad