domingo 19 de enero de 2020 - 12:00 AM

¿En Bucaramanga se le debe liberar el Pico y Placa al conductor que pague por ello?

La medida de la exoneración del Pico y Placa a los conductores particulares que paguen por ello, al menos por ahora, no se adoptará en Bucaramanga. Sin embargo, Tránsito Municipal sí analiza qué tan conveniente o no podría ser esta propuesta.
Escuchar este artículo

Señor conductor: ¿Estaría dispuesto a pagar una cuota anual por poder transitar con su carro particular por las calles de Bucaramanga sin la restricción del Pico y Placa?

Si bien en esta ciudad esa estrategia no es oficial ni por ahora se piensa implementar, sí se está recopilando información para saber qué tan conveniente resultaría.

Vale recordar que en Bogotá este permiso se les comenzó a otorgar a las personas naturales y jurídicas que voluntariamente acuerden con el Distrito pagar el precio público establecido, según el periodo de tiempo por el que lo soliciten y con la aprobación de la Secretaría Distrital de Movilidad.

De acuerdo con Juan Pablo Ruiz, director de Tránsito de Bucaramanga, “alrededor del Pico y Placa se han presentado muchas variables en nuestra ciudad. Habría que analizar cuáles fueron las consideraciones que se tuvieron en cuenta en Bogotá y mirar, tras un riguroso análisis, si se podría fijar en la capital santandereana”.

En la Capital de la República, tras un decreto, sí se les permite a conductores pagar para ser eximidos de la medida de Pico y Placa.

Allí los conductores que busquen ser exonerados deberán pagar entre $2 millones y $4 millones, dependiendo del tiempo que busquen que sus vehículos estén por fuera de las restricciones de esa medida.

El decreto capitalino, en el papel, busca “permitir, por el término aprobado por la Secretaría Distrital de Movilidad, el acceso y la circulación de vehículos de servicio particular al área geográfica de restricción en los días y horarios en que les aplique tal restricción a cambio del pago de un precio público destinado a la sostenibilidad financiera del Sistema Integrado de Transporte Público”.

¿Le suena la idea para aplicarla en Bucaramanga?

Cristóbal Zambrano Pérez, un ciudadano conocedor de temas ambientales, no ve con buenos ojos esta iniciativa: “No estoy de acuerdo. Debemos recordar que, aparte de la congestión vehicular, la medida del Pico y Placa surgió por temas ambientales”.

Lea además: Más sobre la movilidad

“Que no pase igual que con el asunto de las bolsas en los supermercados; ¿acaso pagando no se contamina el ambiente?”, señaló.

Y agregó: “El dinero que se recaudaría al final no iría para mejoras ambientales”.

A juicio de Pedro Julián Monsalve, experto en vías, “la idea generaría más lunares que ventajas. Esto estimularía más el uso del carro particular”.

“Si bien el objetivo de la medida podía ser el evitar que las personas con posibilidades económicas desistan de la compra de un segundo carro para saltarse el Pico y Placa, es claro que el tema aumentaría los problemas de congestión vial”, señaló.

Él cree que “bajar a los conductores de los carros particulares no pasa por liberar el Pico y Placa, sino por una considerable mejora del transporte público masivo y por el perfeccionamiento de las ciclorrutas”.

OPINAN LOS CONDUCTORES

Israel Silva: “La medida me parece absurda porque hay demasiados carros congestionando la ciudad. Si bien la plata que se recaude se invertiría en vías, no me parece acertada”.

Edwin Acevedo: “No me parece correcto que la gente pague para que le liberen el Pico y Placa. Eso no es útil para la movilidad”.

Juan José Sanabria: “Cuando escuché que eso lo hacen en Bogotá me pareció una medida ridícula. Eso es solo una iniciativa para ricos”.

Abelino Toloza: “No aguanta esa iniciativa porque contaminaríamos más y la ciudad se congestionaría. Ojalá Bucaramanga no adopte este sistema”.

ANTECEDENTE DE ESTA SINGULAR PROPUESTA

Hace dos años ‘levantó polvo’ una posible exoneración del Pico y Placa a los propietarios de automotores que matricularan sus vehículos en la Dirección de Tránsito de Bucaramanga.

La propuesta no era gratuita, pues aquí son muy pocos las motos y los carros matriculados.

Para citar solo un comparativo del área, mientras en Bucaramanga hay matriculadas cerca de 40 mil motos, en Girón hay registradas 218 mil 64. El agravante es que el 90 por ciento de tales motos circulan en Bucaramanga y aquí el Municipio tiene que invertir al año más de

$ 5 mil millones en educación vial.

En ese entonces, la idea de esta exoneración, según la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, sería adquirir más recursos de las matrículas, para fortalecer la inversión destinada a la señalización, la semaforización y la regulación vial de la ciudad, así como a las campañas cívicas.

Era claro que el objetivo de la medida era ganar más contribuyentes y que los vehículos que circulen en la ciudad paguen sus impuestos en Bucaramanga.

La medida quería generar sentido de pertenencia por la ciudad: “Si usted vive en Bucaramanga o transita por nuestras calles sea parte de ella e invierta en la Ciudad Bonita”, se decía.

Tras el rechazo de los alcaldes del área metropolitana, la iniciativa no tuvo el eco oficial respectivo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad