sábado 14 de febrero de 2009 - 10:00 AM

En 12 días inmovilizaron 39 carros de conductores ebrios

Respetar más las señales de tránsito y tener mayor conciencia de que el alcohol y la gasolina no se deben mezclar, son dos de los consejos que las autoridades recalcan a los bumangueses, después de revelar que sólo en los primeros 12 días de febrero fueron inmovilizados 39 vehículos porque sus conductores estaban ebrios.

La preocupación aumenta al conocer que los jóvenes son los más imprudentes al insistir en manejar ‘pasados de copas’.

Así lo ratificó Elvia Liliana Sarmiento, directora de Tránsito de Bucaramanga: 'Esta situación se presenta especialmente en jóvenes, quienes conducen sus vehículos bajo los efectos del alcohol o sustancias alucinógenas, sin que sus padres lo noten. Por esto incrementamos los operativos de control con agentes capacitados y certificados por Medicina Legal para realizar la prueba de alcoholemia'.

Durante los controles, las autoridades además de inmovilizar el vehículo, impondrán sanciones que ascienden a $656.000.

Por otro lado, los conductores deben recordar que de ser sorprendidos conduciendo en estado de embriaguez de primer grado, las autoridades le suspenderán su licencia de conducción por ocho meses, y para quien esté en segundo grado de ‘alicoramiento’ la suspensión será de hasta dos años.

Efectos del alcohol sobre el organismo


Con 1 ó 2 tragos: Relajación y sensación de bienestar, disminución de la agudeza visual y es considerada como una zona de riesgo al momento de conducir.

Con 3 ó 4 tragos: Se producen alteraciones en los reflejos y una leve alteración en el sistema motor. Al momento de estar al volante, usted se encontraría en una zona de alarma.

Con 5 ó 6 tragos: Es un estado de embriaguez leve en el que se generan problemas de coordinación y de visión, además de disminuir la percepción del riesgo. Este es el primer Grado de embriaguez en el cual la conducción se hace peligrosa.

Con 7 ó 9 tragos: Se produce agitación psicomotora, fuertes perturbaciones psicosensoriales y confusión mental. Es considerado como el segundo grado de embriaguez y por tanto, la conducción es altamente peligrosa.

10 o más tragos: Ocasiona una embriaguez profunda en la que el organismo pierde sensibilidad y capacidad de reflejo. En este grado, la conducción se hace imposible.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad