domingo 02 de febrero de 2020 - 12:00 AM

En Bucaramanga, un alumno gasta entre $200 mil y $500 mil en útiles

A pocos días del inicio de la temporada escolar, averiguamos cuál es la inversión que un padre de familia realiza en la compra de útiles escolares de sus hijos. Esto tras una encuesta de Fenalco que reveló que en Colombia un estudiante representa un gasto entre $400.000 y $800.000 en útiles.
Escuchar este artículo

Solo han pasado dos semanas desde que los estudiantes, al menos de colegios oficiales, entraron nuevamente a clases y aún los padres de familia continúan concentrados y dedicados a completar la lista de útiles escolares.

Listas que en repetidas ocasiones son exageradas y extremadamente costosas, ya que algunas instituciones educativas abusan en la cantidad de objetos que solicitan, aquellos que muchas veces terminan siendo innecesarios cuando un niño está estudiando.

De hecho, la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, realizó una encuesta en el país a través de la cual recopiló la opinión de padres de familia sobre los gastos que representan para ellos el regreso a clase de sus hijos.

En los resultados, se evidenció que el 50 % de los colombianos con hijos en el colegio, escuela o universidad gasta entre $400.000 y $800.000 por alumno, solo en útiles escolares.

Así las cosas, Vanguardia se puso en la tarea de comparar cuánto invierte un padre de familia de Bucaramanga en la lista de útiles de un colegio privado vs cuánto invierte si tiene a su hijo en uno oficial.

Y aunque es evidente que un plantel educativo de carácter privado implica muchos más gastos, quisimos comprobar qué tanta diferencia existe. Para el análisis tomamos como ejemplo dos estudiantes de grado quinto.

A simple vista las dos listas parecen similares: cuadernos, colbón, tijeras, colores, lápices y lapiceros, diccionarios y carpetas.

Sin embargo, la diferencia se hace notar en los textos escolares y libros que solicitan en la institución privada. Además se piden biblias, papel higiénico, toallas, fomi escarchado, cartulinas, pinturas y demás implementos artísticos.

Con lista en mano y en las papelerías del Centro de Bucaramanga, averiguamos uno a uno cada elemento incluido en las dos listas.

El resultado, que en principio sugería cierta disparidad, fue contundente.

Un padre de familia de un alumno de una institución privada, en promedio, solo en útiles escolares gasta un poco más del doble que un padre de familia de un estudiante de colegio oficial.

En este caso, la lista de útiles de la institución no oficial ascendió aproximadamente a los $495.000, mientras que la segunda costaría aproximadamente $226.000.

Algunos padres de familia le contaron a Vanguardia que se programan y ahorran parte de la prima para poder pagar los útiles escolares de sus hijos. (Foto: Jaime del Río / VANGUARDIA)
Algunos padres de familia le contaron a Vanguardia que se programan y ahorran parte de la prima para poder pagar los útiles escolares de sus hijos. (Foto: Jaime del Río / VANGUARDIA)

¿Qué dicen los padres de familia?

Sandra Milena Páez es madre de mellizas, ellas cursan grado primero en una institución oficial.

Según comenta, este año la lista de sus hijas fue acorde al grado que van a cursar. Además, relató que tuvo que cambiarlas de colegio por el tema económico.

“El año anterior estaban estudiando en un colegio privado y tuve que cambiarlas por el alto costo de los implementos, sin contar que pedían cosas innecesarias. Ahora que me cambié me pareció muy asequible todo”, mencionó.

Dijo además que invirtió $250.000 en los implementos de sus dos hijas, sin contar los uniformes, y que el dinero destinado para ello es su primer sueldo del año.

Karen Patricia Moreno es madre de un niño de sexto grado de una institución educativa oficial. Según narró, el plantel educativo normalmente no pide tantas cosas. No obstante, este año sí le pareció un poco más exagerada la lista en el tema de libros y textos escolares.

Comentó que su inversión fue de aproximadamente $400.000, incluyendo los uniformes.

Lea también: “Nuestro conocimiento debe servir a la sociedad”: Elena Stashenko.

“Poco a poco vamos comprando lo que se necesita, aprovechando que desde el momento que ingresa a clases tiene 15 o 20 días de plazo”, dijo la madre.

Agregó que los libros los compró en las papelerías del Centro y que los demás útiles los adquirió en la tienda del barrio y en la caja de compensación a la que se encuentra afiliada, aprovechando el bono de descuento.

Víctor Flórez es otro de los padres que dedicó el sábado a comprar los útiles de su única hija, quien cursa grado primero en una institución de carácter oficial.

“Esta vez no me pidieron tantos cuadernos, solo siete, en otros colegios sé que piden hasta doce”, comentó.

Su presupuesto era de $100.000, sin embargo, mencionó que gastó el doble. Todos los años, guarda la prima de diciembre para comprar en enero los útiles escolares.

Por su parte, Juliana Mantilla tiene un hijo de cinco años en grado transición. Aunque su hijo estudia en un colegio privado, porque no tuvo suerte con los cupos de los colegios oficiales, reveló que solo gastó $50.000 en la lista escolar.

Pese a ello, la inversión en los uniformes sí será mayor. Aseguró que cuestan cerca de $350.000.

Muchos padres de familia indicaron que prefieren comprar los útiles en el Centro. (Foto: Jaime del Río / VANGUARDIA)
Muchos padres de familia indicaron que prefieren comprar los útiles en el Centro. (Foto: Jaime del Río / VANGUARDIA)

“Con mi esposo siempre nos hemos presupuestado para esta época, tenemos el ahorro y un aproximado de cuánto dinero nos podemos gastar. Además tengo la costumbre de no comprar en papelería, sino en las bodegas del Centro, ya que nos parecen económicas y de buena calidad”, señaló.

Por el camino digital

El análisis de Fenalco destaca que el 99 % de los padres de familia incluyó elementos de tecnología dentro de la lista de útiles como memorias USB (25 %), calculadora científica (18 %), impresoras (17 %) y computadores (15 %), lo que permite pensar, según el presidente de la organización, Jaime Alberto Cabal, que en Colombia avanza la digitalización educativa.

“Dentro de muy poco tiempo la tecnología reemplazará completamente los textos escolares físicos, lo que significa un reto para el sector editorial del país”, afirmó.

Lea además: Enero, mes trágico para los motociclistas de Bucaramanga y su área metropolitana.

De igual manera, según la encuesta, comienza a notarse el impacto de la transición demográfica, el hecho de que las familias colombianas tengan menos hijos incide en el volumen de compras de estos artículos. Es decir, este año, un 65 % de los padres colombianos reportaron gastos iguales o menores que el año pasado.

¿Dónde compran?

En cuanto a dónde compran los colombianos en la temporada escolar, Fenalco reveló que las papelerías y los sitios especializados siguen siendo el lugar preferido con un 40 %. Le siguen el colegio 34 % (muchas instituciones educativas privadas proveen los útiles, cobrando en la pensión una cuota adicional); cadenas y almacenes por departamento (22 %); sitios como El Hueco, Sanandresitos y San Victorino (18 %) y ferias escolares (10 %).

El 54 % de los padres cree que la cantidad de útiles que solicitan los colegios es desmesurada, mientras un 46% considera que es adecuada.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad